“Amigos del Museo de Oscar Sánchez Kelly” ya tiene personería jurídica

El objetivo de la asociación es difundir, promover y fortalecer la obra del artista plástico chaqueño, desde el contenido ético y estético de sus obras, mediante actividades ligadas a la cultura donde las dimensiones que integran el concepto convoquen a la herencia que el artista testimonia.

21/12/2019 20:16

Recientemente la Inspección General de Personas Jurídicas y Registro Público de Comercio, mediante Resolución N° 632, otorgó la correspondiente personería a la Asociación Civil Amigos del Museo Oscar Sánchez Kelly (AMOSK).

Este emprendimiento es posible por la generosidad de sus familiares las doctoras Perla Gugghiana y Claudia Sánchez Kelly quienes donaron las obras del artista plástico.

La Asociación realizó varias reuniones durante el año en las cuales se trataron temas vinculados a su creación y la elaboración de un plan de trabajo bianual que dará inicio en el 2020.

 

Oscar Sánchez Kelly

Pintor, dibujante, grabador, docente y talentoso artista plástico que nació un 2 de agosto de 1942, en Resistencia, fue autor de numerosas obras pictóricas de gran valor y desde el Taller de Artes Visuales de la Universidad Nacional del Nordeste, formó a varias generaciones de artistas.

De familia ferroviaria, se destacó desde muy pequeño por su inquietud hacia el arte. Realizó murales en la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Nordeste, en las empresas Mides y Telecom, además de exhibir sus obras en numerosos salones de arte locales, regionales, nacionales e internacionales.

Sánchez Kelly dejó un legado digno de conservar e imitar por la impronta superadora de modelos tradicionales que van adquiriendo capacidades de transferencias culturales donde, cada una de las obras del artista hereda a la sociedad, mediante enseñanzas y mensajes que en diferentes etapas de su creación son reconocidas y evaluadas.

En estudios realizados por Claudia Sánchez Kelly, desde una visión trascendente que viene a revelar propósitos que invocan esos mensajes que van más allá del color y las formas, y que como la familia lo concibe, constituyen herencia posible de imitar sobre esa posición ideológica de mensaje inacabado y necesario de revivir en y por la integración del artista a su suelo.