Tomate frito contra el envejecimiento

Belleza: hallaron que añadiendo cinco cucharadas de tomate frito en la dieta diaria de diez voluntarios mejoraba la protección de su piel contra el daño que produce la radiación ultravioleta.

04/02/2019 18:25

Las pastas con salsa de tomate y la pizza podrían convertirse en las nuevas herramientas para la lucha contra las quemaduras del sol y las arrugas, según un nuevo estudio realizado por investigadores de las universidades de Manchester y Newcastle, de Gran Bretaña, que han presentado en la Sociedad Británica para la Investigación en Dermatología y que se publicó en BBC News.

Los autores hallaron que añadiendo cinco cucharadas de tomate frito en la dieta diaria de diez voluntarios mejoraba la protección de su piel contra el daño que produce la radiación ultravioleta, la cual puede originar envejecimiento prematuro y cáncer de piel.

Los voluntarios tomaron un promedio de 55 gramos de tomate frito y 10 gramos de aceite de oliva diariamente.
Otro grupo de 10 participantes recibió sólo el aceite de oliva.
Después de tres meses, la piel de los sujetos del grupo que consumieron tomate contaba con un 33 por ciento más de protección contra las quemaduras del sol (el equivalente de un factor bajo de crema solar) y con niveles mucho más altos de procolágeno, una molécula que proporciona su estructura a la piel y la conserva firme.

“Este incremento de los niveles implica una gran reserva contra el proceso de envejecimiento de la piel.
Además, la cantidad de tomate frito que tomó el grupo es una proporción que fácilmente se puede consumir si se ingieren abundantes comidas acompañadas de tomate”, sostuvo Lesley Rodees, dermatólogo de la Universidad de Manchester.

El estudio indica que el que está detrás de este aparente beneficio es el antioxidante licopeno. Este componente del tomate, que se encuentra en altas concentraciones cuando éste ha sido cocinado, ya se ha relacionado con la reducción del riesgo del cáncer de próstata.

El estudio en ambos grupos ha sido pequeño y breve, por lo que el equipo está ahora investigando los beneficios del licopeno para la piel.
Sin embargo, los investigadores alertan que el consumo de tomate frito debe ser visto como una ayuda adicional y no, como una alternativa a la crema solar.

Colabora
Alba Brandt
Cosmiatra
En Facebook
[email protected]
Whatsapp 3764 561642