El regreso más esperado

La Clase 2 volvió y Luciano Viana se adueñó de las dos finales en Apóstoles. También hubo bis en la Clase 1 para Santiago Mantilla. En el TC4000, Kuchaski y “Bananita” Benítez repartieron el éxito, al igual que De Ley y Loprete en los míticos “fititos”.

17/06/2019 18:34

SIEMPRE AL FRENTE. Luciano Viana se quedó con el doble triunfo en la vuelta de la Clase 2. En la foto, encabezando una de las finales de ayer.

Y una tarde, las cuatro categorías del automovilismo provincial volvieron a la pista. La Clase 2 y la Copa Fiat, junto al TC4000 y la Clase 1, fueron protagonistas del show ayer en Apóstoles, por la tercera fecha del Campeonato Misionero, que tuvo seis ganadores.

En el TC4000, la primera final fue para Marcelo Kuchaski (Chevrolet 400). Desde el semáforo verde, Diego Torcasso (Dodge) picó en punta, con Grygorszyn y Mantilla acechando al piloto de San Vicente. El duelo de marcas le puso temperatura a la tarde del domingo, hasta que Kuchaski finalmente se quedó con el podio por la sanción de diez segundos para Torcasso por adelantarse en la largada.

La segunda carrera, en cambio, fue para Julio César “Bananita” Benítez, quien se impuso con su Chevy blanca. Carlos “El Indio” Mantilla, que había marcado la pole el sábado, no pudo largar por problemas mecánicos.

Con respecto a la Clase 2, hubo vencedor repetido, ya que Luciano Viana se llevó las dos finales, en el debut de la categoría durante la temporada. “Al regreso de la categoría, sumarle el triunfo es algo extra. Estoy contento porque apareció un piloto muy competitivo como Mattive, que es el futuro. Fue un lindo duelo con la juventud. Ahora esperamos que haya más autos en la próxima fecha”, lanzó el ganador a EL DEPORTIVO.

El replay o dejavú también se vivió en la Clase 1, donde Santiago Mantilla se impuso con más de 3 segundos de diferencia sobre sus perseguidores en ambas finales. La primera carrera fue sobre Carlos Zarza, mientras que en la segunda quedó atrás Deivid Skowron, el poleman del sábado.

Apóstoles también sirvió como “bautismo de tierra” para la Copa Fiat 1.4. Los tradicionales “fititos” regresaron a la competencia y en la primera final largó adelante Marcelo Smichowski, pero a mitad de competencia sufrió un vuelco al pasarse en una curva. Más allá de los minutos de susto y de la bandera roja que paralizó esa primera definición, afortunadamente el piloto no sufrió lesiones.

Ante tal situación, Loprete tomó la punta y vio primero la bandera a cuadros, pero sufrió una sanción en pista (régimen de parque cerrado) y debió entregar el festejo para el experimentado Carlos De Ley. Claro que en la segunda final, el “Tano” se tomó revancha, pisó el acelerador de su Fiat 600 y, ahora sí, festejó sin parar. “Tuve un autazo durante todo el finde gracias a Cabral, que me entregó un misil. Ahora tenemos que ver en la semana qué novedades hay, cómo seguimos, pero creo que esto va a andar bien, a pesar del año complicado económicamente para todos, vamos a tratar de sumar más autos, de que estén todos”, cerró el ganador, como reflexión de lo que se viene.

La idea de todos -también la ilusión- es que las cuatro categorías mantengan e incluso sumen más vehículos para la próxima fecha.

UN SUSTO. El “fitito” de Kuchaski volcó a la salida de una curva. Salió ileso.

Lo que viene

Según el calendario de la Federación Misionera de Automovilismo Deportivo (FeMAD), la próxima fecha del Campeonato Misionero de Automovilismo en Pista se correrá el 13 y 14 de junio en el Auto Moto Enrique Seeber de Eldorado.

 

Fotos: gentileza B. Martínez.