Intervendrá Prevención de la Tortura ante la sospecha de apremios

Integrantes de la comisión especializada de la Cámara de Representantes tomaron contacto con familiares y allegados del joven de 18 años que murió, presuntamente, por un disparo efectuado por un efectivo de la UR-VII.

09/12/2019 07:41

ESQUINA TRÁGICA. William, uno de los hermanos de Luciano Villalba, señala una de las presuntas huellas de impacto de bala en el barrio La Cantera el jueves pasado.

Miembros de la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura (CPPT) tomarán contacto directo con los familiares de Luciano Villalba, joven de 18 años muerto de un disparo que habría partido de un arma reglamentaria de los cuatro efectivos policiales pertenecientes a la Unidad Regional VII que habrían sido comisionados durante la madrugada del jueves 5 de diciembre para repeler los incidentes desatados ante un supuesto robo de motocicleta en el barrio La Cantera de Apóstoles.

El propio presidente de la CPPT, institución creada por la Cámara de Representantes provincial, intervendría ante la presunción de que la familia de Luciano Villalba vivió distintos episodios previos a su muerte y que rayan casos de abuso de autoridad y hasta de apremios, que involucrarían a integrantes de la misma UR-VII.

Aída Píriz, madre de Luciano, adelantó a PRIMERA EDICIÓN que no fueron pocos los actos intimidatorios contra sus hijos por parte de efectivos policiales y que hasta habrían ingresado a su vivienda provocando daños en muebles o persiguiendo hasta quitarle las chipas que uno de los hermanos vendía por las calles de Apóstoles.

Eduardo Scherer, presidente de la CPPT, sería quien mantenga las entrevistas con las presuntas víctimas y active el protocolo para el que están facultados, requerir informes a las autoridades ministeriales de Gobierno y encabezar respectivas denuncias si se avanzara, por ejemplo, en la presunción de que “Chueco”, hermano de Luciano, fue víctima de apremios, golpeado durante la detención del jueves y el viernes en la comisaría local.

En cuanto a las actuaciones de instrucción del expediente, en manos del juez Miguel Ángel Faría, se aguardan los informes solicitados a Gendarmería Nacional, que deberán analizar las cuatro pistolas calibre nueve milímetros secuestradas durante la mañana del jueves, a los pocos minutos de que trascendió el homicidio en el barrio La Cantera.

De manera paralela, la Secretaría de Apoyo para las Investigaciones Complejas (SAIC), dependiente del Superior Tribunal de Justicia, intervendría en el análisis de un video captado por el celular de un vecino en el momento de los incidentes y disparos, uno de los cuales impactó en Luciano.

 

Cuando los efectivos de una fuerza de seguridad son investigados por un caso como el que derivó en la muerte de Villalba, para brindar transparencia a las actuaciones y deslindar cualquier sospecha de parcialidad, la Justicia solicita a otra fuerza que realice las pruebas correspondientes del caso.

En cuanto a la situación procesal de los policías detenidos, hoy podrían prestar declaración indagatoria ante el juez Faría.

Por el momento los cuatro están bajo sospecha de un caso de “homicidio” y restará la decisión del magistrado sobre los agravantes y participación.

Entre los testimonios que incriminarían a los uniformados, está el de uno de los hermanos de la víctima fatal, quien estuvo cuando los efectivos dispararon. Al respecto relató a este Diario que vio al policía que le habría disparado a Luciano.

El homicidio se conoció el jueves pasado cuando un joven ingresó al hospital local ya sin vida y con heridas de bala en el cuerpo.

Según los informes policiales, fue el llamado a la Policía de un vecino por una pelea motivada por un supuesto robo de motocicleta, lo que obligó a que una patrulla concurriera hasta el barrio La Cantera. Allí, cuando detenían como sospechoso del robo a “Chueco”, se desató el intento por liberarlo.

Esa situación fue vista por su hermano Luciano, quien con ayuda de vecinos participó de la reacción tirando piedras contra los uniformados.

En esos segundos, se escucharon detonaciones de arma de fuego, que de acuerdo a la versión policial, correspondieron a repeler la agresión para ponerse a resguardo y retirarse de allí con el detenido.

La familia desmintió la versión policial e incluso la madre de Luciano remarcó: “Inventaron lo del robo de la moto cuando supieron que lo habían matado”.

También admitió que la pelea en la que uno de sus hijos fue agredido por un vecino ocurrió, pero “cuando llegó la policía y ‘Chueco’ fue detenido, Luciano quiso impedir que se lo llevaran y le dispararon a mansalva”.

 

CASQUILLOS Y CARGADOR. Vecinos del barrio La Cantera hallaron los restos de proyectiles similares a los utilizados por fuerzas de seguridad.

Indagatoria

Durante la mañana de hoy serían llevados los cuatro policías detenidos al Juzgado de Instrucción 4, Primera Circunscripción Judicial, para declaración indagatoria e imputación provisoria del juez Miguel Ángel Faría.