Denuncian mal estado de los bienes de Azara

La nueva gestión hizo una evaluación de todos los sectores municipales. Preocupa el estado de los vehículos.

14/01/2020 12:29

GALPÓN. Desde el Ejecutivo indicaron que “faltaba de control y había desorden”.

Desde el Ejecutivo de Azara, que desde el pasado 10 de diciembre está a cargo de Daniel Yendryka, dieron a conocer el estado en el que encontraron los bienes de la Municipalidad.

“Muchas cosas están en estado de abandono, lo más grave que tenemos es el tema de los vehículos que se utilizaban para el traslado de las personas para el servicio social. Había una traffic y una Renault Kangoo que se usaban para llevar y traer a los vecinos a Posadas”, vehículos con los cuales, por el estado en que se encuentran, “no se puede ni salir a Apóstoles”.

Señalaron que “les falta la Verificación Técnica, tienen una extrema suciedad, abandono, hay falta de mantenimiento mecánico y de limpieza, que es lo básico”.

Contaron que “hay vehículos que tienen varios kilómetros, pero no se justifica el estado de abandono porque si se va arreglando poco a poco pueden funcionar bien”.

Además relataron que “por ejemplo un colectivo que estaba destinado para el traslado de chicos y pasajeros de las escuelas estaba totalmente abandonado, al aire libre y con plantas adentro”.

“Un tractorcito que está destinado a la carga de hojas le faltaba un cilindro entero, preguntamos y nos dijeron que sacaron días antes porque era prestado; pero no tenemos cómo corroborar esos comentarios. También faltaban baterías”, contaron.

En lo que respecta al galpón municipal, manifestaron que “no había criterio de orden y no hay rastros de controles de seguridad”.

Otra de las cosas que observaron desde la Municipalidad es el mal estado de uno de los polideportivos.
Asimismo, indicaron que “el balneario municipal estaba totalmente destrozado y descuidado. No tenía luz, no tenía sanitarios y la gente concurre al lugar a pasar el rato o el día en familia; por lo que debe estar en condiciones”.

En cuanto al CIC, “la última recarga de matafuego se hizo en 2016. En todas partes vimos mucha falta de mantenimiento. Todo lo que se encontró está en muy mal estado”, afirmaron desde la Comuna.
Finalmente remarcaron que se encontraron “con un montón de faltas de cuidado y de control, lo cual es grave”.