Cacique caminó hasta morir para llevar a su nieta al hospital

Tenía más de 100 años y quiso cruzar la frontera con Brasil porque una víbora mordió a la joven (14). Estuvo varios días desaparecido hasta que dieron con su cadáver.

06/04/2020 17:55

EL LUGAR. La aldea Tacuaruzú está ubicada en el corazón de la Biosfera Yabotí, en pleno monte de Misiones.

El triste final para un cacique de más de 100 años no empaña la idea de pensar que murió como un verdadero héroe. Es que Aparicio Benítez había decidido, pese a su estado de salud y su edad, acompañar a su nieta (14) a un hospital cruzando la frontera con Brasil, porque aparentemente la menor sufrió la mordedura de una víbora en la aldea donde residen, ubicada en la Biosfera Yabotí en el municipio de San Pedro.

El hecho fue conocido ayer aunque la desaparición de la víctima fue reportada hace tres días.

Fuentes policiales dieron cuenta en las últimas horas del hallazgo del cadáver de Aparicio Benítez, que según se maneja dentro de la comunidad mbya tenía más de 100 años.

Fue luego de que el hombre decidiera acompañar a su nieta adolescente al hospital porque fue atacada por una serpiente y requería atención médica. Según pudieron saber desde la comisaría de El Soberbio, encargados de investigar el caso al principio, el anciano y su nieta salieron rumbo al vecino país el último miércoles.

Al parecer, a pocos metros de llegar a la frontera, la niña cruzó para ser asistida en el hospital Itapiranga (Brasil). Antes de despedirse, habían acordado que su abuelo regresaría a la aldea Tacuaruzú, donde vivían, pero pasaron varios días y no se supo nada de su paradero.

MOMENTOS FELICES. Benítez hace un tiempo recibiendo donación para su aldea.

La menor fue dada de alta el viernes y al regresar a la aldea encontró que su abuelo no había regresado, por lo que decidieron desde su comunidad dar aviso a la policía.

Por tal motivo se conformó una comisión con efectivos de la comisaría de El Soberbio, juntamente con empleados municipales y una asistente de salud.

Durante la tarde de ayer, a las 13.30 y tras un amplio rastrillaje por caminos de obrajes y trillos, en medio de una espesa vegetación, hallaron el cuerpo de quien luego fue reconocido como Aparicio Benítez.

El mismo fue hallado a unos dos mil metros, de la aldea y a 700 metros a la margen izquierda del camino que conduce a la misma, en posición fetal, recostado sobre su lado derecho, sin signos de violencia aparentes.

En cuanto a la menor, se supo que ya se encuentra nuevamente en la comunidad en buen estado de salud, aunque muy triste por la pérdida de su abuelo. Continúan con las actuaciones del caso efectivos de la comisaría de San Pedro.