Desarrollaron máquina para encapsular agroquímicos

Dos emprendedores argentinos crearon la forma de proteger los nutrientes o los agroquímicos, por medio de nanotecnología.

29/12/2019 13:51

El uso de la nanotecnología crece como una herramienta estratégica que comenzó a adoptarse a nivel productivo.

Matías Badano, licenciado en marketing, y Julio Laurenza, licenciado en biotecnología, son socios y “co-funders” del emprendimiento “Nanotica Agro”. Ellos desarrollaron una nueva tecnología de nanoencapsulación para disminuir la cantidad requerida de agroquímicos y mejorar la efectividad química de fertilizantes e ingredientes activos para el manejo de adversidades fitosanitarias.

Como parte de esta innovación, los emprendedores diseñaron una máquina, una nanotizadora, y los “vehículos”, las cápsulas vacías, que permiten el encapsulado del agroquímico, que luego se aplica a campo.

“La nanotizadora se puede colocar en la pulverizadora, en la pickup o en el galpón. Las nanocápsulas vacías, que las proveemos nosotros, forman un gel con el producto, que permite una fusión rápida entre las partes y una mejor penetración en la planta”, explicó Badano, aclarando que el gel se forma solo con producto líquido.

Este gel se asemeja a las células de las plantas, lo que permite la absorción rápida y minimiza los desperdicios.
De acuerdo al emprendedor, la nanotizadora tiene un costo que oscila, por ahora, entre 15.000 a 50.000 dólares, dependiendo del volumen que el productor busque nanotizar. Aclara, por su parte, que están trabajando para reducir el costo de la herramienta, aunque reconoce que, a partir del ahorro de agroquímico que se logra con la aplicación, la nanotizadora tiene una alta capacidad de repago.

“El producto nanotizado tiene la consistencia de un coadyuvante y su eficacia tiene un ahorro en la dosis, entre 3 a 20 dólares. Esto genera una rápida amortización de la máquina”, remarcó Badano.

Los emprendedores ofrecen diferentes tipos de cápsulas, de acuerdo a la matríz de cada uno, es decir, están las de “liberación rápida”, aplicables para herbicidas, o bien las de “liberación más lenta”, destinadas a fungicida o insecticida.

“Estamos trabajando con otras cápsulas, más específicas, para disminuir la deriva o la lixiviación. Con ellas, el producto queda mucho más adherido a la matriz del suelo”, señaló el especialista.

La empresa comenzó a funcionar en enero de este año. En diciembre de 2018 hicieron una ronda de inversiones por 300.000 dólares. Un año después, este mes, abrieron otra por 2.000.000 dólares, según recuerda Infocampo.
“Nuestro objetivo ahora es seguir ampliando el portfolio de productos, regionalizarnos, apuntar a armar estrategias de regulación, diseño y armado de la máquina nanotizadora y una mayor cobertura de productores”, afirma.

Durante la campaña pasada, ya probaron el producto en cultivos de verano, como soja, maní o limones y, este ciclo, en invernales, trigo y cebada, con muy buenos resultados en herbicidas y fungicidas, según destacaron.