Escándalo por un terreno salpica a funcionario jurídico de Oberá

Matías Frick defiende a uno de los “supuestos dueños”. Además, sigue ejerciendo como abogado a pesar del cargo público.

03/12/2020 21:58

El director de Asuntos Jurídicos de la Municipalidad de Oberá, Matías Frick, quedó envuelto en un conflicto entre dos supuestos propietarios de un mismo terreno. El funcionario, que sigue ejerciendo como abogado a pesar de su cargo público, defiende a un empleado municipal identificado como Luis Rodríguez, quien se presentó con un título de propiedad -de este año- asegurando ser dueño de un terreno que ya tiene otra dueña y que puede acreditarlo.

Lo llamativo es que el propio abogado, en su otro rol de director jurídico, podría ser quien resuelva este drama y se podría presentar un claro conflicto de intereses, según advierten desde la otra parte.

En declaraciones a Alem News, una mujer identificada como Olga Miérez, contó que desde marzo no visitaba la propiedad por la pandemia y hace pocos días volvió y se encontró con una construcción.

A raíz de esto presentó una denuncia y luego apareció Rodríguez con su abogado Matías Frick, y un título de propiedad “nuevo”.

Miérez, presentó una denuncia judicial asegurando tener documentación desde hace 25 años (pago de impuestos, mantenimiento del terreno, permiso municipal para realizar una mensura) para acreditar que ella es la verdadera propietaria y que nunca vendió el terreno.

La presentación salpica a Rodríguez y a Frick. La mujer contó que le preguntó a Rodríguez quién le vendió y no respondió, solamente dijo que lo adquirió por un trabajo. “Le pregunté qué trabajo y tampoco me respondió”, recalcó. E indicó que “hicimos las consultas en el Registro y no hicieron ninguna inscripción”.

El abogado de la mujer, Federico Esquivel, declaró al mismo medio que “claramente el señor Rodríguez fue estafado” porque habría comprado una propiedad a quien no era dueño. “La señora puede acreditar la propiedad de ese terreno, con documentos, de hace muchos años”, aseguró Esquivel.

La preocupación de Esquivel y la mujer es que sea el propio abogado, que defiende a la otra parte, el que termine definiendo o influyendo en la definición de este pleito.