Aumento docente: el 23% “sólo recompone salarios de 2018”

A poco más de quince días para el inicio de clases, dirigentes analizaron la situación que atraviesa el salario. Piden una revisión rápida para 2019, no septiembre como está pautado en el acta acuerdo firmada entre autoridades educativas y UDPM y SIDEPP.

24/02/2019 16:54

Los gremios indicaron que analizarán la toma de medidas de fuerza para el inicio de clases.

El pasado 4 de enero, en el Ministerio de Educación, se firmó un acta acuerdo entre autoridades educativas y representantes de la Unión de Docentes de la Provincia de Misiones (UDPM) y el Sindicato de Docentes de Educación Pública de Gestión Privada (SIDEPP), únicos dos gremios invitados para discutir salarios.

Ese día se firmó una recomposición salarial al básico docente a partir de enero de este año. Se elevó de 4719,77 a 5262,77 pesos y, desde febrero de 2019, el aumento llegó a 5805,77. Todo significó un incrementó del 23%.

A veinte días del inicio de clases, los gremios que no fueron convocados a la Mesa de Diálogo sentaron postura con respecto a dicha acta y la calificaron de “insuficiente” y consideraron que viene “a recomponer salarios 2018”. En medio de este panorama, analizan la toma de medidas para la vuelta a las aulas.

La secretaria general de la Unión de Docentes Argentinos (UDA), Mirta Chemes, se lo planteó al presidente del Consejo General de Educación (CGE), Mauricio Maidana, en uno de los encuentros que mantuvieron.

“Le dijimos que eso vino a recomponer salarios 2018, porque el año pasado se alcanzó un 20,5% y más este 23% se paliaría la inflación 2018 pero nos queda trabajar inflación 2019. Maidana nos planteó que, para ellos, esto es recomposición 2019. Eso es un problema para nosotros”, indicó en diálogo con PRIMERA EDICIÓN.

Chemes señaló que la inflación de enero fue de 2,9% y “sabemos que febrero también va a ser así. Ya estamos en un 5% depreciado”. En relación a ésto, la titular de UDA Misiones manifestó que lo ideal sería establecer una cláusula gatillo en el acuerdo. “Al ser automático el aumento, el Gobierno no tiene que sacar muchísimo dinero en dos o tres meses del año. Debe ser así cuando hay un proceso inflacionario”, opinó.

Con esta situación, manifestó que “el panorama no es muy alentador” y que las autoridades educativas “quedaron en plantear nuestra inquietud al gobernador”.

Sin embargo, las esperanzas son pocas puesto que, como señaló Chemes, “la ministra (Ivonne Aquino) hace ya dos años que tiene cerrado el diálogo con los demás sindicatos por cuestiones salariales”.

De todas formas, “esperemos que, independientemente de quién firme el acta, el trabajador pueda tener un salario digno, llegar a fin de mes y tener un lugar digno para trabajar”.

En relación a posibles medidas de fuerza, Chemes indicó que el lunes próximo habrá una reunión del Consejo Directivo Nacional de UDA, en el que se reúnen los secretarios gremiales de todas las jurisdicciones del país.

Vamos a hacer un análisis profundo de la situación educativa de cada provincia y allí se tomará la decisión en beneficio de nuestros representados”, indicó.

“La situación está muy delicada”

“Ya estamos tomando contacto con nuestros compañeros. Vamos a exigir que se empiece a trabajar sobre una paritaria 2019. Este 23% no representa una paritaria de 2019”, manifestó la secretaria general de la Unión de Docentes Nueva Argentina de Misiones (UDNAM), Estela Genesini, a este Diario.

Este acuerdo que firmó el gobierno con la UDPM recién viene a cubrir lo que se perdió de poder adquisitivo respecto a los acuerdos salariales del año pasado y la inflación. Esa diferencia es, más o menos, lo que se cubre con este 23%”, consideró.

Por otro lado, Genesini aseguró que la Provincia incumplió el Decreto que establece que el salario docente debe estar un 20% por encima del salario mínimo, vital y móvil.

En diciembre hubo una modificatoria del 7% pero la Provincia no modificó el salario docente. Trataron de paliar con el bono. Nosotros establecemos que los incrementos tienen que ir al básico para que repercuta en el salario del jubilado docente”.

Es por ello que la titular de UDNAM señaló que el objetivo es definir un plan de lucha pero que debe incluir a todos los sectores docentes.

“El Gobierno encontró una manera de mantener a los colegas sometidos a través del descuento por días de huelga. Entonces la medida tiene que ser masiva, salir todos a la calle, o diseñar un plan de lucha que presione al gobierno para que levante la vara”.

Por otro lado, Genesini remarcó que “en Misiones se pagan sumas exorbitantes por el agua, la luz y a la hora de hablar de salarios es la provincia que menos dinero pone en el bolsillo de los trabajadores” y al no haber una ley de paritarias, el gobierno “sólo se sienta con su brazo político, la UDPM, no llaman a las organizaciones, nosotros tenemos inscripción gremial. Políticamente es una barbaridad, un atropello a las instituciones”. Para cerrar, remarcó que “la situación está muy delicada”.

