Efecto de la crisis: productos de la canasta básica cuestan menos en Brasil

Una gran cantidad de residentes de Iguazú y Puerto Libertad cruzan diariamente el puente Tancredo Neves para realizar grandes compras en los supermercados del vecino país, cuidando la economía familiar.

14/04/2019 08:45

A pesar que la cotización de la moneda brasileña ya supera los 10 pesos por cada real, todavía hay alimentos básicos de la canasta familiar que tienen una marcada diferencia y son muchísimos los misioneros que hacen grandes compras en los supermercados de la vecina localidad de Foz do Iguaçu, para “cuidar” la economía familiar.

Una gran cantidad de misioneros cruzan el puente Tancredo Neves  (Argentina – Brasil), para “llenar los changuitos” a menor costo.

PRIMERA EDICIÓN recorrió supermercados de la ciudad brasilera y se encontró con varios productos más baratos que en Misiones. Algunos son: arroz, azúcar, leche, fideos, latas de choclos, arvejas y cortes de carne vacuna, pollo y lechón. También hay “promociones de gaseosas, agua mineral y alimentos para animales domésticos”.

En ese sentido, por ejemplo un paquete de cinco kilos de arroz, de una marca reconocida en Brasil, se comercializa a 16 reales (cerca de 170 pesos), mientras que otras bolsas de marcas alternativas, en el mismo peso cuestan entre 11 y 14 reales, alrededor de 130 pesos. Mientras que en Argentina la opción más económica ronda los 190.

Por otro lado, la leche de primera marca está 2,74 reales (29 pesos), cuando en la mayoría de los supermercados de Iguazú se consigue a 35, 40 y 50 pesos, dependiendo de las alternativas en góndola. Asimismo, el kilo de queso no supera los 29 reales (unos 307 pesos), mientras que las segundas marcas se encuentran entre 25 reales el kilo.

En la recorrida, este Diario también notó otros productos que se diferencian bastante de los precios que se venden en comercios argentinos. Por ejemplo, las latas de arvejas y choclos oscilan con precios entre 0,79 y 1,70 reales (de 9 a 19 pesos), dependiendo las marcas, pan para sándwiches a 3,82 reales (43 pesos) y las ofertas de gaseosas de 2,25 litros son de dos botellas descartables a 9 reales (95,40 pesos).

De esta manera, más allá del alza de la cotización de la moneda brasileña en relación con el peso argentino, se observó a residentes de Iguazú y Puerto Libertad recorriendo los supermercados de Foz.

 

Carnicerías

 

Un dato no menor y a tener en cuenta a futuro, es que las tiendas donde más creció la cantidad de compradores misioneros son las carnicerías, sobre todo después de los últimos aumentos de la carne en Argentina.

Haciendo una comparación, un kilo de costilla se consigue entre 270 y 330 pesos en Puerto Iguazú, mientras que en Brasil, el kilo se vende a 14 reales (160 pesos) con promociones entre 9 y 11 reales dependiendo la calidad y el frigorífico. De esta manera, se paga menos de 150 pesos el kilo de costilla para la parrilla, mientras que “bifes de corte cuadril se consiguen a 160 pesos el kilo en el vecino país”.

“Prefiero la carne argentina, pero estas son alternativas para cuidar un poco la billetera”, comentó un argentino que reside en Puerto Libertad a este Diario, mientras recorría la carnicería de un supermercado ubicado en Foz.

“Las compras diarias las hago en Iguazú, sin embargo dos veces al año voy a Foz y compro muchas cosas para tener una reserva en mi casa y comprar lo menos posible los productos que aumentan siempre”, señaló Silvia, quien habita en el barrio Belén de Iguazú.

Por otro lado, teniendo en cuenta las ofertas, una bolsa de 7 kilos de alimento para perros, de primera marca, en Brasil cuesta entre 18 y 40 reales, mientras que la bolsa de 10 kilos se comercializa entre 45 y 60 reales en los supermercados. Sí se convierte en pesos, serían entre 200 y 440 pesos aproximadamente.

Más allá del tiempo que lleva cruzar la frontera para hacer la diferencia en los productos, los residentes en Iguazú y ciudades cercanas a las Cataratas eligen llegar a Foz para hacer sus compras y así cuidar los alicaídos bolsillos de las familias misioneras.

Un aliciente para los comerciantes de la tierra colorada se da por la venta de “aceite, harina, jugos concentrados y ciertos productos de la canasta básica”, porque diariamente llegan ciudadanos de Paraguay a comprar estos alimentos, atraídos por la calidad de los productos argentinos.