Ecuador: periodista pone en duda las cifras de fallecidos del gobierno

“Las pruebas para detectar el COVID-19 son insuficientes y las estadísticas no son confiables”, dijo la periodista Blanca Moncada, quien cuestionó el ajuste que comanda Lenin Moreno.

05/06/2020 08:52

Ecuador

La periodista del diario Expreso de Guayaquil, Blanca Moncada Pesantes, contó que Ecuador actualmente vive una situación epidemiológica más controlada con respecto al caos sufrido durante las primeras semanas de la pandemia ya que “bajaron los contagios, se regularizó la atención del sistema de salud y el gobierno del presidente Lenín Moreno autorizó que las funerarias retomen sus tareas, que estaban paralizadas por la emergencia provocada por el COVID-19”.

Ecuador

EN EL TERRENO. La periodista Blanca Moncada, del diario Expreso.

Sin embargo, en una entrevista con el programa PRIMERA PLANA que se emite por la FM 89.3 Santa María de las Misiones, cuestionó que los protocolos sanitarios “tienen todavía deudas impagas” porque “de los 1.700 cadáveres que se recogieron en el país en las primeras semanas de la pandemia aún hay cientos sin identificar”.

Al respecto aclaró que “muchos de ellos murieron en sus casas” y que las autopsias a esos cuerpos se realizan hoy “sobre sus sistemas óseos ya que sus sistemas corporales están prácticamente desaparecidos por el tiempo transcurrido”.

De esta manera, Moncada puso en duda la verdadera cifra de casos de fallecidos informada por el gobierno ecuatoriano ya que “las pruebas no son suficientes”. “Cuando hablas de estadísticas siempre tienes que hablar de pruebas”, dijo.

Detalló que, debido a la falta de test, a los familiares de los fallecidos por síntomas compatibles con el nuevo coronavirus “les entregan un certificado de defunción por neumonía atípica”.

 

Actividades por semáforo

Con Quito y Guayaquil como las ciudades más afectadas por el COVID-19, Moncada indicó que el gobierno de Moreno decidió “suavizar las medidas de restricción de movilidad porque el país no aguanta la parada económica”.

Tras casi 90 días de cuarentena, Ecuador comenzó a flexibilizar algunos rubros esta semana. En tal sentido, el gobierno “habilitó un semáforo epidemiológico por el cual la autoridad de cada territorio decide por color una serie de actividades que autorizará”, detalló Moncada.

En los últimos tres meses Guayaquil estuvo en ‘rojo’ con ninguna actividad comercial permitida, salvo los que tienen que ver con alimentos y medicina” contó Moncada y agregó: “tampoco se permitió ninguna movilidad en la ciudad. No habían tranvía, metro ni taxis; aunque sí mucho teletrabajo”.

 

Toque de queda

El gobierno informó que el nuevo “rojo” incluirá una reducción de las horas del “toque de queda”, que hasta el momento es de quince horas (entre las dos de la tarde y las cinco de la mañana) y pasará a once horas, de seis de la tarde a cinco de la mañana, reportó EFE.

Además, ampliará a dos días a la semana la circulación de vehículos particulares, mientras que los taxis se alternarán dependiendo de si la placa de la matrícula termina en número par o impar.

Las consultas médicas se reanudarán y se dará prioridad al teletrabajo, mientras que el transporte de pasajeros entre las provincias seguirá suspendido.

Los municipios que adopten el “amarillo”, desde junio verán reducir el “toque de queda” a un horario entre las nueve de la noche y las cinco de la mañana, se liberará el servicio de taxis y se permitirá el transporte urbano de pasajeros con ciertas restricciones.

En Guayaquil puedes sentarte a comer en un restaurante con una persona”, contó Moncada sobre la autorización que recibió el sector para la atención en restaurantes hasta el 30% de su capacidad, con protocolos de seguridad sanitaria para el personal.

 

Educación en casa sin Internet

Este 1 de junio, alrededor de 2 millones 500 mil estudiantes comenzaron sus actividades académicas en el régimen Costa-Galápagos 2020-2021, un modelo pedagógico nacional que privilegia las aulas virtuales por la pandemia del coronavirus COVID-19.

A pesar que el Ministerio de Educación aseguró que ningún estudiante perderá el año debido a que no todos tienen las herramientas tecnológicas como conectividad a Internet para recibir las clases virtuales, Moncada dijo que eso es “imposible”.

“Ecuador es un país en vías de desarrollo con muchos sectores muy deprimidos económicamente. De los 2.500.000 estudiantes que comenzaron las clases, un millón no tiene las condiciones tecnológicas (Internet ni computadora) para tener clases en sus casas”, denunció la periodista.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó un crédito de 643 millones de dólares para Ecuador mediante el instrumento de Financiamiento Rápido para que el país latinoamericano pueda hacer frente a las dramáticas condiciones de la pandemia de coronavirus