Millonario brasileño criticó largas esperas en el puente Iguazú-Foz

Se trata de Luciano Hang, propietario de más de 120 tiendas en Brasil, quien uso su cuenta de Instagram para quejarse en un video por las demoras en el paso fronterizo.

15/07/2019 07:51

Luciano Hang, uno de los dueños de la reconocida cadena de tiendas Havan de Brasil y la 11ª fortuna de su país según la revista Forbes, estuvo el pasado viernes en la ciudad de las Cataratas y, a través de sus redes sociales, despotricó por la demora que tuvo que padecer para pasar el control migratorio del lado argentino del puente Tancredo Neves.

Este empresario con más de 120 tiendas diseminadas en distintos puntos del vecino país, recorrió Foz y en horas de la noche decidió cruzar la frontera para cenar en suelo argentino. Pero la demora de más de dos horas de cola que tuvo que realizar desataron su furia, y expresó su descontento a través de un video en Instagram, el cual rápidamente se viralizó debido a la cantidad de seguidores que posee.
Parte de su alocución en el video dice: “Al visitar nuestras tiendas en Foz do Iguazú decidí visitar Argentina y estuve dos horas en la aduana Argentina. Una vergüenza. ¿No quieren turistas? ¿No quieren vender? No puedo creer lo que veo. Pueden ser peores que en Brasil”.

 

Principal paso fronterizo del país

El puente Tancredo Neves es el puesto migratorio con mayor movimiento de Argentina, con más de 11 millones de pases, superando incluso al aeropuerto internacional de Ezeiza. Durante el último fin de semana largo, del 5 al 9 de julio, cruzaron por allí más de 150 mil personas, como informó en su momento PRIMERA EDICIÓN. Respecto al actual fin de semana, o del día del conflicto con el millonario brasileño, aún no se emitieron cifras oficiales.

 

Fallas del otro lado

Fuentes de la Dirección Nacional de Migraciones revelaron que el lento accionar en la frontera entre Iguazú y Foz, del cual se quejan en especial los brasileños, se debe a que el país vecino no realiza los controles pertinentes por falta de personal suficiente. Aseguran que la capacidad operativa argentina, es de 150 trabajadores, divididos por turnos, pero del lado brasileño es varias veces inferior. “Si pudieran realizar el control que corresponde, la Argentina no tendría tanta carga administrativa”, deslizaron.

Del lado argentino aducen que no se controla el ingreso a Brasil y por ello, en migraciones de Argentina le queda ingreso a Brasil y entrada a la Argentina, y es así como el tiempo operativo, al cual se recurre del lado argentino, no gusta a los brasileños, por ser mayor y más completo de este lado.