En sólo doce horas, una niña y dos motociclistas murieron en la ruta

Además, una joven está en grave estado y falleció la enfermera atropellada hace una semana.

22/02/2021 06:03

SAN ANTONIO. La Honda 150 que el menor de 17 años que la conducía abandonó tras chocar a Bertolino.

Una niña de 6 años intentó cruzar la ruta 101, a la altura del kilómetro 30, en San Antonio. Una motocicleta la arrolló, el conductor cayó al asfalto y huyó corriendo herido.

Liliana Bertolino fue asistida por efectivos policiales y vecinos pero llegó sin vida al hospital zonal. Segundos después ingresó al mismo lugar, con heridas en brazos y piernas, un adolescente de 17 años, el presunto propietario de la Honda 150 protagonista de la tragedia quien, tras las curaciones pertinentes, quedó detenido a disposición de la Justicia de Menores.

Trascendió que al motociclista domiciliado en el barrio Los Paraísos de San Antonio, tras el siniestro se le registraron lesiones de excoriaciones y traumatismos en espalda, brazos y en las rodillas, que no le demandarán más de dos semanas de analgésicos y observación clínica.

Esto ocurrió minutos antes de las 18 del sábado y menos de doce horas después otra tragedia con motocicletas involucradas aumentó la conmoción.

BARRIO GUATAMBÚ. Sobre la avenida Arredondo de Montecarlo colisionaron y murieron calcinados dos motociclistas.

 

A las 5.30 sobre la avenida Arredondo en el barrio Guatambú de Montecarlo, Rogelio Román Silveira (35) y Elías Ezequiel López (27) perdieron la vida por los golpes del impacto frontal de las motos que conducían, pero también perecieron calcinados por las llamas que se desataron en la colisión y que dejaron en grave estado a una joven de 28 años, con quemaduras en piernas, brazos, pecho, espalda y rostro, además de politraumatismos.

 

 

Mientras se aguarda la evolución de la herida en el Hospital SAMIC de Eldorado, desde el Juzgado de Instrucción 2 de esta ciudad, a cargo de Nuria Allou, se solicitó que los cuerpos de Silveira y López fueran enviados a la Morgue Judicial de Posadas para la correspondiente autopsia.

De la recuperación de la joven, se conjetura, podrían aclararse las circunstancias y motivos del choque, una vez que pueda declarar como testigo.

Ambas víctimas fatales fueron reconocidas por sus familiares. En el caso de Rogelio Román Silveira, fue su hermano de 34 años quien enfrentó el trámite legal, mientras que a Elías Ezequiel López, su madre de 46 años reconoció sus pertenencias quemadas y confirmó la identidad en la revisión del cadáver.

De acuerdo a fuentes consultadas por PRIMERA EDICIÓN, Silveira tenía domicilio en el barrio Guatambú, mientras que López residía en colonia La Horqueta, también jurisdicción de Montecarlo.

Por la fuerza del choque la joven que acompañaba a López en una Corven 110, fue hallada tendida sobre la banquina de la avenida a veinte metros del punto de colisión.

El cuadro fue dramático, según las versiones de los primeros testigos y policías de Montecarlo, cuando se sofocaron las llamas y la claridad del amanecer dejó a la vista el estado de ambos cadáveres de Silveira y López, totalmente calcinados.

Vale remarcar también, que las pericias e informes de la división Criminalística de la Unidad Regional II serán determinantes para esclarecer lo sucedido.

 

Víctima fatal en Candelaria

El sábado por la tarde en el hospital Ramón Madariaga de Posadas se confirmó el deceso por la gravedad de los golpes que sufrió, principalmente de cráneo, de la enfermera Teresa Angélica Gauto de 62 años, víctima de la colisión de un automóvil el domingo 14 de febrero en la costanera de Candelaria.

Gauto viajaba como acompañante en una motocicleta cuando fueron impactados por un Volkswagen Gol conducido por un joven de 29 años, de oficio mecánico y también domiciliado en Candelaria.

Se investiga si el automóvil transitaba a alta velocidad por el paseo mencionado.