Allanaron un “aguantadero” de Ñu Porá detrás del arma homicida

La Dirección Homicidios secuestró en Garupá una pistola nueve 9 milímetros. Podría tratarse de una de las dos armas utilizadas para asesinar a la sargento Romina Rodríguez (37). Dos hombres con antecedentes delictivos fueron detenidos y se aguarda la pericia balística.

11/06/2020 16:22

Allanaron un "aguantadero" de Ñu Porá detrás del arma homicida

La investigación para esclarecer el homicidio de la sargento de la Policía de Misiones, Romina Beatriz Rodríguez, continuó este miércoles con nuevos allanamientos en distintos puntos de la zona sur de esta capital y en barrios de Garupá.

En un inmueble, señalado como presunto “aguantadero” donde se reducían objetos robados, fueron detenidos ayer antes de las 7, dos hombres a los que se les secuestró una pistola calibre nueve milímetros y una motocicleta robada.

Pero se los demoró ante la fuerte sospecha de que tanto ellos como el arma, guardan relación con los balazos que acabaron con la suboficial embarazada en su vivienda del barrio Horacio Quiroga hace nueve días.

Los resultados de la pericia balística son ahora determinantes. Si la pistola Browning secuestrada es la que gatillaron y dos balas impactaron en la cabeza y estómago de la víctima de 37 años, el caso avanzaría a puntos determinantes de imputación.

Sobre la actividad de los dos nuevos detenidos (en la causa ya hay cuatro jóvenes involucrados de 18, 19, 22 y 29 años) las fuentes consultadas por PRIMERA EDICIÓN resumieron que cuentan con antecedentes delictivos. La mayoría por delitos contra la propiedad, y se los apunta como ligados a la venta de estupefacientes o al intercambio de drogas por cualquier elemento de valor robado o no, no exigen papeles o documentos, los reducirían por billetes en pocas horas.

Algunas voces señalaron que en la vivienda allanada el miércoles uno de los cuatro jóvenes detenidos habría “alquilado o pedido prestado el fierro” para el asalto en el inmueble de la calle Guaraní casi Caá Yarí en Garupá.

 

Embarazada

Rodríguez había cumplido el séptimo mes de embarazo y fue atacada delante de su hijo de 6 años el martes 2 de junio entre las 7 y 7.20. Sufrió cuatro disparos, dos de calibre nueve milímetros y dos de munición 22.

En cuanto a la pesquisa, continúa la mirada puesta en hallar el arma reglamentaria de la sargento, una Hi Power nueve milímetros. El objetivo de los asaltantes habría sido robarle el arma y dinero que la víctima fatal y su pareja guardaban para continuar con la ampliación de su vivienda. Rodríguez, su concubino y el hijo de ambos habitaban un monoambiente pequeño, al que los violentos ingresaron cuando estaba ella con el menor durmiendo.

En cuanto a los cuatro detenidos a las pocas horas de cometerse el asesinato y robo, ayer fueron trasladados nuevamente hasta el Juzgado de Instrucción 2, a cargo de Juan Manuel Monte, para finalizar con las cuestiones formales, principalmente la imputación con mayor precisión: “Homicidio en ocasión de robo agravado por uso de arma de fuego, premeditado, en poblado y en banda”.

La citación a ampliación indagatoria se concretó sin que ninguno de los cuatro declarara sobre puntos específicos sobre el crimen. De manera idéntica a su primera convocatoria.