“Agregando el conocimiento, hoy en día no hay mejor lugar que la chacra”

La Escuela de la Familia Agrícola “Santa Teresita” de Leandro N. Alem, mantuvo el vínculo estrecho con sus alumnos a través de WhatsApp y las actividades de huerta se trasladaron a la casa de cada familia.

12/07/2020 22:05

Al igual que el resto de las escuelas del país, la Escuela de la Familia Agrícola (EFA) 1004 “Santa Teresita” de Leandro N. Alem, también está funcionando de manera de virtual, y optó por el Whatsapp como plataforma de enseñanza y aprendizaje.

“Estamos en pleno proceso de creación de una plataforma que sea exclusiva para todas las EFA del país, pero por el momento nos contactamos vía Whatsapp”, dijo a FM 89.3 Santa María de las Misiones, la actual representante de la Unión de Escuelas de la Familia Agrícola (UNeFAM), Norma Martínez.

¿Cómo es enseñar por Whatsapp?

La decisión de utilizar esta aplicación fue más que nada por los problemas de conexión que experimentaban algunos alumnos. Además, “la plataforma tiene muchas prestaciones: podes mandar audio, video, fotos y PDFs, así que es bastante completa para las clases”, dijo.

Por ello, optaron por armar grupos de Whatsapp por curso, los cuales funcionan en los horario de clases. Además, “para que no sean tan monótonas, agrupamos las materias afines y los profesores mandan una sola tarea integradora a los alumnos. Desde allí, tienen toda una semana para realizar la actividad y en la próxima clase, los profes le corrigen y mandan una nueva tarea”, explicó quien además se desempeña como docente.

La modalidad que siguen los maestros al enviar una actividad depende de cada uno, aunque la mayoría “solemos mandar una pequeña introducción grabándonos como si estuviéramos en la clase, después adjuntamos el material con la explicación más detallada y después le pedimos a los alumnos que desarrollen el contenido para que vayan practicando”, detalló Martínez.

Las respuestas de los alumnos, permiten evaluarlo aunque “es una evaluación meramente formativa, no tiene una nota numérica sino que simplemente es para saber si el chico pudo comprender el tema dado para asegurar la continuidad pedagógica”, destacó y agregó que “para mí esa continuidad se está logrando”.

En este sentido, explicó que el proceso de aprendizaje virtual es muy similar al que se daba en las aulas: “Hay chicos a los que les cuesta más y a otros les resulta más fácil, pero la mayoría responde muy bien”, aseguró y añadió que, para los casos de los chicos a los que les resulta difícil, “el grupo de psico-pedagogos de la escuela tienen la tarea de ayudarlos de manera virtual”.

Vínculo cercano

Quizá uno de los secretos de la efectividad de esta modalidad de enseñanza, se encuentre en una particularidad central de la EFA: el vínculo que mantiene con sus alumnos.

Y es que, en un contexto normal sin pandemia, los chicos permanecen una semana en la escuela y otra semana se quedan en sus chacras. Esto hace que la relación entre el docente y el alumno y su familia sea considerablemente más cercana que en otras escuelas.

“El flujo de comunicación es permanente, la escuela siempre está al tanto de lo que le pasa a cada chico y eso facilita mucho el proceso de enseñanza-aprendizaje”, señaló.

Al respecto, la afectada a la UNeFAM también explicó que “en la escuela tenemos un monitor, que vendría a ser como un preceptor, pero con muchas más responsabilidades porque tiene que hacer un seguimiento de cada alumno en particular: hace una ficha individual hacer un seguimiento de la vida del estudiante y su familia desde que ingresa a la escuela hasta el último año”.

La huerta sigue funcionando

Finalmente, Martínez contó que la huerta sigue funcionando aunque no al 100%. “Nos vamos turnando para mantenerla linda para cuando puedan volver los chicos”, dijo.

En cuanto a las cosechas, destacó que “lo solemos donar a la Parroquia porque ellos están dando de comer a las familias carenciadas, así que colaboramos también con ellos”.

Por otra parte, con respecto a la granja “estamos vendiendo los huevos y carne principalmente con el objetivo de comprar más insumos”.

