Navegando en patrulla eterna

La Asociación de Submarinistas Británicos “We Remember Submariners”, que año a año recuerda a camaradas de diferentes países del mundo, efectuó un inesperado homenaje a los integrantes del ARA San Juan, al cumplirse el 15 de noviembre, el segundo aniversario de la tragedia. La misionera Eliana María Krawczyk formaba parte de la tripulación.

24/11/2019 16:11

La Asociación “We Remember Submarines” (recordamos a los submarinistas) agregó un pétalo celeste a su ya tradicional pin en forma de amapola, con su contorno rosa y su centro azul, para recordar a los 44 colegas argentinos que se encuentran en “Patrulla Eterna” desde el 15 de noviembre de 2017. De esta manera, los británicos quisieron expresar su apoyo a las familias de los héroes, en ocasión de recordarse el segundo aniversario de la tragedia, de la que la primera mujer oficial submarinista del país, la misionera Eliana María Krawczyk, es parte.

El Memorial Pin 2018 representa el recuerdo de “nuestros Hermanos Submarinistas” que están navegando en Patrulla Eterna. En la amapola, uno de los pétalos es de color celeste y representa al Submarino ARA San Juan.

En la página de “We Remember Submariners”, hay un texto que reza y que también alude a los 44: “No envejecerán como nosotros, a quienes nos permiten envejecer. La edad no los va a cansar ni los años los condenarán. Cuando baje el sol y en la mañana los recordaremos”.

El prototipo del pin fue otorgado a Silvina Krawczyk, hermana de Eliana, y se estima que en breve será recepcionado por el resto de las familias. A través de las red social Twitter, Silvina conoció a Lyall Plant, un submarinista retirado, que es de Dublín, Irlanda, y vive en un pequeño pueblo junto al mar llamado Donaghadee. Luego, mediante diálogos que mantenían por Instagram, “en uno de los mensajes me dijo que quería que yo, por ser la hermana de Eliana María, tuviera los pines”. Cuando la mujer los recibió y le escribió para agradecerle por el gesto, “me respondió que Eliana está orgullosa de mi, que a lo largo de estos dos años he demostrado ser una mujer fuerte. El deseo de Lyall es que viva mi vida sabiendo que Eliana siempre estará conmigo y que debo estar muy orgullosa de ella”.

También expresó que “cuando el ARA San Juan se perdió y con la búsqueda de Ocean Infinity, toda la comunidad marina mundial se unió para que se encuentre al submarino. Sentían que con la posición final del submarino todos los familiares tendríamos un poco de paz en nuestros corazones”.
En diálogo con Ko´ape, dijo que el hecho que “me lo haya enviado es un gesto muy noble y loable, es un gesto de respeto para con Eliana María, la Primera Mujer Oficial Submarinista de la República Argentina”. Con la venta de los pines del ARA San Juan se juntó dinero que se distribuirá entre las familias que recibieron la Medalla al Honor Militar, “es un gesto de la asociación para con nosotros, digno de destacar”.

“Ser mujer y formar parte del ARA es una opción de vida diferente. Ellos navegan en superficie y en submarinos. Siempre pienso que en Eliana, una mujer real nacida y criada en Oberá, Misiones, están todas las mujeres: las que estudian, las que trabajan, las que forman una familia y las que, como yo, eligen priorizar sus carreras”, reflexionó, sin dejar de emocionarse.
Admitió que su hermana “era una enamorada de la tierra roja” y que, por ende, “la considero una digna embajadora de nuestra provincia”.

Silvina, que es licenciada en Plantas Propulsoras Marinas y es maquinista de la Marina Mercante, recordó que la República Argentina tienen submarinos desde 1933, y que la Armada Argentina admitió el ingreso de mujeres desde 1979.

Eliana rindió el examen de ingreso en 2003, y en 2004 ya formaba parte de la promoción N° 137. Desde 1933 hasta 2012, año en el que Eliana egresó de la Escuela de Submarinos y Buceo con el mejor promedio de su promoción, pasaron 79 años.

We Remember Submariners es una ONG británica que se dedica a asistir a submarinistas o familiares de los mismos en hechos luctuosos o emergencias. “Todos, sin importar el país al que sirvamos, compartimos la misma cultura y experiencias. Los mismos peligros, a los que un submarinista está expuesto bajo el agua”, aseguran. en la foto Lyall Plant (derecha), foto tomada en 1975.