¡San José, padre de la providencia!

Estamos próximos a celebrar la fiesta de San José, patrono de nuestra ciudad, en un contexto difícil como consecuencia de las secuelas que deja esta pandemia que estamos atravesando.

16/03/2021 16:10

Imagen ilustrativa (Archivo)

Pidamos la intercesión de San José, que seguramente será una gran fuerza para cada uno de nosotros, en esta difícil situación que nos toca enfrentar. Por eso les invito a reflexionar sobre la persona de San José, para que él sea ejemplo para nuestra vida, como nos anima nuestro querido papa Francisco que en su Carta apostólica Patris corde (Con corazón de padre), consagrando este año a San José para el fortalecimiento de nuestra fe.

Es que sin duda, San José es ejemplo del amor y ternura de un padre que atraviesa tantas adversidades para sostener a una familia, cuidar a sus hijos y trabajar incansablemente para que la familia tenga un futuro mejor. En un mundo donde abundan tantas situaciones de violencia intrafamiliar, San José nos invita a la compresión mutua, a la confianza en Dios y la reconciliación desde la paciencia y la esperanza sabiendo que muchas veces el tiempo va dando las respuestas que hoy no tenemos como personas humanas. Nos da el ejemplo vivo de un Dios que no condena, sino que acoge, comprende y abraza.

Toda situación de crisis pone de manifiesto nuestra fragilidad como seres humanos y la necesidad de tener fe y confianza en Dios. San José nos invita a creer en la providencia que orienta nuestros caminos en las adversidades e incertidumbres. Él nos impulsa a abrirnos a la escucha atenta a la voluntad de Dios ante los peligros de la vida, para poder acompañar el camino de Salvación. Su ejemplo de vida nos impulsa a la oración, como fuerza principal en estos tiempos desafiantes. En San José encontramos un gran hombre de fe y confianza.

Con su vida, nos enseña el valor de la dignidad y la alegría del trabajo. En él se reflejan tanta gente común y sencilla que trabaja silenciosamente, sin que se destaque su protagonismo. Son tantas las personas que sostienen un sinfín de servicios de nuestra sociedad de manera silenciosa, sin aparecer en los medios ni en los noticieros. Son ellas la esperanza de nuestra sociedad ya que siguen construyendo la salvación con su ejemplo y testimonio.

San José nos llama a un compromiso sincero en favor del bien común. Todo trabajo, por más sencillo que sea, es un acto de colaboración con la creación de Dios y estamos construyendo su reino en esta tierra. Es una oportunidad para dignificar la propia existencia como seres humanos.

San José nos invita a aferrarnos a los valores esenciales de la vida, el respeto por la otra persona, la verdad, el esfuerzo sincero frente a la tentación de una vida fácil por la que optan muchas personas en nuestros tiempos. ¡El ejemplo de trabajo y esfuerzo lo hace el patrono del trabajo! Nos invita a ser personas creativas en la construcción de un hogar y una sociedad desde el esfuerzo sincero. A ser hombres y mujeres de la verdad y del bien.

En este tiempo en el que pasamos por tantas dificultades y crisis económicas, San José nos llama a una fraternidad y nos impulsa a salir de nosotros mismos al encuentro del necesitado de nuestra sociedad.

La respuesta a los grandes desafíos de nuestra vida, sólo es posible con la colaboración y participación de todos. Es que sólo se logra la verdadera salida de toda crisis humanitaria con el esfuerzo colectivo, la consciencia de la fraternidad y hermandad que nos une, la necesidad de un trabajo mancomunado para encontrar respuestas y soluciones para toda la humanidad.

Que San José sea nuestro ejemplo para una vida cada vez más fraterna, orante y llena de confianza en la Providencia de Dios que nunca nos abandona y conduce nuestro destino! Feliz día de San José para todos!