El observador que llevamos dentro

Cuanto más tiempo estés presente con tu observador latente más en armonía y en paz estarás contigo mismo.

17/09/2018 10:09

Podemos ser quienes somos o quienes nos dice nuestro ego que somos. Cuando el ego calla, el observador que hay dentro revive, y revive también quien soy.

El ego es esa parte en nuestro interior que nos dice cómo deberían ser las cosas, cómo deberían ser las personas, lo que está bien o está mal, donde surgen los juicios, las ideas, las creencias, los mandatos.

Cuando sólo está presente nuestro observador, sólo hay amor, aceptación, ser, paz y hay armonía.

El ego es quien nos da la posibilidad de tener libre albedrío, de poder elegir entre lo que creemos correcto y lo que queremos, siempre elegimos uno de los dos. O elegimos simplemente dar lugar al observador que hay en nosotros y fluir sin control, dejando que todo suceda, confiando y aceptando.

¿Cómo podemos conectar con nuestro observador que nos da calma y armonía? Desactivando los pensamientos, las ideas, las creencias, sin expectativas, simplemente observando cómo son las cosas y admirando el fluir natural de la vida.

Cuando miramos desde nuestro observador vemos cosas que antes no veíamos, vemos ideas diferentes porque se han apagado nuestras ideas y entonces pueden surgir nuevas ideas o nuevas soluciones, nuevas inspiraciones.

Descubrir y potenciar nuestro observador es fácil, sólo requiere de intención y voluntad, intensión de apagar los pensamientos y voluntad de seguir solamente observando cuando surjan algunos pensamientos de juicio, creencias o de cualquier situación.

Cuanto más tiempo estés presente con tu observador latente más en armonía y en paz estarás contigo mismo y por ende con los que te rodean.
Dejamos de esperar para aceptar todo tal como es. Puesto que todo lo que piensas que es miedo o puede pasarte viene desde tus pensamientos, desde el ego. Y observando puedes reprogramarte.

Si te ayuda puedes imaginarte desde tu atención en los ojos y ver qué ves, qué observas y quedarte así por unos minutos, luego por unos quince minutos más, luego media hora, una hora, hasta que se vuelva un hábito innato.

Vivir en paz y armonía es posible, sólo es cuestión de entrenar. Hoy es posible, un día a la vez. Hazlo.

Colabora
Natalia de las Nieves
Coach y Terapeuta Motivacional
En Facebook: Rincón
De Luz y Bienestar
3764-4366593