Amenazó con inyectarle sangre infectada con sida si no le entregaba dinero

Un hombre de 57 años denunció que, además de la amenaza de inyectarlo, los dos delincuentes que ingresaron a su casa a cara descubierta también le apuntaron en la cabeza exigiendo que les entregara dinero. Se llevaron 500 dólares, una tablet y un celular.

08/02/2020 09:23

INVESTIGACIÓN. El caso fue denunciado en la comisaría Decimonovena del barrio Itaembé Guazú.

Un dúo delictivo ingresó por la fuerza a una vivienda del barrio Itaembé Guazú este viernes y despertó a su propietario, un hombre de 57 años a punta de pistola.

“Me rozaron la mejilla con el arma y me decían entregá los dólares que sabemos tenés”, dijo. En otra versión del hecho, además del arma, uno de los maleantes lo amenazó con inyectarle sangre con VIH si no decía dónde estaba el dinero.

El hecho ocurrió alrededor de las 5 del viernes en una morada de calle Las Glicinas en la capital provincial y de acuerdo al relato de la víctima, los delincuentes rompieron la cerradura de la puerta trasera y fueron derecho hasta su habitación donde estaba durmiendo.

Uno de los maleantes aseguraba saber que el dueño de casa guardaba dólares y de manera exaltada le exigía que diga dónde estaban.

Pensando que el botín sería superior, no le bastó con intimidar al hombre con un arma de fuego sino que le dijo textualmente “mi amigo tiene sida y si no entregás la plata, te voy a meter una jeringa llena de su sangre”, consignó una fuente.

Por miedo, el hombre accedió y le contó que tenía en la otra habitación un sobre con el dinero. Eran alrededor de 40 mil pesos en moneda extranjera según el cambio actual (500 dólares).

Los malvivientes se llevaron los billetes verdes, una tablet de última generación Samsung y el celular del dueño de casa. Recién en ese momento este pudo pedir auxilio a un vecino para que llamara la policía.

Efectivos de la comisaría decimonovena, ubicada en el mismo barrio, llegaron a la vivienda en cuestión y comenzaron la investigación bajo la órbita del Juzgado de Instrucción 3 a cargo de Fernando Verón, actualmente de turno.

Fuentes consultadas por PRIMERA EDICIÓN indicaron que el hombre relató en la denuncia que la pistola que empuñaba uno de los asaltantes era calibre 32. No los conocía pero uno era robusto de 1,72 metros de altura aproximadamente y el otro más delgado aunque mayores datos no puede recordar por los nervios del momento.

Los uniformados constataron que la cerradura de la puerta trasera al domicilio estaba forzada y que para escapar, le pidieron a la víctima que abra la puerta delantera y “se fueron como si nada”, agregó el denunciante.

No habría sido el único hecho en el barrio ya que a otra familia supuestamente le robaron 25 mil pesos, aunque al cierre de esta edición no había denuncia. Trabajaron efectivos de la comisaría decimonovena y Criminalística.