A juicio por balear a su expareja frente a sus tres hijos menores

Se trata de un hombre de 39 años, quien le efectuó cuatro disparos a la víctima y luego se intentó matar de dos tiros, uno al costado del pecho y otro en el cuello.

11/03/2020 07:52

Según la investigación Sergio Maciel (39) llegó hasta la casa de su excuñada y pidió “hablar” con su expareja, madre de sus tres hijos.

En esas circunstancias y cuando la mujer salió, el hombre extrajo una pistola calibre 22 y le disparó en cuatro ocasiones. Luego intentó suicidarse de dos tiros.

Todo esto sucedió frente a la mirada de los tres hijos menores de los involucrados. Ambos sobrevivieron y ahora el individuo deberá responder por dicha actitud ante la Justicia.

En las últimas horas el Juzgado de Instrucción 2 de Eldorado, a cargo de la magistrada Nuria Allou, firmó la elevación a juicio oral y público.

El hecho, que en su momento fue reflejado en las páginas de PRIMERA EDICIÓN, fue perpetrado a las 18.30 del lunes 23 de octubre de 2017, en un predio lindante a una verdulería de la avenida San Martín Oeste, a la altura del kilómetro 5 de Eldorado.

Tal como se desprende del requerimiento fiscal, a ese lugar llegó el acusado, junto a sus tres hijos de 4, 8 y 12 años. El hombre sabía que era el domicilio de su excuñada y donde estaba residiendo su expareja. Llamó a la puerta y lo atendió la dueña de casa. Le preguntó si estaba su exconcubina, Cristina Beatriz Sosa, de 32 años, que quería “hablar con ella a un costado del negocio (verdulería)”.

Tras conversar unos breves minutos se produjo el ataque a tiros. Fueron cuatro disparos a quemarropa y frente a los tres menores, que vieron como su madre era prácticamente fusilada. Los proyectiles impactaron en la espalda, en el pecho, en el brazo y en la cintura de la mujer. Al ver tendida en el piso a la víctima y tal vez creyéndola muerta, el agresor decidió quitarse la vida y se descerrajó un tiro al costado del pecho. Pero no logró su objetivo.

Así que volvió a dispararse en el cuello. Ambos heridos fueron trasladados de urgencia al SAMIC local. En la escena los peritos incautaron un arma de fuego, marca Bersa, calibre 22, tipo pistola. En su momento la mujer viralizó un video desde su lugar de internación, afirmando que se salvó “por un milagro de Dios”.

Tras dar por finalizada la investigación la causa fue elevada a juicio oral y público. El acusado fue imputado por “homicidio en grado de tentativa, calificado por el uso de arma de fuego, por la relación de pareja y por mediar violencia de género y portación ilegal de arma de fuego, en concurso real y en calidad de autor”.