“Los mensajes apuntaban a un encuentro sexual”

“No voy a parar hasta que este hombre sea juzgado y condenado”. El padre del adolescente de quince años, víctima del docente detenido por grooming el domingo en 25 de Mayo, habló en con PRIMERA EDICIÓN y aseguró que temió por su hijo.

18/09/2019 10:06

RENAULT CLIO. Dentro del automóvil se hallaron dos teléfonos celulares y un tablet.

“Yo confío en la Justicia, no busco venganza pero no voy a parar hasta que este hombre sea juzgado y condenado como se debe”.

El padre que el último domingo salvó a su hijo de caer en la trampa de un presunto abusador, un acosador virtual, un supuesto educador de música que ahora está bajo una nueva investigación y probable acusación por “grooming y corrupción de menores”, aceptó dialogar con PRIMERA EDICIÓN bajo las premisas de cuidar los detalles y que su identidad no fuera insinuada ya que podría repercutir en la víctima directa, sufrir la doble victimización, un trauma aún mayor al que le tocó atravesar tras el acoso a través de Internet y celular para concertar una cita donde podría haber sido abusado sexualmente.

“Sobre lo que sentí el domingo, lo que hice por mi hijo y sigo sintiendo ahora, la verdad es que todavía tengo bronca, pero además mucha tranquilidad. Actué en defensa de mi hijo pero no dejé de pensar en los demás chicos que podrían caer después y en los que ya cayeron con esta clase de tipos”.

En la calma de un pueblo donde el “todos se conocen” es una verdad irrefutable, también mostró valor y dejó varias frases tras las primeras horas transcurridas de la aprehensión del sospechoso de acosar a menores, el mismo hombre que debía aguardar fecha de debate para ser juzgado por el Tribunal Penal 2 de Posadas, por una causa iniciada en 2018 de idénticas circunstancias.

“Yo pido por favor, que se respete mi identidad y la de mi familia, porque no sé qué clase de personas están detrás de este sujeto. Aguardo a que la Policía profundice la investigación y nada la entorpezca”.

Con la salvedad pautada, definió lo sucedido en varios párrafos en comunicación telefónica con este Diario: “Cuando me enteré el nombre del detenido no lo reconocí, ni siquiera sabía que ya tenía denuncias como esta. Yo sólo actué de inmediato apenas vi los mensajes en el celular de mi hijo. Me di cuenta que sus intenciones eran malas y tuve miedo porque no sabía quién era el que le escribía o quiénes”.

“La Comisaría de la Mujer de 25 de Mayo me ayudó mucho y yo le seguí las conversaciones a este hombre haciéndome pasar por mi hijo, hasta concertar la cita para que los policías lo atrapen”.

“No fue fácil y tampoco lo es ahora, sólo quiero cuidar a mi hijo y a los demás chicos. Los mensajes eran claros en lo que buscaba, pero insisto, no voy a bajar los brazos. Mi hijo se pudo salvar pero no sé si hay otros que no lo lograron y eso me da temor, bronca, de todo, impotencia, pero no vamos a parar”.

 

Buen estado

En cuanto al detenido, continúa alojado en la comisaría de 25 de Mayo y hoy podría ser llevado a indagatoria ante la jueza de Instrucción 1 de Oberá, Alba Kunzmann de Gauchat, una vez que las primeras actuaciones sean presentadas por la Comisaría de la Mujer de 25 de Mayo, dependencia donde se radicó la denuncia y se inició la rápida pesquisa que permitió atrapar al sospechoso el domingo a las 18.

Este martes se tomó testimonio a cinco jóvenes que habrían aportado detalles del recorrido del presunto acosador por el casco urbano de 25 de Mayo. Según fuentes consultadas por este medio, desde el domingo 1 de septiembre lo habrían visto merodear con un Renault Clio bordó, el mismo que utilizó en Posadas hace más de tres años cuando fue denunciado por acoso a un menor.

Entre los elementos que le secuestraron el domingo por la tarde, dos celulares y una tablet resultarían determinantes para el avance de la acusación. Estos soportes serán peritadas por la Dirección Cibercrimen de la Policía.

Sobre la salud del detenido, se pudo establecer que se encuentra con la misma y estricta vigilancia montada hace tres días, que no evidenció ningún trastorno y cuadro depresivo y sólo fue visitado por un familiar directo.

También trascendió que se alimenta con normalidad y que recibiría viandas de una rotisería del pueblo, que su allegado directo pagó por varios días y con variado menú.