Parque de las Sierras

El Parque Provincial Raúl Martínez Crovetto nació a principios de los años 90 para proteger un área natural en donde coexisten dos ecorregiones amenazadas, y hoy también permite a los turistas adentrarse en la selva misionera como en ningún otro sitio.

14/10/2019 09:21

 

El parque provincial “Ingeniero Raúl Martínez Crovetto”, también conocido como “Parque de las Sierras”, se encuentra a unos 23 kilómetros de San José, en el departamento de Apóstoles.

Establecido como parque en 1993, cuenta con 1.088 hectáreas de selva virgen y se establece como la única área natural protegida del país que custodia la unión de dos ecorregiones muy amenazadas.

Fue creado con el objetivo de preservar un espacio de transición entre el ambiente de las selvas mixtas, característico del norte de la provincia, y el ambiente de los campos y malezales, más comunes del sur de Misiones y el norte de la provincia de Corrientes.

El parque Crovetto está totalmente aislado de la urbanización de las ciudades.

La señal telefónica es prácticamente nula y la única edificación existente en kilómetros a la redonda es la pequeña cabaña donde viven los guardaparques que vigilan y cuidan de este lugar.

Llegar es bastante sencillo, el parque se encuentra a poco más de 20 kilómetros desde San José y a 40 kilómetros de Apóstoles. También se puede acceder partiendo desde Cerro Azul o Concepción de la Sierra.

El camino, si bien es rural y sin asfaltar, se encuentra en muy buenas condiciones y bien señalizado, además de ser muy pintoresco.

En cuanto a las actividades, el Parque Crovetto cuenta con 2.600 metros de senderos amplios, abiertos y bien cuidados, que permiten hacer “trekking” a través de la selva y que además es una ruta que conecta los cinco saltos que existen dentro del predio.

Además, a lo largo de esta zona protegida habita una gran variedad de animales autóctonos de este ecosistema, como monos caí, osos meleros, víboras, tucanes, pájaros carpinteros, entre muchos otros. Y aunque no es muy común que se acerquen a los senderos, en ocasiones esto puede llegar a ocurrir, permitiendo a los visitantes observarlos en su habitat natural.

Otro de los atractivos que tiene es la posibilidad de quedarse a acampar.

En cuanto a servicios, el parque brinda lo justo y necesario. El sitio cuenta con mesas para camping, parrillas, luz eléctrica, agua potable y letrinas. Pero hay que ir bien preparados y llevar todo lo necesario, ya que no cuenta con servicio de cantina y el negocio más cercano queda a 23 kilómetros en la localidad de San José.

El parque está abierto al público durante todo el año y la entrada es totalmente libre y gratuita.