Empleada infiel cayó tras robar los ahorros a su patrona

Una mujer de 34 años y su sobrina de 22 fueron detenidas ayer por la policía en San Vicente. Un familiar de la víctima denunció que le sustrajeron 65 mil pesos de su casa.

22/02/2020 14:12

DETENIDAS. Tanto la empleada acusada como su sobrina fueron puestas a disposición de la Justicia.

Efectivos de la Dirección Investigaciones y de la Comisaría Segunda de la Unidad Regional VIII de San Vicente, detuvieron a dos mujeres, una de ellas acusada de sustraerle a la mujer que cuidaba 65 mil pesos que eran ahorros de toda la vida, discriminados en pesos y algunos pocos dólares. El caso se registró entre la noche del jueves y la mañana de ayer.

Los efectivos comenzaron la investigación tras conocerse la denuncia de un hombre de 43 años, ante la seccional Segunda de San Vicente, dando cuenta que su madre de 75 años fue víctima de un robo.

El denunciante relató que sin ejercer violencia ni romper ninguna cerradura, desaparecieron los ahorros que su progenitora tenía guardados en la casa del barrio 200 Viviendas de ese municipio.

Fuentes consultadas por PRIMERA EDICIÓN indicaron que desde un principio las sospechas de la familia damnificada giraron en torno de una empleada, una mujer de 34 años.

Siempre de acuerdo al relato del hombre, esa mujer era la única que estuvo con la dueña de casa ya que vive con ella en calidad de cuidadora porque la septuagenaria por problemas de salud no tiene movilidad propia y requiere asistencia permanente.

Las mismas fuentes agregaron que una de las pistas clave para resolver el caso fue que el jueves a la noche se vio a la sospechosa saliendo dos veces del inmueble a dialogar aparentemente con una sobrina y en la mañana siguiente, el dinero ya no estaba.

Por lo que se cree que en una de esas maniobras, la mujer le dio a la joven de 22 años las llaves de su casa y el dinero para que lo guardara en ese lugar, distante a unos kilómetros de la vivienda en donde trabajaba.

Uniformados de Investigaciones comenzaron la pesquisa con ese dato y al descubrir en qué inquilinato vive la sospechosa durante los fines de semana, realizaron un allanamiento dispuesto por el juez de Instrucción 3 (Segunda Circunscripción Judicial), Gerardo Casco. Allí se encontró parte del dinero robado, aproximadamente unos 30 mil pesos en billetes de diferente denominación.

Con el dato que habría una cómplice en el hecho, sobrina de la empleada infiel, los policías establecieron que reside en Dos de Mayo y que vieron una joven con similares características en la zona de la Terminal de San Vicente.

Una comisión policial se trasladó al lugar e interceptó a la sospechosa antes de abordar un colectivo de media distancia. Entre sus pertenencias tenía la otra parte del dinero robado, incluido los 300 dólares.