Cruces entre ATE y la subsecretaria Duarte

El gremio realizó una asamblea y aseguró que hay “violencia laboral”. La dependencia contestó que quieren “optimizar” el trabajo.

23/06/2020 10:15

ACUSACIONES Y DEFENSA. Tensión en la Subsecretaría de Relaciones con la Comunidad.

Una asamblea de trabajadores de la Subsecretaría de Relaciones con la Comunidad de la provincia denunció a su titular Myriam Duarte y a la coordinadora de la Línea 137, Yanina López por “violencia en el ámbito de trabajo”.

A la vez, aseguraron que existen traslados compulsivos y solicitaron “la reincorporación inmediata de las dos trabajadoras que fueron desafectadas del programa y trasladadas a la Policía”.

Hubo un respaldo de ATE y CTA Auténtica que dirige Jorge “Koki” Duarte en Misiones. En diálogo con FM 89.3 Santa María de las Misiones, el dirigente sindical aseguró que “es paradójica la situación. Los trabajadores se reunieron con las mujeres de nuestra organización y denunciaron a Duarte y otra funcionaria. Hicieron la denuncia al Ministro de Gobierno y al INADI. La situación, producto del aislamiento, está generando mucha violencia y las autoridades a cargo de la Línea 137 llevan adelante estas prácticas reprochables. Son viejos términos donde los que mandan creen que pueden maltratarte. Esa situación se dio y hemos adherido a un documento que ya se hizo público”.

“El trabajador además tiene la conducta de tratar de armonizar en el trabajo y en condiciones dignas. A veces, las autoridades tienen algunos sesgos de autoritarismo. Pero acá se fue agravando y no queda otra cosa que denunciarlo, porque la tolerancia se hace insostenible”, agregó.

Solicitaron una reunión para manifestar su “desacuerdo con el cambio de régimen laboral establecido por una disposición interna, que implicó ampliación y cambios en los horarios de trabajo, rotación inadecuada de turnos y escasa libertad para la formulación de opiniones, además de cambios cualitativos y cuantitativos en la realización de actividades, todo ello de manera arbitraria e inconsulta con las profesionales afectadas, y cuya aplicación desembocó en acciones intimidatorias y persecutorias como, por ejemplo, amenazas de traslado y presencia policial ajena al programa nacional en las oficinas de la línea”.

 

“Mejorar y optimizar”

Mediante un largo documento de prensa, la Subsecretaría que dirige Myriam Duarte aseguró que desde su gestión “nos propusimos mejorar y optimizar el trabajo en las tres sedes de la Línea 137 en Misiones: Posadas, Oberá y Eldorado”.

Por esa razón “urgían lineamientos institucionales para definir no sólo una estructura organizacional y corregir determinadas irregularidades”.

Con respecto a la modificación de la carga horaria “se realizó de acuerdo a las necesidades y demandas de las personas en situación de violencia en Posadas, pasando así de una carga horaria de 24 horas por semana para los y las profesionales a tres o cuatro guardias semanales de ocho horas en el caso de call center; en tanto en la brigada de dos a tres guardias semanales con una carga horaria de 12 horas”, indicaron desde la Subsecretaría.

“Se hizo la reorganización del espacio físico de la Línea en Posadas, con el fin de generar un nuevo lugar para las entrevistas con las personas en situación de violencia, una computadora específica para la redacción de los y las profesionales de brigada fuera del call center. Está previsto el armado de un espacio de recreación para que los y las profesionales, puedan tomarse un descanso en la rutina laboral, teniendo en cuenta la complejidad de la temática”, detallaron.

Finalmente consideraron que “las acusaciones de un grupo de profesionales de la Línea 137 Posadas responden a una resistencia en los lineamientos laborales descriptos, realizados simultáneamente y que antes no existían. Las vías de comunicación nunca estuvieron cerradas, excepto las limitaciones en reunión de las personas implicadas por el contexto de la pandemia sanitaria del COVID-2019”.

Por ello alegaron que “la imposibilidad de dar curso a las capacitaciones previstas, impidió concretar los espacios de encuentro y diálogo habituales en los equipos, y que en años anteriores implicó mantener reuniones fuera del lugar de trabajo, para la discusión y generación de nuevos instrumentos”.

“Apelamos a la necesidad de defender una herramienta estatal tan necesaria y clave como es la Línea 137 Misiones, más aún en este contexto de pandemia, insistiendo en la convocatoria a las reuniones ya propuestas y esperando que sea posible salir de esta situación de crisis de manera constructiva y colectiva, tanto para la toma de decisiones como para su implementación”, destacaron.