Guía para entender cómo funcionan las vacunas contra el COVID-19

Cómo funcionan y en qué se diferencian las distintas vacunas que se están usando. ¿Hay que inocularse si ya se tuvo el virus? ¿Para cuándo los niños?

12/05/2021 19:25

La multiplicidad de vacunas existentes desde hace unos meses para combatir el COVID-19 y su desordenada llegada a los distintos puntos del planeta trajo también una explosión de información, parte de ella falsa.

Para no perderse en este laberinto, un referente del Centro Internacional Para Periodistas (ICFJ), Patrick Butler, recurrió a la doctora Galit Alter, profesora de medicina y líder de grupo en el Instituto Ragon de MGH, MIT y Harvard.

De esa conversación publicada por el ICFJ surgen todas las respuestas necesarias para aclarar las dudas más persistentes:

 

¿Cómo funcionan las vacunas?

Algunas vacunas funcionan bloqueando completamente la infección. Este método es el más efectivo, como lo muestra el grupo de la derecha en el diagrama de arriba.

Sin embargo, otra opción es usar una vacuna para limitar la gravedad de la enfermedad y mantener a las personas fuera de los hospitales y con vida. “Si pudiéramos convertir el COVID-19 en un resfriado, podríamos convivir con él”, graficó Alter. “Eso permitiría que dejáramos las mascarillas, que volvieran nuestras reuniones con amigos, donde quisiéramos ir”.

 

¿Cuáles son los diferentes tipos de vacunas?

La comunidad de desarrollo de vacunas tomó la decisión desde el principio de centrarse en la proteína espiga del coronavirus, porque esta es la parte del virus que los científicos creen “es la más importante para que los anticuerpos brinden protección contra la infección”, dijo Alter.

A continuación se muestra un desglose de los diferentes tipos de vacunas que se utilizan actualmente para combatir el COVID-19:

Vacunas de ARN mensajero (ARNm)

Las vacunas de ARNm son la Pfizer y la Moderna. Estas vacunas básicamente proveen las instrucciones para fabricar proteínas espiga, que luego saldrán de la célula, serán tomadas por las células del sistema inmunológico, que le dirán a las mágicas células B que fabriquen muchos anticuerpos para combatir el virus, explicó Alter.

Esta es la primera vez que se utilizan vacunas de ARNm en un despliegue a gran escala para combatir una sola infección viral, pero se han desarrollado durante “decenas de años”, señaló la especialista.

 

Vacunas de vectores virales

Ejemplos de vacunas adenovirales son la Sputnik rusa y la Johnson&Johnson. Lo que hacen es exponer el cuerpo a la proteína espiga, lo que nos permite producir anticuerpos contra ese objetivo de forma completamente natural.

Estas vacunas se pueden producir a gran escala, lo que las hace ventajosas sobre las de ARNm a escala mundial.

 

Vacunas de virus SARS-CoV-2 inactivado

Una vacuna actual que utiliza este método es la vacuna china Sinopharm. Aquí el sistema inmunológico está expuesto a todo el virus en su forma intacta, pero no tiene la capacidad de causar la infección.

Este tipo de vacuna es un poco más lenta de producir porque requiere la producción de grandes cantidades del virus, y debe pasar por procesos químicos importantes para asegurar que el producto sea seguro.

 

Preguntas comunes

¿Deberían vacunarse las personas que ya han tenido la enfermedad, ya sea de forma grave o leve?

Incluso si ya has tenido COVID-19 debes vacunarte, dijo Alter. “Hay datos que están surgiendo en la comunidad científica que sugieren que, potencialmente, si has tenido COVID-19, es posible que solo necesites una dosis de la vacuna. El problema es que la inmunidad natural al COVID-19 es realmente heterogénea; muy variable. De modo que si tienes la opción de recibir una vacuna, recíbela. Y haz el régimen completo, no lo dudes”.

 

¿Qué importancia tiene vacunar a los niños y cuándo podremos hacerlo?

“No hay duda de que si no ingresamos a la población pediátrica, nunca obtendremos inmunidad colectiva“, dijo Alter. “Esa es una de las principales prioridades”.

“Hay ensayos pediátricos que se están iniciando en todo el mundo. Ya estamos abriéndonos camino hacia la población adolescente. Muy pronto creo que llegaremos a los niños más pequeños e incluso potencialmente a los bebés en un futuro cercano”, se ilusionó la profesional.