El Gabinete

Terminado el período de elecciones, Alberto Fernández armó un equipo de transición que muestra nombres para su Presidencia. Herrera Ahuad reunió referentes para hablar sobre política y la gestión que vendrá.

03/11/2019 08:19

Alberto Fernández resultó electo sin ballotage. Tiene la responsabilidad de planificar medidas, algo que poco y nada se vio en los últimos cuatro años y que desembocó en una de las crisis más importantes del país. El peronista debe trabajar con un equipo para cumplir con las expectativas de quienes lo votaron, esperanzados en un país mejor para vivir.

La foto del día después de la elección entre Mauricio Macri y él, fue el inicio de una transición que se presenta (hasta ahora) dentro de los parámetros normales de un recambio. En esta transición, el Presidente electo eligió a cuatro personas para elaborar un diagnóstico previo al 10 de diciembre. Y, con el correr de la semana, se fue sumando una cantidad similar. Santiago Cafiero, Vilma Ibarra, Eduardo “Wado” de Pedro y Gustavo Beliz hoy forman el ala política de la avanzada del Frente de Todos hacia lo institucional.

Pero, en el plano económico, esta semana aparecieron cinco nombres encargados de evaluar la situación para proponer la implementación de la gestión. Matías Kulfas, Cecilia Todesca y Guillermo Nielsen fueron visibles durante la campaña en reuniones con el FMI y empresarios. A ellos se sumaron el exvicepresidente del Banco Central Miguel Pesce; la expresidente de la misma entidad, Mercedes Marcó del Pont; y el diputado y expresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) José Ignacio de Mendiguren.

Como ocurre en los análisis, a la espera del anuncio de la composición del próximo Gabinete, se tejen versiones de los cargos que algunos de esos nombres podrían ocupar desde el 10 de diciembre. Cafiero en la Jefatura de Gabinete; Ibarra en Legal y Técnica; de Pedro en Interior; Béliz o Alberto Iribarne en la Secretaría General; Todesca en Hacienda o en Industria; Kulfas en el BCRA; Marcó del Pont en AFIP; Nielsen o el misionero Sergio Lanziani en Energía; y de Mendiguren o Gabriel Katopodis en Producción, son algunos de los que se mencionan con insistencia, incluso antes de las elecciones.

A ellos se suman como posibles ministros de Alberto F. nombres como Claudio Moroni para Trabajo; Lucía Corpacci, Ginés González o Pablo Yedlin en Salud; Facundo Moyano o Matías Lammens en Deportes; María Eugenia Bielsa en Vivienda y Hábitat; Daniel Filmus o Jaime Perczyk en Educación; Victoria Tolosa Paz, Alberto Kornblihtt o Roberto Salvarezza para Ciencia y Tecnología; Felipe Solá o Jorge Argüello en Relaciones Exteriores; Victoria Donda o Dora Barrancos en Igualdad y Género; Daniel Arroyo a Desarrollo Humano; Diego Gorgal para Seguridad; Marcela Losardo en Justicia; Luis Puenzo en el INCAA; Daniel Rafecas para Procurador General; Emmanuel Álvarez Agis al Banco Nación; Leandro Santoro en Cultura y Medios Públicos.

A su regreso de México, Fernández se encontrará con el grupo de la transición y se espera para fines de noviembre una confirmación de los funcionarios que iniciarán la llegada a la Rosada en diciembre.

El electo mandatario debe congeniar entre su grupo más cercano, CFK y el kirchnerismo, los gobernadores, los intendentes y los aliados que consiguió para ganar cada casillero del organigrama a cubrir.

Como en el Poder Ejecutivo, hay danza de nombres para el Congreso nacional donde el Frente de Todos tendrá mayoría en el Senado pero no en Diputados. En la Cámara alta, la presidencia corresponde a la vicepresidenta Cristina Fernández. Pero, en la titularidad del bloque hay puja entre la mendocina Anabel Fernández Sagasti (cercana a la exmandataria) y el cordobés Carlos Caserio (con fuerte aval de los gobernadores y aliados).

La salida al conflicto sería que Caserio sea ungido como presidente Provisional del Senado, es decir, quien comanda las sesiones cuando CFK se ausente.

En la Cámara baja, la promesa es elegir al bonaerense Sergio Massa en la presidencia. A cargo del bloque del peronismo suena el santafecino Agustín Rossi.

 

No cede

Mientras se arman los esquemas de poder para el nuevo Gobierno, la economía no cede en mostrar los malos resultados que quedarán como herencia de Mauricio Macri. Los precios siguen tomando impulso y el próximo martes se conocerá el índice del INDEC (se calcula una inflación del 4% para octubre aunque crecería más en noviembre). Al menos hubo una buena noticia en materia de precios: el pan seguirá al mismo precio en Misiones, según lo confirmaron los industriales. Las familias argentinas deberán también asumir aumentos en celulares, medicina prepaga y servicios públicos.

