Intendentes misioneros se ajustan para afrontar la caída de la coparticipación

Las comunas paralizan actividades, establecen prioridades y aúnan esfuerzos para atender la emergencia sanitaria. Buscan garantizar el pago de sueldos a los empleados y la asistencia social.

06/04/2020 09:31

PREVISIONES. Intendentes insistieron en recalcar que “primero están la salud y la asistencia social”.

El gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, reconoció durante una teleconferencia que mantuvo la semana pasada con 62 intendentes que la recaudación cayó mucho en la provincia y que se espera una reducción importante de la coparticipación federal.

Es que según estimaciones los recortes de recursos que se destinan a las comunas rondarían entre el 20 y 30 por ciento.

Ante esta situación, los alcaldes misioneros se preparan para afrontar el complicado panorama con el objetivo de cumplir con las obligaciones y atender la emergencia epidemiológica y sanitaria por dengue y coronavirus.

Coincidieron en la necesidad de garantizar el pago de sueldos y la asistencia social.

Al respecto la intendenta de Apóstoles, María Eugenia Safrán, dijo a PRIMERA EDICIÓN que “se espera una baja de la coparticipación para abril”.

“Vamos a trabajar con los servicios básicos, había muchas cosas que pensábamos realizar cuando se levante la cuarentena, pero seguramente las vamos a tener que suspender teniendo en cuenta la recaudación”, expresó.

Asimismo, detalló que a la fecha “el municipio está trabajando con los servicios que fueron exceptuados como la recolección de residuos, además se sigue con las fumigaciones, la limpieza de espacios públicos, los cortes de pasto y descacharrizados”.

Destacó que para alivianar a las PyME de la localidad se prorrogaron todos los vencimientos de las tasas municipales y habilitaron canales de pago virtuales para la gente que sigue trabajando como supermercados, empresas yerbateras y comercios”.

“Tenemos una moratoria vigente para el pago de deudas impositivas que seguramente se prorrogará hasta después del 12 de abril”, apuntó.

Por este panorama, consideró que seguramente el modo de vida cambiará después de la cuarentena.

“Los comercios volverán a vender, pero con distintos recaudos. Tendrán que implementar medios de pago virtuales y evitar que la gente se aglomere. Seguramente cambiará la vida de todos”, afirmó.

Por su parte, el intendente de Leandro N. Alem, Waldemar Wolenberg, manifestó a este Diario que se encuentran evaluando ajustes por la caída de la actividad económica.

“Nuestros principales gastos son las ayudas económicas que se entregan a los sectores más humildes en la comuna, así como la asistencia a los comedores, estamos muy ocupados y preocupados por la crisis”, sostuvo.

Además, señaló que “las obras municipales están paralizadas” y reveló que “se están pensando medidas para alivianar a los comercios sobre todo por las restricciones de horario”.

“Muchos comercios están trabajando de 8 a 17, mientras que los sábados, domingos y feriados sólo abren de 8 a 13. Los colectivos urbanos están suspendidos hasta el 12 de abril inclusive, así que esto será algo que tendremos que atender cuando se retomen las actividades”, consideró.

Destacó, a su vez, la colaboración de los vecinos que se quedan en sus casas. “Esto es algo nuevo para el país y para todo el mundo. Nos vamos adaptando, sin embargo hay cosas que tenemos que seguir facturando porque no podemos paralizar todo. Necesitamos seguir trabajando, limpiando la ciudad y juntando los residuos. De todas formas soy muy optimista y creo que tenemos que pedir la colaboración de todos”, afirmó.

 

Prioridades

El intendente de Montecarlo, Jorge Lovato, comentó a este Diario que las prioridades en la comuna están puestas en la asistencia social de los sectores más vulnerables.

“El trabajo de la Dirección de Acción Social es de 24 horas desde que entramos en cuarentena. Queremos que esos recursos atiendan los casos extremos, así que se está invirtiendo mucho en eso. La situación económica del municipio se evaluará después, todavía no nos sentamos a analizar las consecuencias, ni se tomaron medidas a futuro. Hoy por hoy nuestra prioridad es la asistencia social”, adujo.

También remarcó que continúan con las tareas de recolección de residuos, así como con las tareas de la Secretaría de Seguridad Urbana, el área de Bromatología y las inspecciones en los comercios.

Consultado sobre la situación de las pequeñas y medianas empresas de la localidad, Lovato contó que “las medidas más importantes tienen que venir del Estado nacional una vez que pase el período de cuarentena”.

Señaló que la situación será difícil en los próximos meses aunque rescató la presencia del Gobierno provincial. “El gobernador (Oscar Herrera Ahuad) nos da mucha seguridad, nos pide que trabajamos, pero también nos transmite mucha calma”, cerró.

 

Redefiniciones

Los municipios misioneros analizan diversas medidas económicas y diagraman nuevas formas de trabajo ante los recortes de coparticipación.

Sobre esta situación, el intendente de Eldorado, Fabio Martínez, expresó a PRIMERA EDICIÓN que se están evaluando “algunas posibles soluciones”.

Precisó que si bien por el momento no se vieron afectados por la reducción de la coparticipación, “se sabe que en el próximo envío habrá un descuento”.

TAREAS. Los municipios continúan con las tareas de fumigación, recolección de residuos, limpieza y descacharrizaciones.

“Nos vamos a resentir en algunas cosas, como en el caso de alguna que otra obra pública, pero primero está la salud de la gente y la asistencia social por sobre todas las cosas”, aseveró.

En este sentido, apuntó que establecerán “nuevas formas de trabajo para este mes y por si se extiende la cuarentena. Estimamos una reducción de entre el 20 y el 25 por ciento en los recursos”.

Por su parte, el intendente de Campo Grande, Carlos Sartori, contó que desde Hacienda de la Provincia ya le anticiparon un ajuste por ende comenzaron a definir prioridades.

“Desde el inicio de la cuarentena estamos redireccionando partidas en todo lo que es el cuidado y la prevención de la salud, en consecuencia hemos paralizado todo lo que es obra pública”, contó.

Enfatizó, además, que “la recaudación municipal se encuentra paralizada en el municipio”.

“Prevemos minimizar todos los gastos innecesarios, enfocarnos exclusivamente en el cuidado de la salud y garantizar el pago de sueldos”, dijo.

Asimismo, Sartori reveló que enviará un proyecto de ordenanza al Concejo Deliberante local con el objetivo de eximir del pago de tasas a los comercios de la localidad durante estos meses de inactividad. “La idea es eximirlos de forma total de las exigencias relacionadas al Código Fiscal Municipal”, adelantó.

 

“Catástrofe social”

A su turno, el alcalde de Campo Ramón, Jose Luis Márquez da Silva, detalló que la caída de coparticipación “será peor en los próximos meses”.

“La recaudación seguro caerá también, estamos más para perder que para ganar”, observó. Y opinó que “la idea es pasar el momento y esperar que termine la cuarentena”.

“No me quiero imaginar la situación de acá a junio. Porque si hablamos de una caída de la coparticipación de entre el 25 y el 30 por ciento, y seguimos sin recaudar, esto será un batacazo. Estamos velando por nuestro pueblo, acá tenemos la tranquilidad de que comenzó la tarefa entonces las familias tendrán una entrada más, de lo contrario estaríamos al frente de una catástrofe social”, concluyó.