Signos que desalientan, nuestra editorial de hoy

La semana económica del país terminó con datos concretos que desalientan a cualquier esperanzado en una mejora en el corto plazo. Vale la pena repasar algunos que muestran un conjunto de variables que sostienen, con fuerza, el alerta sobre el futuro de la economía argentina y los efectos sobre la población, especialmente de los que más sufren.

25/08/2018 18:04

Oficialmente se estableció que una familia necesita alrededor de 21 mil pesos al mes para no caer en la pobreza. El dólar escaló ayer 48 centavos, a $31,46 para la venta, y marcó un nuevo récord, pese a que el Banco Central realizó operaciones en el mercado de futuros para contener la suba del tipo de cambio. En Posadas, las casas de cambio ya lo vendían a 32 pesos.

Las acciones líderes de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires cayeron ayer al cierre de la semana un 5,11%. El presidente de la Asociación de Concesionarios Automotores de la República Argentina (ACARA), Dante Álvarez, pronosticó que este año será “el peor desde 2002” para el sector. A pocos días de la finalización de agosto, hay consultoras que anticipan una inflación del mes por encima del 4%. De ser así, se posicionará como la mayor inflación desde mayo de 2016 y 2018 terminaría por el 35% en 12 meses.

La actividad económica cayó un 6,7% en junio según el INDEC. Y los datos desalentadores podrían continuar. Claro que, para quienes están alejados de los detalles de la economía les resulta suficiente con ir a comprar comestibles o mercaderías para darse cuenta que los salarios rinden cada vez menos.

El economista Fausto Spotorno, director del Centro de Estudios Económicos, dijo al analizar cifras como las expuestas que “Somos un país con defensas bajas, cualquier enfermedad que anda dando vueltas te pega”.

Nos faltan funcionarios que acierte en el diagnóstico y sean capaces de fortalecer la economía del país. Así, menos argentinos la padecerían.