Además de la huerta en la escuela, la rectora también mencionó que “los chicos siguen con la huerta en sus casas. En uno de los proyectos, distribuimos semillas con las cartillas de instrucciones a los más chicos para que aprendan las labores básicas con el acompañamiento de la escuela y también de sus familias”.

Y es que, según Martínez: “el mejor lugar que existe en este tiempo de pandemia, es la chacra: ahí hay comida, hay para vivir. Entonces como EFA, tenemos que brindarle todas las herramientas necesarias para que los chicos se sientan cómodos y quieran quedarse en sus chacras. Agregándole el conocimiento, no hay mejor lugar que la chacra”, concluyó.

Modelo agrario

Cabe destacar que las Escuelas de las Familias Agrícolas son un modelo europeo, surgieron en la provincia hace 33 años, con impulso del fallecido sacerdote José Marx, fundador de la mayoría de estos establecimientos educativos.

El objetivo era la promoción en educación de la población más empobrecida y alejada de los centros urbanos, era posibilitar el ingreso a la escolaridad secundaria a los hijos de chacareros y tareferos.

Concretar su idea le llevó a Marx más de una década, hasta que a partir de 1985 abren las EFA en San Ignacio, Colonia Domingo Savio, Alberdi, Campo Viera y Capioví.

“Santa Teresita” es una de las 23 EFAs que están en funcionamiento en la provincia.

Tiene nivel secundario, bachiller agrarios, nueve formaciones profesionales y un nivel terciario de tecnicatura en cultivos regionales. Además, cuenta con una matrícula aproximada de 200 alumnos en los dos niveles y 150 más o menos en las formaciones profesionales.

Nuevas tecnologías

Por su parte, María Cristina Bandera, había destacado, en una entrevista con Canal 4 de Eldorado, la importancia del proyecto EFAs 4.0 que se implementó en la provincia de Misiones para llevar las tecnologías a todos los rincones garantizando la conectividad en las chacras.

“Hoy todas tienen conectividad y nuestros alumnos también pueden participar en las enseñanzas de la Escuela de Robótica, que era algo impensado hace unos años atrás. Este aporte viene a sumar a nuestro sistema y a la capacitación de nuestros alumnos”, había afirmado.

Además, cabe mencionar que la Escuela de Robótica acercó una propuesta de incorporación y apropiación, de las mismas, mediante el Programa EFAs 4.0. que incorpora elementos de Agtech y Agrorrobótica, mediante la naturalización e intensificación de las TIC, Robótica Educativa, Programación y Electrónica, en el desarrollo de actividades escolares propias de una escuela agrícola; entendiendo y atendiendo sus particularidades y necesidades.

“Nosotros nos sentimos acompañados por la provincia de Misiones que viene invirtiendo en este modelo de educación. Además, somos la provincia que más escuelas en alternancia tiene en el país”, había remarcado la entonces representante de UMeFAM.

 

Estudiar para volver a la chacra 

El 22 de junio está instituido como el Día de las Escuelas Agrícolas en Misiones, en homenaje a la obra educativa del padre alemán José Marx, quien falleció en esa fecha del año 2009.

Las Escuelas de las Familias Agrícolas (EFA) han sabido utilizar la educación como una herramienta fundamental para el arraigo rural de las nuevas generaciones. Es que hoy el nuevo paradigma agrario demanda capacitación y actualización permanente.

“Hoy en día, tenemos que estudiar para volver a la chacra y tener una vida digna, porque en estos tiempos y más con esta pandemia ha quedado más que visible que tener una chacra es un privilegio y por eso nosotros queremos incentivar el arraigo. Para eso hay que tener tecnologías y acercar a la comunidad todos los servicios para que la gente se quede en la chacra”, había expresado María Cristina Bandera en una entrevista realizada en el marco de la conmemoración del 22 de junio.

Se les lleva la tarea

Para aquellos que no tienen posibilidad de conexión, Martínez contó que “se le lleva la tarea con un vehículo escolar”. Sin embargo, destacó que este porcentaje “se trata de un grupo muy reducido”.

Nuevas oportunidades 

“La pandemia trajo muchos problemas pero también surgieron nuevas oportunidades, y lo que aprendimos de la modalidad virtual de enseñanza, vino para quedarse”, sostuvo Martínez.