Comunidades mbya protestaron en las reducciones jesuíticas

Representantes guaraníes caminaron más de dos kilómetros para reclamar por el respeto constitucional a sus territorios, la salud y el acceso a la educación. Decidieron estar presentes en San Ignacio.

29/08/2019 10:00

Luego de una asamblea realizada el mes pasado, las comunidades mbya guaraníes pautaron una caminata en las reducciones jesuíticas de San Ignacio, lugar emblemático de los pueblos originarios en Misiones. Los representantes de 18 pueblos indígenas solicitaron ayer durante una protesta que la provincia escuche y respete a las comunidades, conforme lo establece la Constitución Nacional.

En diálogo con PRIMERA EDICIÓN, uno de los integrantes de la comunidad Tekoá Arandú de Pozo Azul, Francisco Medina, manifestó que “en primer lugar, recordamos que este agosto se cumplieron 25 años de la incorporación de los derechos de los pueblos indígenas a la Constitución Nacional. Por otro lado, reclamamos el cumplimiento de esta medida y su reconocimiento”.

Asimismo, señaló que en la provincia “se habla de tantas cosas pero hasta el momento no tenemos un cumplimiento como es debido. En el artículo 75, inciso 22, se establece una participación de las comunidades pero sentimos que desde el Estado no nos dan el espacio que debieran. Además, necesitamos una consulta a los pueblos guaraníes para la toma de decisiones pero jamás somos tomados en cuenta”.

Durante la mañana de ayer “estuvimos presentes en uno de nuestros territorios, las reducciones jesuíticas guaraníes, que pertenecen a las comunidades indígenas por derecho pero donde aún tenemos que pedir permiso para ingresar. En esto, el Estado tiene que reconocer nuestra preexistencia y mostrar un respeto por las comunidades”, remarcó Medina.

Por otra parte, contó que en la movilización en San Ignacio “participamos 18 comunidades de toda Misiones. Hicimos una caminata desde Gendarmería de esta ciudad hasta el lugar de las ruinas. Luego del mediodía, nos dirigimos a la comunidad Kokuere-i donde se realiza el ‘Atyñechyró’, que es un encuentro tradicional. Esta actividad se hace una vez al mes durante todo el año. Es un espacio donde aprovechamos para discutir diversos temas que pertenecen a las comunidades”.

 

Tierras originarias

En cuanto a la protesta, Medina explicó que “realizamos un reclamo a nivel provincial para que reconozcan nuestros derechos como comunidades y para acceder a los territorios que son nuestros por derecho, además de señalar las necesidades presentes en materia de salud y educación. Hasta el momento, necesitamos tantas cosas y por sobre todo tener una mayor presencia médica en las comunidades donde también notamos que no se respeta a nuestros médicos en lo espiritual, los cuales forman parte de la cultura de los pueblos. A nivel educativo, aún faltan tantas cosas por mejorarse”.

Respecto a la medida de fuerza, este integrante de la comunidad Tekoá Arandú de Pozo Azul aseguró que “la caminata fue de dos kilómetros y medio, hasta llegar al lugar de las reducciones misioneras en San Ignacio. Previamente, hace un mes en la última reunión semanal entre las comunidades se tomó la decisión de esta medida porque al ser nuestro territorio, queremos que se respete el derecho de utilizarlas con libertad”.

Sobre el nivel de diálogo presente en la provincia entre los representantes de los pueblos originarios y las autoridades, Francisco Medina aclaró que “en varias oportunidades hemos invitado a diversas autoridades provinciales pero hasta el momento no se han acercado a dialogar con los pueblos indígenas”. En los siguientes encuentros entre las comunidades mbya guaraní debatirán qué medidas seguir en materia de protestas.