Campaña y desconfianza

El paquete de medidas de emergencia lanzado por Cambiemos sigue sin convencer por eso mañana, tras tomarse un descanso, el presidente Macri recibirá a empresarios para pedir apoyo. El riesgo país marcó otro récord.

21/04/2019 12:08

Ni el feriado largo de Semana Santa aplacó las críticas que recibió el paquete de medidas del “mini Plan Primavera”, lanzado el miércoles pasado por el Gobierno nacional, especialmente en lo que respecta a los “precios cuidados”. Se supone, en base al anuncio, que mañana lunes 22 comenzarán a verse los productos “cuidados” o “congelados” en los súper e hipermercados del país.

Sin embargo, hubo empresas que se adelantaron a las medidas y subieron anticipadamente los precios para ganar terreno. Según el portal La Política On Line, “Los datos de la consultora Focus Market son contundentes. Desde fin de marzo al comienzo de abril, si bien hubo algunos alimentos que bajaron sus precios como la harina (que bajó 6,8% luego de sumar un 101,1% interanual), la mayoría de los alimentos tuvieron fuertes subas. Tal es el caso de la leche, que aumentó 10%, el queso rallado, que trepó 9,2%, el dulce de leche, 8,6%, los huevos, 5,7%, el arroz, 5,1%, el azúcar 4,7% y el aceite 3,8%”. Además, aseguraron que hubo casos donde el primer trimestre del año acumuló subas por encima del 15%.

Intuyendo que difícilmente los anuncios logren mejorar la economía de los argentinos, Mauricio Macri prefirió no ser la cara visible de la presentación y mandó al ya desgastado ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne junto a los de Desarrollo Social (Carolina Stanley) y Trabajo y Producción (Danta Sica). Dujovne mostró en la señal de TV Todo Noticias que habla de inflación pero no experimenta las compras en el supermercado como la gran mayoría de los argentinos que palpan en primera persona la suba de precios. “Ahora no voy, tengo que confesar que no, que no tengo tiempo, pero hasta hace un año iba seguido y antes de ser ministro iba muy seguido”, le dijo titular del Palacio de Hacienda al periodista Nicolás Wiñaski.

Sin embargo, en el tren de la campaña oficialista por la reelección, los estrategas de comunicación presidenciales filmaron un video de Macri con una familia en Buenos Aires (a la que ya había “visitado” en 2018) donde el mandatario (con pésimo sonido) le anunció parte del paquete. Un hecho que mostró al Presidente por demás descuidado.

Párrafo aparte: estresado, el Presidente y su familia partieron a un descanso. Otro más. Esta vez por Semana Santa a Alta Gracia (Córdoba). El jefe de redacción del diario Perfil, Javier Calvo, escribió una carta abierta a Macri en la que le manifestó “la desazón que me provoca que, en medio de la grave crisis que padecemos, usted se tome una vez más unos días de relax”.

“Está bien, Presidente, que descanse. Pero sólo en los últimos cuatro meses sumó 32 días de pausa. Ocho días por mes, Presidente. En medio de la crisis. Me podrá decir que no cambia ni mejora nada que se quede acá. No se trata de eso, sino de tener gestos hacia una sociedad muy castigada, muy angustiada. Su actitud no escapa de ser interpretada como de ausencia de empatía. Su ‘yo’ por encima del ‘todos’. Y en medio de la crisis, esa comunicación agrava el malhumor. No tiene un trabajo normal, señor Presidente. Aunque le recuerdo, respetuosamente, que fue usted quien quiso este trabajo, que millones de argentinos votaron dárselo y usted insiste con que quiere seguir teniéndolo los próximos cuatro años. Lo titánico de la tarea no se condice con sus escapadas. Disculpe molestarlo en su descanso, Presidente. Lo saludo atentamente”, finalizó Calvo.

Desconfianza general

El cuestionamiento a una acción -como fue el nuevo período de descanso de Macri- es lo que transmite en general su Gobierno: desconfianza. Más aun cuando pone en la mesa una serie de medidas que no convencen.

“El Gobierno sigue sin tener noción exacta del problema y como no conoce el problema difícilmente pueda instrumentar medidas para corregirlo”, fue la conclusión el pasado miércoles (a horas del anuncio del paquete de emergencia) del economista José Piñeiro Iñiguez, máster en negocios de la Universidad de Harvard (EEUU) y exvicepresidente del Citibank en FM de las Misiones (la radio de PRIMERA EDICIÓN).

“Argentina, hoy por hoy, tiene un problema económico que es totalmente independiente del tema electoral. El único punto de relación entre ambos es que la economía es una ciencia social inexacta, con lo cual, depende de la incertidumbre que tenga el mercado. Hoy, el problema central y a corto plazo de Argentina es la incertidumbre y la falta de credibilidad que tiene este equipo económico, con lo cual la pregunta de mañana debería ser ¿el mercado le creerá? ¿Por cuánto tiempo?”, se preguntó.

