Los biciperegrinos partieron rumbo a Itatí

"Es una de las peregrinaciones más largas del mundo", dijo Marcelo Prochaska, coordinador de la peregrinación, a FM de las Misiones.

06/12/2019 09:00

A las 4.30 de la mañana, los biciperegrinos se reunieron en la rotonda de Posadas. “Con ésta, se cumplen 39 años de la gran peregrinación con destino a Itatí”, contó Marcelo Prochaska, coordinador de la peregrinación a el programa “Primera Plana”, de la 89.3 FM Santa María de las Misiones.

 

“Es la fe la que nos junta”

“Es una de las peregrinaciones más largas del mundo”, dijo orgulloso y agregó que “es un grupo de veteranos que seguimos como en el primer día, con algunos que ya no están y otros que son nuevos”. También aseguró que año a año, se suman cada vez más peregrinos.

La llamamos la peregrinación del Mercosur, porque como estamos en frontera, vienen de Corrientes, Brasil, Paraguay y a nivel Nacional. El año pasado también vino gente de Buenos Aires y Formosa. Hay ciclistas, no ciclistas, grupos de mountain bike, todos unidos por la fe, es la fe la que nos junta”, afirmó.

 

 Recomendaciones para los más nuevos

Prochaska aconsejó a los más nuevos que “por favor, no viajen a la noche porque el dispositivo de seguridad es mientras dure la peregrinación. Nos acompaña la policía de la Provincia de Misiones solamente hasta el Arco porque, por cuestiones de jurisdicción, se hace cargo la jefatura de Ituzaingó y Gendarmería”, pidió.

Además, recordó que no se trata de “una carrera o una competencia con premios por llegar primero. Es una peregrinación de fe, en la que vamos todos al Santuario de María”.

 

Recorrido

“Vamos a hacer una parada de 20 minutos cada 40 minutos mas o menos, para reagruparnos. Ahí hacemos un rezo, nos hidratamos y seguimos”, expresó y continuó “más adelante paramos a desayunar en una reconocida ferretería que hace cinco años que nos prepara y dona el desayuno para todos los peregrinos”.

“Después retomamos y volvemos a parar en Ituzaingó donde nos agrupamos con la gente que sale desde esa zona. Quedamos una hora y seguimos hasta Villa Olivari que es donde tradicionalmente almorzamos”, dijo. “Para las seis de la tarde más o menos estamos llegando a Ita Ibaté donde hacemos noche”, prosiguió.

“Para las cinco de la mañana del otro día, retomamos y volvemos a hacer las paradas cada cuarenta minutos hasta tomar el último envión y para las 13 estamos llegando a Itatí”.

La particularidad de este año es que, por la noche, Joselo Schuap se comprometió a realizar, junto a su grupo, la serenata a la Virgen. “También hay varios conjuntos locales que prometieron su adhesión”, concluyó.