Pareja fue detenida por una beba abusada y con sífilis

Se trata de una pareja de 22 y 19 años de Puerto Iguazú, fueron imputados por “abuso sexual agravado por la convivencia”. La progenitora sumó la acusación de “partícipe necesario”.

27/10/2021 07:05

INTERVENCIÓN. El Juzgado de Instrucción 3, a cargo del juez Martín Brites imputó a la pareja por abuso sexual.

 

Una niña de casi dos años debió ser tratada por una enfermedad venérea luego que esto revelara que había sido víctima de abuso sexual. Por el hecho detuvieron a su madre y al padrastro de la menor. El caso ocurrió hace aproximadamente dos meses, pero se conoció en las últimas horas.

Los acusados son un joven de 22 años y una madre de 19, quienes ya fueron indagados por el titular del Juzgado de Instrucción 3 de Puerto Iguazú, Martín Brites.

Según supo este Diario, la investigación comenzó en el momento en el que la madre llevó a atender a su hija al Hospital Samic local. La profesional que la revisó, notó que tenía lesiones en la zona íntima, por lo cual le preguntó a la progenitora qué le había sucedido. Ella no supo dar explicación alguna.

Esto motivó que desde el nosocomio se radicara una denuncia, que fue la que disparó las actuaciones para establecer si la niña era víctima de abusos. Los análisis de laboratorio confirmaron esta hipótesis, puesto que se supo que la menor de 1 año y diez meses había sido contagiada de sífilis.

Para determinar la autoría del hecho, desde el Juzgado se ordenaron pericias médicas al entorno familiar de la niña. Los estudios arrojaron que tanto la madre como el padrastro tenían la misma enfermedad.

En este punto la mamá apuntó al papá de la pequeña, por ser quien la visitaba regularmente. Por este motivo, sumaron a la pesquisa al progenitor, pero los análisis descartaron que tuviera la infección. De esa manera el círculo de sospechas recayó sobre la madre y su pareja, que desde hacía aproximadamente un año había comenzado a convivir en la zona de las Dos Mil Hectáreas de Iguazú.

Bajo la sospecha fundada, ordenaron la detención de ambos. Al momento de ser trasladados para su indagatoria, dijeron no saber cómo la niña podía haberse contagiado y tampoco cómo le podía haber ocurrido el desgarro en la zona anal.

Acto seguido el juez Brites imputó al padrastro por el delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado por la convivencia”, en tanto que la madre fue acusada por el mismo delito pero también por ser “partícipe necesaria”.

Respecto a la niña, se supo que habría quedado al cuidado de otro familiar, acción dispuesta por el Juzgado de Familia de Puerto Iguazú.