La respuesta del día siguiente, feriado del Jueves Santo en Argentina pero con actividad bursátil y financiera en EEUU, fue un “mazazo” en las cifras. Las acciones de las empresas argentinas que cotizan en Wall Street cerraron la jornada con fuertes bajas, mientras que el indicador riesgo país de JP Morgan trepó hasta los 854 puntos básicos, la marca más alta en casi un lustro.
Desconfianza e incertidumbre por la campaña electoral y las encuestas que ponen en baja a Mauricio Macri, son un combo insostenible.

“El acuerdo de precios no sirve de nada, es muy primitivo hacer algo así. En el mundo todos saben que la inflación es un fenómeno monetario de raíz fiscal”, aseguró el exministro de Economía Ricardo López Murphy quien aseguró también que “el aumento del riesgo país es una muy mala noticia porque marca la reacción negativa que tuvieron los mercados a los anuncios que hizo el Gobierno”.

Dentro del país, el clima con los grandes empresarios no pasa por su mejor momento en los rubros “cuidados”. Por eso, en el marco del “pacto de caballeros” al que apeló Cambiemos sobre los precios (aunque Sica anunció decenas de inspectores para controlar la aplicación del plan); Mauricio Macri recibirá mañana en Casa de Gobierno a un grupo de referentes para pedirles “remarla” en conjunto.

Además, los principales funcionarios le pedirán a los gobernadores más cercanos a la gestión (propios y opositores) que lancen medidas similares en materia impositiva y en servicios que manejan en sus jurisdicciones. Por supuesto que sin compensación posible con fondos nacionales. Y a pesar de haber quitado millonarios subsidios en distintos rubros, además de fondos especiales como el de la Soja.

Costo de vida insoportable

Las medidas anunciadas dejaron sabor a muy poco ante tanta crisis. Un día antes del Mini Plan Primavera, se conoció que la inflación de marzo terminó en el 4,7% y acumuló en el primer trimestre del año una suba del 11,8% y en los últimos doce meses del 54,7%, informó el INDEC.

El primero en hablar sobre la inflación descontrolada, fue el exsecretario de Finanzas de la Nación, Guillermo Nielsen en FM de las Misiones. “Es para preocuparse, no es fácil de asumir el nivel de inflación que ya viene de varios meses crecientes. Es una luz totalmente roja en el horizonte y me temo que no es algo que se vaya a resolver fácilmente. Estamos en una situación muy parecida a la previa de la convertibilidad o en la previa del Plan Austral. Acá necesitamos una reforma monetaria, esto no da para más porque con lo deteriorado que está el peso es imposible sacar al país de la recesión”.

Y agregó: “con estos resultados está claro que no se puede andar con parches como un acuerdo de precios y cosas por el estilo, la economía va a una velocidad donde no hay acuerdo de precios posible. Esto necesita un régimen monetario que implicaría dos posibilidades. Una es volver a una convertibilidad, pero introduciendo aquellas cosas que fueron parte de la experiencia anterior; la otra alternativa es que haya una dolarización de la economía, pero da la impresión de que no tenemos los dólares suficientes”.

Más adelante, Nielsen se refirió al problema de fondo que identificó en pérdida total de credibilidad. “Debería haber una magia muy importante para que esto sea efectivo, pero no veo la densidad intelectual necesaria para llevar adelante un plan con la audacia que el momento requiere”, aseguró.

Paralelamente a la revelación de cifras del INDEC, en Misiones la directora el Instituto Provincial de Estadística y Censos (IPEC), Silvana Labat, reveló que “una familia tipo para no ser considerados pobres necesita 32.600 pesos”.

No es nuevo que en el NEA, donde se ubica Misiones, el costo de vida es de los más altos del país. No sólo en alimentos sino en servicios y en el precio de los combustibles que tienen importantes diferencias negativas para los misioneros.

¡Largaron!
El pasado jueves, comenzó formalmente la campaña electoral en Misiones, con la vista puesta en el 2 de junio. Sin embargo, todos los frentes decidieron que las acciones más fuertes se realizarán desde mañana lunes, tras las Pascuas.

En carrera quedaron 621 sublemas con sus respectivos candidatos, que fueron oficializados el pasado viernes por la noche. Unos 59 intendentes buscarán la reelección. En el plano provincial, esta semana se sabrá si Héctor “Cacho” Bárbaro se convierte en el candidato a vice de Isaac Lenguaza y, así, se completarán las fórmulas provinciales que ya tenían a Herrera-Arce por la renovación y a Schiavoni-Pastori por el macrismo-radicalismo-puertismo.