No hay mañana

Nacional y Timbó se juegan su futuro en la cuarta categoría del fútbol argentino desde las 18.30, en Piray. “Vamos a pelear hasta lo último”, dijo Scappini, de El Nacio, que depende de un milagro. “Dependemos de nosotros mismos”, aseguró Ricky Morel, DT de Timbó, que irá por los tres puntos para acercarse a Guaraní.

01/03/2020 09:10

Una final con todas las letras será la que recibirá hoy la primera de estas localidades, cuando Nacional de Piray busque el milagro de la clasificación ante Timbó de Jardín América, que en caso de sumar de a tres dependerá de sí mismo para buscar el boleto a la segunda fase del Torneo Regional Federal Amateur 2020.

El choque se disputará desde las 18.30 en la Villa Olímpica, con arbitraje del posadeño Horacio Lutz. Será válido por la quinta fecha de la zona 7, que tiene a Guaraní Antonio Franco como único líder con siete puntos. La Franja hoy goza de fecha libre y volverá a jugar el próximo finde en Jardín, ante Timbó, en el último juego del grupo.

En busca de un triunfo abultado en goles que le permita seguir soñando, El Nacio saldría a jugar ante su gente con el mismo once que viene de caer en Villa Sarita por 2-0, aunque tras dejar una grata imagen. Sucede que ante Guaraní, el equipo dirigido por Lucas Centurión tuvo un notable rendimiento y le jugó de igual a igual a La Franja, incomodándolo durante buena parte del primer tiempo y con ocasiones de gol incluso para ganarlo. La sequía de sus delanteros le jugó nuevamente en contra.

Así las cosas, con el arquero Juan Manuel Mendoza y César Maciel ya recuperados de las molestias que sufrieron, Centurión probó el jueves ese once. El Nacio formaría entonces con Mendoza; Maciel, Fabio Segovia, Carlos Scappini y Cristian Mendoza en la línea de fondo; Lucas Corvalán, Brian Ortiz, Walter Coronel y Emanuel Sosa en el mediocampo; Junior Acosta y Brian Inzaurralde en la delantera. Entre los relevos estarían Nahuel Melgarejo, Denis Maidana y José Luis Rodríguez, quienes son opciones para la ofensiva.

Con la confianza a pleno de que se darán los resultados, Scappini manifestó ayer a EL DEPORTIVO que “la ilusión está mientras haya chances matemáticas de clasificar. La vamos a pelear hasta lo último. Tuvimos mala fortuna, generamos y no convertimos. Y después pagamos caro un mínimo error. Trabajamos en la semana para mejorar en ese aspecto y ojalá lo podamos reflejar en este partido y ante nuestra gente”, sentenció.

En la vereda de enfrente, Timbó llega motivado ante la posibilidad de sumar de a tres y quedar a uno del puntero Guaraní, con el que podría así dirimir la primera posición el próximo fin de semana.

“Dependemos de nosotros mismos, creo que ya pasó la prueba de fuego. Ya jugamos con Nacional y con Guaraní y sabemos lo que puede dar cada uno. Ahora el que cometa menos errores es el que se va a llevar los tres puntos. Somos equipos parejos y a veces la diferencia se da por situaciones mínimas. Es una zona complicada”, sintetizó ayer a EL DEPORTIVO el entrenador de El Verde, Ricardo Morel.

El plantel partirá hoy a las 15.30 hacia Piray. Será un éxodo a pura ilusión, a sabiendas de lo importante que puede ser un triunfo en la Villa. Por eso es que Morel plantearía un equipo netamente ofensivo, más allá de la mala noticia que golpeó al plantel durante la semana: el dato negativo de Timbó para el partido de esta tarde será la ausencia de Fernando Escobar, el delantero que llegó como refuerzo desde Atlético Jardín. “En la semana, en los entrenamientos, sufrió un desgarro y tiene de 20 a 30 días de reposo. Hay que levantar la cabeza y seguir”, explicó Morel.

No obstante, más allá de lo futbolístico, la ansiedad es otro de los condimentos en el juego de esta tarde. Morel asegura que la presión, en este caso, es puramente de su equipo. “La presión es nuestra, porque dependemos de nosotros para clasificar. Cuando dependés de otros resultados, podés jugar un poco más relajado. Pero nosotros estamos obligados a ganar el partido allá, a traernos un buen resultado para definir después con Guaraní en casa. Por eso es importantísimo”, confió el entrenador.

La pelota rodará desde las 18.30 en Piray y mucho del futuro de la zona 7 se definirá desde entonces. Como en toda final, sólo uno festejará al final del día.