Consejos para hacer un invernadero casero y poder cultivar en invierno

Técnicas de bajo costo, con materiales reciclados, para proteger las plantas.

29/06/2020 10:37

DESTACABLES. Remarcaron que, entre las ventajas, se intensifica la producción y aumenta el rendimiento.

Tener tus propias verduras y hortalizas, de cosecha propia, es sin duda la mejor manera de controlar que lo que se come en la casa es 100% orgánico; pero esta tarea se hace difícil llevar a cabo con excesos de frío en ciertas épocas del año. Por ello, los invernaderos toman una gran importancia en este momento del año.

Un invernadero, también conocido como estufa fría o invernáculo, es un lugar cerrado, estático y accesible a pie que se destina al cultivo de plantas, tanto decorativas como hortícolas, para protegerlas del exceso de frío. Habitualmente está cubierto de vidrio o de plástico traslúcido, que permite el control de temperatura, humedad y otros factores ambientales para favorecer el desarrollo de las plantas. Así desde Infocampo brindaron una serie de pautas para la construcción casera.

Para realizar un invernadero propio se deben reciclar y reutilizar muchos de los materiales a utilizar, como los tubos de PVC, maderas (por ejemplo de pallets) y plásticos traslúcidos.

 

Diseño y procedimiento

Para la construcción de un invernadero de unos 15 metros cuadrados, que se puede adaptar a un jardín más grande o chico dependiendo del espacio, hay que empezar por limpiar la zona donde se desea instalarlo.

Comenzar la construcción por las paredes o marcos finales: adjuntar temporalmente una junta de tubería a una pieza de 1×4 para establecer el contorno. Hay que tener cuidado especial con las fuertes lluvias de la zona que se podrían deslizar mucho mejor si su invernadero tiene una forma más aplanada.

Se debe pretaladrar la tubería y usar un tornillo para que la tubería pueda girar en cualquier ángulo al que se alinee naturalmente: se recomienda la utilización de madera tratada a presión para gran parte de los marcos de los extremos de polietileno, sino de lo contrario el invernadero probablemente no duraría más de 2-3 años sin reconstruir el marco.

Construir el resto del marco para acomodar el tamaño de la puerta que desea usar: dejar sin cortar la pieza que atraviesa la parte inferior de la puerta, una vez que todo esté en su lugar, será fácil cortar con una sierra manual.

Usar un poco de resistencia a la intemperie y pegamento en todas las articulaciones para ayudar a que todo sea más rígido. Marcar el contorno final una vez que las piezas de madera estén ensambladas.

Recortar la línea: utilizar una sierra recíproca / sable, pero también se podría usar una sierra manual o una sierra circular, para simplemente hacer un corte recto.

Volver a conectar la tubería al exterior del marco. Utilizar tornillos y precintos de plástico.

Parte posterior del marco final: los marcos de las paredes finales son razonablemente ligeros y muy rígidos.

Parte frontal del marco final: hay que tener en cuenta que el plástico que será el techo y los lados de su invernadero se doblará sobre los extremos y se engrapará a las partes de madera. Si no tiene suficiente estructura de madera en los extremos, no podrá sujetar el plástico y tendrá problemas con el viento y durante fuertes lluvias o nieve. Si la parte superior se hunde va a retener agua, eso la hará pesada y se hundirá y eventualmente colapsará.

Comenzar el proceso de cubrir con plástico: usar plástico especial para invernadero, pero si se tiene plástico “transparente” en desuso, también sirve aunque durará menos y tenga una menor transmisión térmica y luminosa. Enrollar el plástico en el marco.

Hacer un corte “limpio” con un cuchillo afilado: un trozo de madera para cortar y un cuchillo afilado lo hacen mucho más fácil.

Después de grapar el plástico en la parte delantera, voltear el marco, doblar el plástico y engrapar en la parte posterior. Sólo doblar el exceso a medida que se avanza. Doblar en la dirección que estará hacia abajo para que la condensación no se acumule debajo de los pliegues. Recortar el exceso.

