Ataque en la costanera: mujer del detenido apuntó a un camionero

La mujer denunció que los daños en la Toyota Hilux fueron obra de un camionero que trabaja para su marido, a quien le prestaron la camioneta. Ese hombre se desligó ante la Policía.

29/09/2018 14:56

La mujer del joven de 29 años detenido bajo sospechas de atropellar a una pareja en la avenida Costanera Oeste, tras lo cual secuestró a una de las víctimas con presuntos fines sexuales, presentó ayer una llamativa denuncia en la que apuntó a una tercera persona por ese episodio.

Entre otras cosas, la denunciante aseguró que el último domingo por la noche, cuando sucedió el hecho, la camioneta Toyota Hilux registrada a su nombre estaba en poder de un camionero que trabaja para su marido, quien le devolvió el rodado recién al otro día.

Ese relato fue radicado ayer ante la fiscalía y ya fue elevado al Juzgado de Instrucción 1 de Posadas, a cargo por subrogancia del magistrado César Yaya.

Los detectives aseguran que se trata apenas de una estrategia defensiva para desviar la atención del apresado, quien se encuentra comprometido en razón de los identikits y de otras pruebas reunidas en la causa.

Según pudo saber PRIMERA EDICIÓN, la mujer se presentó ayer ante la fiscal de la causa y radicó una denuncia por “daños”, donde aseguró que junto a su marido le habían prestado la camioneta al camionero para que transportara cubiertas de camión hasta una gomería para reparaciones y que el hombre había devuelto el rodado con destrozos en el “deflector”, un cobertor que se instala para resguardar el capot.

Se trata de la Toyota Hilux secuestrada el último miércoles en la casa del padre del detenido. Los investigadores no tenían dudas: ese vehículo habría sido el utilizado por el autor del hecho para cometer el ilícito, según la matrícula y las pericias realizadas en la Jefatura de la Policía.

Los especialistas creen que la denuncia de ayer guarda relación con un intento por “despegar” al apresado del episodio y responsabilizar al camionero.

Casualmente, al momento de ser detenido, el joven había señalado a ese mismo chofer. Sin embargo, no se explica por qué la mujer demoró cinco días en radicar la denuncia por “daños”. Por eso es que los detectives sospechan que se trata apenas de una estrategia defensiva para desvirtuar lo realizado en la investigación.

Además, el propio camionero declaró en sede policial minutos después de ser apuntado por el propio detenido. Confirmó que trabaja como conductor del camión que posee el arrestado, pero negó la versión del sospechoso: dijo que efectivamente pidió prestada la Toyota Hilux para acarrear neumáticos, pero aseguró que se la entregó a sus propietarios el último sábado por la noche, es decir, mucho antes de que se produzca el atropellamiento e intento de rapto.

De confirmarse eso último, la situación del detenido se complicaría todavía más. Es que los identikits realizados por las víctimas coinciden con sus rasgos faciales, al tiempo que para los detectives no se explica por qué, si no tenía nada que ocultar, escondió la Hilux en una vivienda deshabitada que es propiedad de su padre, donde finalmente fue encontrada.

El joven de 29 años fue apresado el último miércoles por la noche en su casa del barrio Yacyretá. La camioneta, en tanto, estaba en el garage de una vivienda de avenida Zapiola casi Quaranta.

Ese fue el corolario de una exigua pesquisa realizada por efectivos de la Dirección de Investigaciones de la Policía provincial en relación con lo sucedido el último domingo a las 21.30 en costanera Oeste casi Chacabuco.

En el lugar, un adolescente de 17 años y una joven de 18 permanecían en un banco cuando fueron sorprendidos por la Toyota Hilux, que aceleró y atropelló a ambos. El conductor se bajó del rodado y subió por la fuerza a la muchacha, quien apareció varios minutos después cerca del Club de Educación, en estado de shock. Sólo sufrió raspones y se cree que no fue abusada.

El menor, en tanto, sufrió fisura de cráneo y otras lesiones por las que hasta ayer permanecía internado en el Hospital Madariaga, estabilizado y fuera de peligro.

Los detectives tratan de dilucidar ahora los motivos de la agresión. En ese sentido, investigaban si alguna de las víctimas conocía previamente al joven ahora detenido.