La familia de Eliana Krawczyk vive con incertidumbre el operativo de rescate del submarino

La obereña, primera oficial submarinista de la Argentina, es parte de la tripulación a bordo del ARA San Juan. En Misiones, su padre y hermano aún esperan una comunicación oficial desde las Fuerzas Armadas.

18/11/2017 08:19

El submarino ARA San Juan perdió todo tipo de comunicación con tierra hace más de 48 horas. Entre sus tripulantes se encuentra Eliana María Krawczyk, la obereña que es pionera en la Armada Argentina por ser la primera mujer submarinista en obtener un cargo de alto rango. Ahora su familia espera con ansias que la misión de rescate del navío sea exitosa y que las 44 personas a bordo estén a salvo. Hasta el cierre de la edición continuaba la intensa búsqueda en la zona de Puerto Madryn, Chubut.Mientras esto sucede, en la tierra de los inmigrantes sus seres queridos viven la situación con incertidumbre ante la falta de novedades. “Me levanté a las 6 de la mañana para rezar el rosario, y mi hijo que estaba en Internet y se encuentra con el titular: intensa búsqueda del Submarino San Juan, se perdió contacto y la armada guarda total hermetismo”, relató Eduardo Krawczyk, padre de Eliana en una entrevista con TN. “Supongo que aún no tienen nada para comunicar, al no tener ningún dato preciso, el radar no detectó nada, los barcos no encontraron señal, ellos tienes un código, la Armada debe dar datos precisos, no puede generar falsas expectativas, pero hasta ahora nosotros solo sabemos lo mismo que saben ustedes”, agregó.En cuanto a Eliana su padre afirmó que habló con ella "el día previo al embarque, hace unos quince días, nos comentó que llegaron a Tierra del Fuego, inclusive la Gobernadora había subido al submarino y la había felicitado por ser una mujer quien esté al mando Jefe de Armas, que una mujer esté en un lugar tan importante. A veces estaba en alta mar no había señal entonces no teníamos comunicación con ella”. En estos momentos pidió que “recemos todos juntos para que se solucione esto y para que no le haya pasado nada a ningún tripulante, no pienso solo por mi hija sino por el resto de sus colegas, porque en el mar todos son como hermanos”. Siempre regresa a su tierraPRIMERA EDICIÓN contactó con Roberto Krawczyk, hermano de Eliana, quien detalló cómo vive la familia el operativo de rescate. “En estos momentos estoy transpirando frío”, resumió.También instó a los medios a corroborar los datos que manejan y que dan a conocer porque “por la mañana nos despertamos con una noticia que daba cuenta que un barco estaba arrastrando el submarino a Puerto Madryn. Ahora estamos mirando los canales de Buenos Aires donde dicen que aún no lo encontraron. Entonces no entendemos. Estamos mal porque no sabemos mucho. Nos dicen una cosa y luego otra. No sabemos si hay algo que no nos quieren decir”, manifestó.El ARA San Juan realizaba ejercicios de vigilancia económica a la altura de Puerto Madryn cuando se mantuvo la última comunicación con la nave. “Estuve en contacto con ella cuando se encontraba en Ushuaia, porque ellos desde Mar del Plata fueron a la provincia, ahí estuvieron tres días, hicieron una reparación en el barco y ahí zarparon de regreso a su base, cuando ellos están en sus operaciones navegando abordo no tienen contacto con los familiares, están totalmente aislados”, contó Roberto, respecto de la última vez que hablaron. Sobre el largo camino que recorrió su hermana hasta llegar al cargo que ocupa indicó que “estuvo en varias misiones, ingresó, hizo su carrera y ahora asumió el cargo de Teniente de Armas. Ella optó por el submarinismo y le encanta la vida que lleva: sus viajes, los paisajes, en las fotos que nos enviaba se notaba lo contenta que vive su carrera. Está ahí porque realmente es algo que le gusta. Muchos piensan que ellos ganan mucho dinero, que es por el sueldo, y no es así. Es una vida difícil”, afirmó. Eliana siempre mantuvo el contacto con su familia y con la tierra que la vio nacer, a la que regresa cuando su carrera así lo permite. “Cada seis meses, a veces ocho, o un año, ella regresa a Misiones. Nos comentaba cómo era su vida, que era muy dura, imaginate que ella era la única mujer, todos los tripulantes del submarino son hombres pero fue algo que ella superó porque siempre le gustó mucho lo que hace”.  Lazos de unión más intensos“El primer año de la Escuela Naval juramos la bandera en la Base Naval Mar del Plata. Ahí conocí los submarinos. Me llamó la atención ese misterio que los rodea y en ese día y ese lugar supe que quería ser submarinista”, aseguró durante una entrevista de Gaceta Marinera la entonces teniente Eliana Krawczyk, que egresó de la Escuela de Submarinos y Buceo en diciembre de 2012 y se convirtió en la primera oficial submarinista.Inmediatamente le tocó destino en el submarino ARA “Salta”, una unidad de la clase 209, con una dotación fija de unos 36 hombres. “Todos me preguntan si me asustan los submarinos. Y no. Para mí son impresionantes, algo intrigante y emocionante. Es otra vida. Está la misma camaradería que en un buque pero hay lazos de unión más intensos en la dotación”, dijo.