Convocatoria a todos los sectores

“El salario es insuficiente, porque el acuerdo que hizo UDPM el año pasado nos dejó en la lona porque la inflación fue del 47,6%”, consideró la titular del Sindicato de Educadores de Misiones “Alfredo Bravo” (SEMAB), Mariana Lescaffette. “No hubo revisión salarial el año pasado y fue una pérdida muy grande”, agregó.

Lescaffette también hizo hincapié en que la Provincia no aumentó el salario docente tal cual está estipulado ante cada aumento del salario mínimo, vital y móvil. “Se comieron el 7%”, señaló.

En relación a las medidas de fuerza, reconoció que durante 2018 “la gente no acompañó el reclamo” por lo que, desde el SEMAB, la decisión es que el paro sin asistencia sea la última opción. “Tenemos que trabajar y unificar todos los reclamos. Hubo muchos aumentos a la canasta básica, la luz; la realidad es que si no nos unimos todos, no sólo docentes, a reclamar por los aumentos va a ser un año muy difícil”.

Desde el SEMAB se convocará a asambleas en las escuelas el 1 de marzo, con el regreso de los docentes. “El salario sigue siendo insuficiente y evaluarán ellos las medidas a tomar. Estamos viendo cuáles son las herramientas”. Además, indicó que “vamos a consolidar nuestra organización para pelear con más fortaleza orgánica”.

Sin respuestas

La Asociación Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET) desde mediados de 2018 realiza presentaciones a las autoridades educativas para trabajar en una recomposición salarial. Hasta el momento, sin respuestas.

“Consideramos que este acuerdo, firmado en enero, es insuficiente. No hay un reconocimiento de la pérdida del año pasado que anduvo rondando el 20% y además con una cláusula de revisión bastante dudosa que dice septiembre”, remarcó su secretario general, Carlos Castro, a PRIMERA EDICIÓN.

Es así, el último punto del acta establece que “las partes se comprometen a mantener la Mesa de Diálogo y Comunicación abierta, a fin de continuar monitoreando las variables que inciden directamente en el salario y poder adquisitivo” por lo que se fija, “como fecha tentativa el mes de septiembre del año en curso”. “Entendemos que el plazo es demasiado extenso para esperar”, indicó Castro.

AMET no recibió convocatoria para ese encuentro del 4 de enero, incluso después de que tanto la ministro Aquino como Maidana se comprometieran a hacerlos partícipes, según indicó Castro.

Habíamos tenido el compromiso de que, para este acuerdo, íbamos a ser convocados o, por lo menos, nos iban a presentar el borrador de lo que se estaba trabajando”.

Sin embargo, nunca ocurrió. “Más allá de eso, que son las formas, la cuestión de fondo es que a ese acuerdo del 23% le está faltando reconocer una parte como porcentaje de pérdida del poder adquisitivo 2018 o bien establecer una revisión concreta, con compromiso de las partes de que esto se tiene que revisar ya, nunca puede ser para todo 2019. Está claro que la inflación de este año va a superar el 23% con lo que la revisión se debería hacer mayo o junio”.

Castro recordó que durante 2018 hubo una revisión que “no llegó al 25% cuando la inflación fue del 47,6%. Hay un 22% que debería estar contemplado en este acuerdo”.

Sobre la posibilidad de tomar medidas concretas de cara al inicio de clases, Castro remarcó que “todavía no hemos tomado la decisión. Haremos consultas con afiliados y delegados”.

Otros reclamos

Además de lo salarial, los gremios mantienen otros planteos. Chemes indicó “la necesidad de cambiar el parámetro de cálculo de adicional por pasaje porque se toma en base al valor SUBE de Posadas por lo que un docente del interior paga hasta 3 o 4 veces más. Tiene que haber un reconocimiento a los trabajadores del interior”.

Manifestó que “la ayuda escolar es una suma totalmente irrisoria ante los costos para mandar hoy en día a los niños a la escuela” y le reclamaron al titular del CGE “la actualización de las asignaciones familiares” y “la deuda que hay con algunos docentes por la falta de aprobación de la planta funcional” que CGE y directores de escuela se culpan mutuamente por el retraso, indicó.

Las titularizaciones fueron motivo de reclamo porque “por diversos motivos están paradas en distintos departamentos del CGE”.

“Otro de los temas que nos tienen muy preocupados son las infraestructuras escolares, la falta de mobiliario, de mantenimiento, de personal de ordenanza. Hay escuelas que no deberían estar dando clases”, manifestó la titular de UDA.

En ese mismo sentido se explayó Castro, de AMET, porque las escuelas técnicas son instituciones que sufren mucho la situación edilicia. Es más, indicó que acompañan el pedido de un nuevo edificio de la EPET 39 de El Soberbio, que reclama hace más de seis años por una escuela propia.

Por otro lado, el secretario general de AMET planteó otro problema.

Siempre está la incertidumbre con el tema de la reconversión. Sabemos que siguen avanzando porque nos trasmiten los docentes, particularmente nos enteramos que a fin de año había un interés de avanzar en la EPET de 9 de Julio, pero lo van a comunicar el 1 de marzo, ahora es todo extraoficial”.