Operativo “Corolla blanco”: rastrillajes por toda la capital detrás de ladrones de casas

El lunes, en pocas horas y en la misma cuadra, “visitaron” dos viviendas en Itaembé Guazú. Buscan un automóvil marca Toyota robado el 13 de octubre y utilizado para cometer los robos.

27/10/2021 08:11

BARRIO JARDÍN. El sábado por la mañana los ladrones huyen tras su intento fallido de robar en una de las viviendas de la zona sur.

Puestos de control y retenes en varios puntos de Posadas fueron montados ayer por oficiales y ayudantes de todas las comisarías de las unidades I y X de la Policía provincial como parte del operativo para intentar hallar un automóvil que fue utilizado, durante los últimos catorce días, en cinco hurtos y otros tantos intentos de delitos contra la propiedad en viviendas posadeñas.

La alarma se encendió el lunes por la noche luego de dos robos ocurridos en la misma cuadra en el barrio Itaembé Guazú, uno denunciado al mediodía y el restante pasadas las 21, tal como publicó ayer PRIMERA EDICIÓN.

De los registros de cámaras de seguridad que recogieron los investigadores de la fuerza de seguridad se coincidió en que los delitos fueron cometidos por al menos dos personas que se movilizaban en un Toyota Corolla blanco.

 

ITAEMBÉ GUAZÚ. El Toyota Corolla registrado por una cámara de seguridad de una de las viviendas víctimas de los ladrones el lunes.

 

El primer llamado al 911 alertando de un ilícito fue pasadas las 14 del lunes en calle Las Hortensias casi Las Tacuaritas. El propietario (30) de la vivienda señaló que ingresaron a su domicilio tras forzar el portón de acceso y romper una ventana y que de allí escaparon con todos sus ahorros: 1,3 millones de pesos y cuatro mil dólares.

Logró describirle a los uniformados de la comisaría Decimonovena, por las imágenes de las cámaras de la vivienda, que uno de los ladrones vestía remera blanca, bermuda azul, gorra, barbijo y anteojos oscuros de sol y que se retiró en un Toyota Corolla blanco.

Intervinieron peritos de la Dirección Policía Científica en la recolección de huellas e indicios, además de miembros de Cibercrimen e investigadores de la Unidad Regional I.

Lo llamativo fue que ocho horas después un nuevo llamado al Centro Integral de Operaciones 911 solicitaba ayuda en la misma cuadra de Itaembé Guazú. Una casa vecina a de la primera denuncia, también fue víctima de los ladrones, que también se movilizaron en un Toyota Corolla blanco.

Un abogado de 46 años realizó el llamado y discriminó que le robaron (también tras romper el portón y una puerta) dos televisores inteligentes LED de 52 pulgadas, dos consolas de juegos (Playstation Sony 4 y 2), 1.500 reales, 20 mil pesos, un monitor de 22 pulgadas de computadora y una colección de 80 estatuillas de plomo de superhéroes.

El mismo procedimiento con Policía Científica, Cibercrimen y pesquisas UR-I debió montarse pasadas las 22 y con los mismos datos resaltados: un joven que se escapó en un Toyota Corrolla blanco.

 

Robado en el barrio Rocamora

Los investigadores policiales entrecuzaron datos y lograron establecer que se trataría del mismo vehículo robado frente a la cancha de fútbol del club Bartolomé Mitre, sobre la avenida Martín Fierro casi San Marín. La víctima en este caso es un entrenador deportivo que señaló a los uniformados de la comisaría Decimoséptima que el automóvil, Toyota Corolla blanco, se lo robaron pasadas las 16 del miércoles 13 de octubre.

Diez días después, el sábado pasado a las 11 en el barrio Jardín, jurisdicción de la seccional Decimoctava, cámaras de video vigilancia de un inmueble en el cruce de las calles 91 y 160 registraron a dos hombres vestidos con ropa oscura que se bajaron de un Toyota Corolla blanco, rompieron el portón de acceso y tras forcejear con las puertas y ventanas principales desistieron de continuar con el ilícito y huyeron raudamente.

Esta vez los habría puesto en fuga un vecino que escuchó los ruidos y observó los movimientos pese a la intensa lluvia del momento. Pero también habría aportado un dato clave, la patente del Corolla, que luego se estableció correspondía a un vehículo robado en la localidad bonaerense de Carapachay pero que no era de la marca del automóvil en que fue vista, sino de un Fiat Uno.

VILLA BLOSSET. Calle Santa Fe casi avenida Roque Sáenz Peña, uno de los controles montados por la Policía en Posadas.

Patente, papeles, cristales…

Los rastrillajes de investigadores que intervienen desde el lunes por la noche no dieron el resultado urgente buscado por la Jefatura de Policía por lo que, según fuentes consultadas por este Diario, se ordenó ayer que todas las comisarías, brigadas, divisiones y efectivos de calle se sumen a la tarea de hallar al Corolla y a los sospechosos de los delitos.

Las veinte comisarías que abarcan la capital provincial y Garupá (unidades regionales I y X) debieron desplegar patrullas y establecer retenes para interceptar automóviles de color blanco, principalmente de la marca Toyota, y registrar las numeraciones de patente colocada, cristales grabados y documentación respectiva.

Todos los movimientos y datos que surjan deben ser transmitidos de inmediato a los grupos respectivos de mensajería Whatsapp y a los jefes superiores. Al menos hasta anoche, el Corolla no fue secuestrado.