Policía del “falso parte”, pasado a disponibilidad

La investigación interna permitió identificar a un suboficial que trabajaba en San Vicente.

16/01/2019 15:45

Imagen ilustrativa

Tras el revuelo que causó un falso parte policial que informaba sobre el presunto abuso sexual de un efectivo policial por parte de tres hombres, desde la propia Policía de Misiones se inició una investigación que logró identificar al autor del documento, quien finalmente fue pasado a disponibilidad por la Jefatura.

Así lo pudo saber PRIMERA EDICIÓN mediante sus fuentes, quienes confirmaron que el uniformado en cuestión es un suboficial que hasta ayer prestaba servicios en el ámbito de la Unidad Regional VIII de San Vicente, casualmente donde también trabaja el policía damnificado por la información errónea.

Justamente, ese cabo también radicó una denuncia penal ante la Justicia por los daños morales ocasionados por el episodio, que trascendió a través de las redes sociales durante el último fin de semana. Se investiga ahora si se trató apenas de una “broma” o de un certero intento por embarrar la imagen del damnificado.

Lo cierto es que el “falso parte”, con las características propias de un documento original, circuló el sábado por la mañana a través de WhatsApp. En el mismo se informaba que “Se recepcionó llamado de un vecino (…) el cual manifiesta que en la casa de un personal policial se escuchan fuertes ruidos y gritos, por lo cual se comisiona móvil policial.

El comunicado, en el que consta la identidad completa del cabo e incluso el barrio en el que vive, continúa al decir que ese agente policial “estaba siendo abusado por otros tres masculinos. Al ingresar por medio de la fuerza a la casa, el ciudadano (por el uniformado) se entrevista con el oficial declarando que él era gay y que esos hombres eran sus amantes”.

Una vez conocido el caso, tomó intervención la Unidad Regional VIII de San Vicente y el propio jefe de la Policía provincial, comisario general José Mazur, quien ordenó una investigación mediante Cibercrimen para establecer la autoría de la “fake news”. Posteriormente el policía damnificado radicó formal denuncia. Una vez confirmado el hecho se llevaron adelante las correspondientes medidas.