Las verduras de hojas fueron las que más daño sufrieron por las abundantes lluvias

Estiman que un 50% de las producciones se vieron afectadas, ya que las plantaciones fueron golpeadas o arrastradas. Ahora los colonos esperan que la tierra se seque para plantar los almácigos nuevamente.

10/07/2020 08:18

Las excesivas lluvias que se registraron días atrás dejaron algunos daños en las chacras. La zona Centro de la provincia se vio seriamente afectada, ya que se registraron desbordes de arroyos debido a que en pocas horas cayeron unos 150 milímetros de agua.

Por esta razón, las plantaciones de hojas -lechuga y acelga- que estaban bajo cielo fueron las que más deterioro sufrieron. Se estima que un 50% de la producción padeció algún tipo de daño.

Un panorama de la situación la brindó el presidente de Interferias, Wilmar Müller. En conversación con PRIMERA EDICIÓN dijo que en las zonas de Dos de Mayo y Campo Viera se registraron muchos desbordes de arroyos.

“La lluvia fue muy torrencial y los productores estaban bastante preocupados por las plantaciones de verduras a campo afuera. Es que la lluvia golpeó a las plantas”, apuntó.

A la vez, detalló que “las precipitaciones fueron muy fuertes y dañaron un 50% la producción de hoja, es decir todo lo que es lechuga y acelga, ya que fueron muy golpeadas”.

En esta línea, señaló que los productores tratan de que las pérdidas siempre sean pocas. Es por eso que para que las lluvias intensas no afecten tanto a las plantas una ayuda es “la curva de desnivel que favorece a que el agua sea despedida por las canaletas”; al mismo tiempo especificó que “por eso es el golpe (de las gotas de lluvia) lo que más lastima”.

Aunque comentó que “en algunas partes donde el agua se junta se produce el arrastre de las plantas, pero muchos productores tienen una ondulación para que el líquido se escurra”.

En consonancia, Eugenio Kasalaba, asesor de la Secretaría de Agricultura Familiar, contó que “si el terreno es desnivelado se sufre del arrastre de algunos almácigos; por lo cual se deben volver a sembrar”.

En este sentido, indicó que “esto afecta a quienes tienen siembra a cielo abierto. Esa es la pérdida que sufrieron en sus chacras la mayoría de los feriantes”.

Por otro lado, sumado a las lluvias en algunas zonas, como ser Aristóbulo del Valle, también se registró la caída de granizo. “Lo que estaba a cielo abierto se dañó bastante, sobre todo por el granizo”, explicó.

Asimismo, deslizó que “las plantas que se salvaron del granizo todavía pueden crecer”, pero, aclaró que “en el caso de la lechuga o la acelga lo que hacen muchos productores es cavar la tierra y volver a sembrar el almácigo”.

En consecuencia, mencionó que “se debe esperar varios días, por lo menos hasta la semana que viene, para que la tierra se seque bien”.

Ya que “si se siembra sobre la tierra mojada, luego ésta se endurece cuando se seca y no nace bien la planta”, precisó.

En lo que respecta a la cosecha de las plantas que sufrieron daños por el exceso de lluvias o la caída de granizo, Kasalaba indicó que “se retrasa un poco. La lechuga en unos 40 o 50 días ya está lista para la cosecha; mientras que la acelga tarda un poco más. Pero no será mucho el retraso y por suerte no hubo vientos por la zona”.

En zona Centro de la provincia, como ser Oberá y localidades cercanas; al igual que la zona Sur se registró más exceso de agua que de granizo.

A la vez, el también productor agregó que “los que salvaron sus plantaciones seguro podrán traer más productos a las ferias francas”. De igual manera, dijo que “vamos a ver cómo continúa el clima en los próximos días”.

Por otra parte, se registraron casos donde algunos invernaderos se vieron afectados ya que se produjo una carga de agua en los plásticos y estos se rompieron o cedieron; pero los damnificados fueron pocos.