Muchewicz
17 noviembre, 2019
Desde pequeña, acompañaba a su padre en las travesías por los montes y en terrenos con mucho barro o rodeados de arroyos, pedía autorización para manejar. Así aprendió a disfrutar de este deporte que tiene mucho de extremo. Cursa el segundo año del colegio secundario, y es una apasionada del voleibol, deporte que practica en el Club Atlético “El timbó”, de Jardín América.