Además del reciente ajuste en combustibles del 5%, ya se habla de otro incremento para mediados de noviembre (cuando finalice el congelamiento) o para diciembre. Nadie duda del impacto que esa suba tiene sobre la canasta alimentaria, servicios y diferentes rubros. Como lo tiene el dólar (aún con cepo), cuya cotización minorista oficial finalizó el mes de las elecciones presidenciales con una suba acumulada del 5,7%. Mucho mayor fue la cotización del “blue” que llegó el viernes a los $69 (9% por encima del oficial); y el “contado con liqui” a $80.

Al ver que los dólares siguieron con una venta importante, el BCRA decidió profundizar el cepo cambiario. Puso un límite de u$s50 como máximo por operación que podrán otorgar los bancos como adelantos en efectivo a tarjetas en el exterior.

“Los resultados económicos fueron indudablemente malos y explican por qué Macri perdió su intento de reelección. Pero aún vale la pena señalar que Argentina hizo un progreso sustancial durante estos años”. ¿Quién lo afirmó? El creador de las Lebac luego transformadas en Leliq, Alberto Sturzenegger. El expresidente del BCRA, es sin dudas uno de los máximos responsables del desastre económico pero opinó sin culpa por los resultados hasta acá.

Respecto a los malos resultados, esta semana se conoció que la cantidad de puestos laborales registraron en septiembre una caída del 2,6%, según datos oficiales publicados por la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL), elaborada por el Ministerio de Producción y Trabajo.

La construcción cayó 10,5%; industria manufacturera un 4,2%; comercio, restaurantes y hoteles un 3,8%; transporte, almacenaje y comunicaciones 1,9%; y servicios financieros y a las empresas 1,4%.

A su vez, el índice de salarios (para quienes todavía lo conservan) subió 2,4% en agosto, muy por debajo de la inflación del 4%, mientras en el último año los sueldos perdieron 12 puntos frente al alza de precios.

 

Reunión a la vera del río Paraná

Con el escrutinio definitivo finalizado, la renovación reunió a los responsables de circuito electoral en instalaciones del club Pira Pytá. Asado de por medio, encabezada por el gobernador electo Oscar Herrera Ahuad, se sentaron a escuchar el análisis político los referentes del oficialismo y los partidos aliados en el frente. El encuentro ocurrió a pocos días de producirse una importante reunión de Herrera con el conductor renovador,

Carlos Rovira, donde comenzarán a delinear el futuro Gabinete que jurará el 10 de diciembre. Entre los participantes del quincho a la vera del río Paraná estaban los “viejos” dirigentes que fundaron la renovación misionera y muchas caras nuevas incorporadas ya para la competencia de junio pasado.

Trascendió que Herrera Ahuad puso énfasis en que los “fundadores” entiendan que se transita “la renovación de la renovación”. Y que esa decisión se vio en las responsabilidades que se asignaron a nuevos dirigentes, para militar en los circuitos, desplazando a los más desgastados.

Al parecer, el mandatario provincial electo les dejó en claro a los protagonistas del “refresh” que estar en esa cena les asignaba lugares en el esquema político partidario o de militancia dirigencial; pero no significaba que todos pudieran tener cargos institucionales en su Gobierno.

En la reunión, sí les habría advertido a todos los presentes que la exigencia será “dar respuesta continua a la gente, por sí o por un no a las demandas, pero dar la cara, estar al lado de los misioneros y hacerse cargo de las responsabilidades que se asignen”.

Mientras se espera la confirmación oficial para mediados de noviembre, habría ministros ratificados y otros que serán desplazados. Por ahora, todos los funcionarios hasta el nivel de directores deberán presentar sus renuncias esta semana, “para dar libertad a Oscar”.

Entre los ratificados estarían Marcelo Pérez (Gobierno); Rafael Morgestern (Deportes); Adolfo Safrán (Hacienda); José María Arrúa (Turismo); Santiago Ros (IPRODHA) y Héctor Rojas Decut (IPLyC).

Entre los nuevos, podrían asumir Joselo Schuap (Cultura); Verónica Derna (Ecología); Oscar Alarcón (Salud); Benilda Dammer (Desarrollo Social); Sebastián Oriozabala (Agro); Miguel Sedoff en Educación si Ivonne Aquino no sigue; y un diputado de un partido aliado con mandato a vencer en diciembre para Coordinación de Gabinete.

Las dudas siguen estando en Acción Cooperativa, Industria, Prevención de Adiciones (recientemente anunciada su creación), Agricultura Familiar, EMSA, Energía (Sergio Lanziani es mencionado como posible integrante del equipo de Alberto F.), Derechos Humanos, IPS, Trabajo, DGR, IFAI, Vialidad y la UEP.

Entre legisladores salientes propios y aliados, intendentes no reelectos y jóvenes militantes, la cúpula renovadora definirá el Gabinete que vendrá.