Conocido médico de Posadas fue denunciado por abuso y acoso

En el sanatorio rescindieron su contrato y ya no pertenece al staff. En el hospital está de licencia y su situación es complicada. Los pacientes son una adulta y una adolescente.

22/09/2019 14:12

Un reconocido médico de esta ciudad debió dejar su histórico consultorio en el Sanatorio Boratti, porque esa institución canceló su contrato de servicio tras recibir una denuncia en su contra por haber manoseado a una paciente, pero, además, tiene otra de carácter penal, que instruye el juez de Posadas. En ambos casos, se trata de personas adultas.

Según pudo confirmar PRIMERA EDICIÓN, la presentación formal fue ante escribano público por presunto abuso sexual contra este médico en el Boratti. Así, se trató de la primera radicada en el nosocomio privado contra este especialista, quien durante varios años fue referente en la Provincia de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

De acuerdo a las fuentes consultadas, las autoridades del Boratti se reunieron con los denunciantes quienes, luego de contar lo sucedido, reclamaron que el profesional dejara de atender allí. Hasta el momento, la paciente fue la única que se animó a ir más allá de los dichos, ya que habría más reclamos verbales de otros que se sintieron maltratados y los rumores contra el proceder del profesional circulaban desde hacía meses.

“Se negaba a atender a algunos pacientes porque no le había gustado algo o cancelaba los turnos de pacientes si estos llegaban cinco minutos tarde… comportamientos más reñidos con faltas éticas. Por este tipo de motivos ya tenía 17 sanciones administrativas en ese sanatorio”, contó la fuente.

 

Dejó de pertenecer al staff

Fue por ello y por la gravedad de los hechos denunciados, que esta clínica inició una investigación interna con la colaboración de la paciente denunciante, su esposo y de varios testigos. En esa instancia no fue convocado el médico porque estaba en un viaje en el exterior. Tras este proceso de investigación interna y a su regreso al país, se le notificó en los primeros días de julio la rescisión del contrato de servicio y se le dio un plazo legal de 30 días (pre-aviso) para dejar el edificio.

Formalmente, dejó de pertenecer al staff de ese sanatorio a partir del primer día de septiembre. Vale decir que el cuestionado profesional tiene ahora su consultorio en otra reconocida clínica posadeña. Es, además, médico de planta del Hospital Provincial de Pediatría, donde está con licencia.

En principio, lo sucedido no sería denunciado ante la Justicia porque la paciente afectada y su familia no quieren pasar por esta instancia; “ellos no quieren iniciar una acción judicial, se dan por satisfechos con el alejamiento del especialista, porque saben que el profesional tiene en curso otras denuncias en su contra y mucho más graves”, según confiaron a este Diario.

En este caso, pese a que el médico es gastroenterólogo pediatra, la paciente era una adulta, porque el médico en cuestión recibió derivaciones de personas mayores por su especialidad para detectar la celiaquía.

 

Ya hay denuncia en la Justicia

Seguramente este médico no duerme tranquilo. PRIMERA EDICIÓN confirmó que, además de la presentación administrativa, hay al menos una denuncia penal por presunto acoso que pesa en su contra, presentada en abril de este año en el Juzgado de Instrucción III a cargo de Fernando Verón.

Los denunciantes son los padres de la paciente, una adolescente de 14 años que fue atendida desde bebé por este profesional de la salud que, además de ser pediatra, hizo también la sub-especialización en gastroenterología infantil. En este caso, la menor de edad era atendida en el Parque de la Salud.

Habría una segunda denuncia penal en su contra en el mismo Juzgado de Instrucción.

En tanto, en el hospital de Pediatría, el profesional ahora denunciado en la Justicia sigue de licencia y las autoridades del nosocomio se niegan a que vuelva atender allí, hasta que resuelva su situación. Según fuentes consultadas, también en ese lugar hubo muchos reclamos de las trabajadoras más jóvenes por su comportamiento, y se generó más de un escándalo por los mensajes privados y solicitudes indecentes que el médico habría enviado a las madres de sus pequeños pacientes. La situación es realmente muy delicada pues, en ese mismo hospital, trabaja su exesposa, una médica prestigiosa, respetada y querida por todos.

Pese a todo, el comportamiento del médico pediatra aún no está bajo investigación sumaria del Ministerio de Salud Pública. Consultado al respecto por este Diario, el subsecretario de Recursos Humanos de Salud Pública, Rodolfo Fernández Sosa, aseguró que en ese organismo no tienen constancia de ninguna denuncia formal contra este especialista ni tampoco se le inició un expediente por los motivos mencionados con anterioridad.

 

Qué dice el Código Penal

El abuso sexual es una agresión sexual que atenta contra la libertad sexual de la persona y su derecho a elegir la actividad sexual que quiere realizar. Si es cometido contra un menor afecta además su desarrollo personal en su sexualidad.

Para que se considere abuso sexual es necesario: 1) una conducta abusiva de contenido sexual; 2) contacto corporal directo entre el agresor y la víctima; 3) que este contacto físico afecte las partes sexuales del cuerpo de la víctima; y 4) ausencia de consentimiento en la víctima respecto del acto sexual en que se ve involucrada.

Se considera abuso sexual a la actividad sexual con un menor de 13 años, aunque haya prestado su consentimiento.

Se considera abuso sexual agravado cuando el sometimiento sexual fue gravemente ultrajante para la víctima: si hubo acceso carnal, por el resultado, por el parentesco con la víctima, por la calidad del autor, por la enfermedad del autor, por el número de autores, por el medio empleado, por la edad y situación de la víctima.