Mujeres solidarias piden ayuda para continuar dando la comida a 200 comensales

Brindan el servicio en el barrio Punta Alta de Garupá, donde anteriormente el Ejército llevaba viandas y ellas tomaron la posta cuando se interrumpió la provisión.

11/06/2020 17:59

Se trata de Soledad Da Silva, María Medina, Tatiana, Maru y Alejandra Suárez quienes nunca antes habían atendido un comedor, pero la necesidad vista a causa del aislamiento las movilizó a hacer algo más.

Al principio sacaban de su bolsillo el dinero para preparar los alimentos que se sirven tres veces por semana (lunes, miércoles y viernes) pero a medida que fue creciendo el número de comensales, en total ya llegan a 200 personas y ahora apelaron a la solidaridad de la población para conseguir mercadería y no cortar con los suministros.

Ya no nos alcanza el presupuesto personal para seguir cocinando, pero no queremos dejar sin la comida a estas personas que se nota que tienen muchas necesidades. No sabíamos cómo hacer y antes de cortar con todo se nos ocurrió salir a conseguir donaciones“, dijo a PRIMERA EDICIÓN Soledad Da Silva, una de las cocineras solidarias.

Para preparar los alimentos necesitan desde lo más básico: ollas industriales porque la única que tienen es prestada y no la pueden utilizar siempre, sino cada vez que su dueña no la está ocupando.

“Lo ideal sería conseguir dos ollas de 100 litros para no seguir pidiendo de prestado porque la comida se sirve tres veces por semana y a veces se nos presenta esa dificultad”, relató Da Silva.

La mujer contó aliviada que una de las primeras intervenciones para pedir ayuda fue en el Mercado Central y que se volvieron con una respuesta muy positiva y cargadas de verduras para hacer comidas nutritivas.

Otra colaboración lograda fue con un autoservicio de la zona, que les proporciona la carne para la comida que preparan los lunes. En ese sentido pidieron apoyo para la carne de los miércoles y viernes.

Por otra parte, están necesitando alimentos no perecederos: arroz, fideos, sal, aceite, grasa, harina, leche, mate cocido y parecidos.

“Nosotras nunca cocinamos, pero después que el Ejército dejó de traer las viandas muchas familias sin recursos quedaron en el aire y quisimos aportar nuestro granito de arena”, aseguró.

Para colaborar con ellas pueden comunicarse al número 3765-007062.