Cortar el plástico de la abertura de la puerta; dejar suficiente para doblar el doble antes de engraparlo al marco.

Allí se podrán observar los recortes hacia las esquinas en la parte superior. Marcar las ubicaciones de los lados de la puerta en el suelo y conducir postes de cercas o piezas largas de barras de refuerzo a los lados del marco de la puerta. En caso de tener mucho viento, es recomendable usar postes de acero para cercas o barras de refuerzo que tengan al menos 5/8″ de diámetro en estos puntos.

Revisar los postes para ver si están fijos y doblarlos un poco si necesitan enderezarse. Atar los marcos del extremo de la casa del aro a los postes con ataduras de alambre, alambre o cuerda. Una vez que los marcos finales estén en su lugar, tirar de una cuerda para alinear las estacas.
Introducir pernos de las barras de refuerzo cada un metro para asegurar las tuberías intermedias.

Instalar las tuberías intermedias de PVC. Si se desea una estructura más fuerte y permanente, usar más tuberías intermedias y colocarlas más juntas, o también usar tubos de mayor diámetro (aunque va a costar más que se doblen).

Si se encuentra en un sitio donde el piso no está nivelado, levantar un lado de los marcos finales con algunos restos de madera.

También se debe tener en cuenta que esto significa que las tuberías intermedias de PVC van a quedar demasiado bajas donde tocan el suelo. Así que hay que extenderlas con algunos trozos de conducto de PVC que sobraron de los recorte.

En las zonas que tienen lluvias muy fuertes, agregar una tubería de PVC de 2″ en la parte superior del marco. Esta cresta de PVC de 2” en la parte superior del marco evita que el plástico se hunda y la estructura se derrumbe.

Pasar un tornillo a través de las tuberías intermedias y el tubo de cresta de 2”, y asegurarlo con un trozo de cuerda de 1/4” alrededor de cada intersección.

Para lograr unir, utilizar precintos de plástico y luego atornillar en cada junta para asegurarlo.

Utilizar un alambre doblado que conecte en la parte superior e inferior de los extremos con una arandela y un tornillo.

Usar algunos trozos de madera para unir los cables dobles y apretarlos hasta que estén ajustados. Estos cables hacen que toda la estructura sea más rígida y resistente.

Para la cubierta de plástico, medir y cortar la pieza de plástico un poco más que las medidas del invernadero. Engraparla para mantenerlo en su posición.

Enrollar el sobrante en una vuelta completa para que el borde que se engrapó quede hacia arriba debajo de la capa superior de la lámina de plástico.

Atornillar para asegurar el plástico. Al envolver el plástico alrededor de la madera, agregar algo de peso a los bordes inferiores para evitar que se hinchen en el viento. Hacer lo mismo hasta el borde opuesto.

Enrollar todo y, con la ayuda de alguien, llevarlo al invernadero y desenrollarlo en la parte superior.

Pasarlo por debajo de los bordes en los extremos y engranparlos de forma segura o directamente atornillar las tiras de madera contrachapada para mantenerlo en su lugar. Colocar rocas, ladrillos o escalones de hormigón o bloques alrededor de los bordes exteriores para evitar el ingreso de animales y la corriente de aire. Otra forma alternativa de sujetar el plástico a su invernadero es utilizar clips hechos de secciones de tubo de polietileno negro para unir la piel.

 

Ventajas

Intensifica la producción: se establecen buenas condiciones para el desarrollo de las plantas, por el aislamiento del exterior. Aumenta el rendimiento: sube de 2 a 3 veces en comparación con el campo abierto.

Menos problemas: al proteger los cultivos se minimiza el daño climático. Ahorro de agua: en los invernaderos normalmente se usa el riego por goteo, lo que constituye un gran ahorro en el riego.

Mejor control de plagas y enfermedades: su hermeticidad es clave para un buen control de plagas y enfermedades. Cultivar todo el año: el control climático dentro del invernadero permite poder cultivar todo el año sin problema.