Lo asesinaron a cuchilladas para robarle el celular

La víctima fue atacada en su domicilio del barrio San Miguel de Puerto Rico. Hay un sospechoso detenido, quien tenía un teléfono y ropa con sangre en su poder.

07/12/2019 10:05

BARRIO CONMOCIONADO. La vivienda del estilista y fotógrafo asesinado, con perímetro policial.

Un conocido estilista y fotógrafo social de esta localidad murió tras ser atacado en su propia casa y recibir tres certeros puntazos en el pecho. Camino al hospital la víctima le dijo a los policías que el agresor “le pidió para pasar al baño”.

La agresión que derivó en la muerte de Román Antonio Berndt (46), ocurrió el pasado jueves a las 18.30 en el barrio San Miguel de Puerto Rico. El hombre falleció ayer a la madrugada y mientras los médicos luchaban por salvarle la vida.

Durante la tarde de este viernes los pesquisas lograron capturar a un sospechoso, logrando incautar gran cantidad de elementos probatorios.

Tras conocerse del ataque y una vez en la escena, una vivienda ubicada en la calle San Miguel casi 12 de Octubre del citado barrio, una comitiva policial-judicial, encabezada por el juez de Instrucción 1 de Puerto Rico, Leonardo Manuel Balanda Gómez, preservó el lugar y comenzó la investigación.

Fueron fundamentales los dichos de la víctima antes de morir, dando cuenta que fue atacado por un solo individuo de entre 30 a 35 años, tez morena, delgado, entre 1,70 a 1,75 metro de estatura, cabellos cortos, vestido con remera negra estampada, bermuda de jeans azul o negro y zapatillas blancas, quien le robó el teléfono celular.

Para poder ingresar al domicilio del estilista, el intruso y asesino “le pidió para ir al baño”. De buena fe el estilista lo hizo pasar y fue allí que se produjo el ataque mortal, según logran reconstruir los pesquisas.

Sin embargo, resultó llamativo que el agresor no se llevó la billetera y ningún otro elemento de valor que había en el lugar, como ser costosos equipos de fotografía, de informática y de peluquería.

Por la impronta en la escena y los goteos de sangre se supo que el victimario le asestó tres cuchilladas en el tórax al estilista, luego otra en el antebrazo y lo golpeó en la cabeza.

Todo esto sucedió en la cocina, no descartándose que tras ingresar supuestamente al baño, el asesino se dirigió a ese sitio con intenciones de robar y fue en esas circunstancias que fue sorprendido por el propietario del lugar, produciéndose un forcejeo que terminó de la peor forma.

Mientras se realizaban las primeras pericias a las 2.30 de este viernes las autoridades fueron notificadas del fallecimiento de Berndt en el SAMIC Eldorado (hasta donde había sido derivado), por “shock hipovolicardio por las lesiones con arma blanca múltiples en la zona del tórax y abdomen”.

 

La mascota entregada a vecino

Los uniformados hallaron un perro en la vivienda donde fue atacado el estilista y fotógrafo de Puerto Rico. Por orden judicial el animal fue entregado a un vecino para su cuidado, teniendo en cuenta que la víctima residía sola en su casa del barrio San Miguel.

 

El misterio del presunto autor, el celular y las huellas de pisadas

El vienes a las 17 una mujer llamó a la policía porque un individuo que estaba viviendo en una obra en construcción al lado de su casa le robó el short y una remera de su hijo, que tenía colgados en un tendedero.

Los uniformados llegaron a la escena, sobre la avenida 9 de Julio de Puerto Rico, y cuando el sospechoso vio los patrulleros escapó.

No obstante lo capturaron cerca de una conocida ferretería y tras una breve persecución de dos cuadras. Se trataba de un individuo en situación de calle y que desde hace un tiempo estaba de “okupa” en la citada obra.

Hasta allí nada lo vinculaba al crimen del estilista. Además fue arrestado a unas 25 cuadras del lugar del homicidio.

Sin embargo, llevaba una bolsa en su poder. Adentro los efectivos hallaron ropa ensangrentada. Eso no fue todo, tenía un teléfono celular.

Cuando los efectivos fueron al mencionado edificio, descubrieron que residía en un ático, ubicado en el tercer piso y por el cual solamente se accede por una escalera de madera. En ese lugar el sospechoso cocinaba y pernoctaba, según las evidencias. Allí los pesquisas encontraron un cuchillo de cocina de grandes dimensiones, que fue secuestrado.

El celular fue enviado a la SAIC para las pericias de rigor y establecer si pertenece al estilista.

Un dato no menor es que en el ático hallaron pisadas similares a las encontradas en el charco de sangre que había a un lado de la víctima, en la cocina de su domicilio.

El individuo arrestado sería indigente y no sería de Puerto Rico. Se le tomaron muestras de ADN y de sangre con el objetivo de cotejar dichas muestras con las halladas en la escena.