Protegieron a concejal que falsificó ordenanza

Ediles del bloque renovador se negaron a destituirlo. Opositores sospechan que se trata de una maniobra para cubrir al intendente en la causa por el despido de una trabajadora municipal.

22/12/2018 15:01

El concejal que admitió ante la Justicia haber falsificado documentos públicos para acelerar el despido sin causa de una empleada municipal -que ahora está enjuiciando al municipio-, seguirá en su cargo ya que sus pares del bloque renovador lo protegieron y se negaron a destituirlo.

Se trata del expresidente del Concejo Deliberante y actual edil, Emiliano Recalde, quien asumió toda la responsabilidad desligando de la causa al intendente Eberth Vera. Hay quienes creen que es una maniobra para cuidar al “jefe político”.

En su declaración ante el Juzgado de Instrucción 1 de Eldorado, el concejal reconoció que cometió “el error”. “El intendente me habría sugerido que dejara sin efecto la ordenanza anterior sobre el trabajo en planta permanente de la agente (Noelia) Solís por una cuestión presupuestaria. Me olvidé de tratarlo en sesión. El intendente me preguntó cómo había quedado. Yo tenía acceso a la información, redacté la ordenanza como si fuera tratado en sesión”, declaró en sede judicial admitiendo así haber falsificado una ordenanza.

Ante esto Ernesto Denis, integrante de Cambiemos, propuso a través de un proyecto de resolución que el tema se trate sobre tablas acorde a la gravedad del delito sobre el que fue denunciado Recalde (presidente del HCD de 2011 a 2015), presentando como prueba su declaración indagatoria donde admite la acusación. Cabe agregar que el peritaje de la firma dio positivo.

La causa comenzó luego de una declaración de la exempleada Norma Solís, quien denunció que crearon una ordenanza trucha para despedirla porque estaba enfrentada al jefe comunal. La mujer aseguró que en el libro de actas del Concejo no figura la polémica resolución.

Sus dichos fueron confirmados por Recalde, quien era presidente del Concejo Deliberante. Lo más insólito es que ahora admitió su delito en la justicia y sus compañeros de bloque, en lugar de adoptar una sanción disciplinaria y destituirlo o suspenderlo, votaron en contra y prefirieron “cuidarlo”.

“Cuando alguien declara haber cometido una irregularidad no hay razón para decir que debemos esperar que la justicia lo debe condenar. Los concejales renovadores dijeron que el caso debe esperar el fallo de la Justicia como ocurrió en Iguazú con Gabriel Llamas y Silvio Novelino en Irigoyen. Por causas menores esos concejales perdieron sus cargos”, señaló Miguel “Toti” Tarnoski, dirigente de Cambiemos.

“Fue la última sesión del año y lastimosamente vemos que las instituciones de Colonia Delicia sólo funcionan contra los opositores porque no actúan de la misma manera contra los oficialistas”, finalizó.