Prioridades

Alberto Fernández comenzó con el hambre y la pobreza fijando líneas de trabajo interinstitucionales. La confirmación de Daniel Arroyo como ministro. El Gabinete de Herrera se oficializaría a inicios de diciembre.

17/11/2019 09:40

Faltan 23 días para que llegue a la Casa Rosada. Pocos para muchas definiciones que el presidente electo de la Argentina, Alberto Fernández, debe tomar junto con las personas que llevarán adelante la gestión inicial del nuevo gobierno. Pero ya se hicieron muy visibles tres “frentes” que se deben atender a la brevedad: el drama social; la recesión y la suba de tarifas; y la deuda con el FMI y otros acreedores.

Esta semana, fijó una de las prioridades: la lucha contra el hambre y la pobreza, en un país donde el mandatario que se va ganó las elecciones de 2015 con la emblemática “Pobreza cero”. Un antecedente que impide a los que ingresan el mero declaracionismo.

A la par, horas atrás, confirmó que el diputado nacional bonaerense Daniel Arroyo será el flamante ministro de Desarrollo Social.

No será nada fácil trabajar en el “rescate” social ante la crisis profunda que “heredará” Fernández: 35,4% que son alrededor de 16 millones de pobres; 7,7% de indigentes; 10,6% de desempleados y 30 mil empleos menos en PyME durante el primer trimestre de 2019; 42,2% de inflación en 10 meses, por mencionar algunos datos.

El nuevo Gobierno sabe que sólo no podrá ejecutar las medidas. Por esta razón, en una primera etapa, reunió a actores sociales, sindicales y económicos (Cáritas, Observatorio de la Deuda – UCA, CGT, CTA, UIA, CTEP, UBA, SRA, Copal, FAA, entre otros), hasta Estela de Carlotto, Adolfo Pérez Esquivel, Marcelo Tinelli y la chef Narda Lepes. Allí se anunció el Plan Nacional contra el Hambre y la conformación de un Consejo Federal para el seguimiento de las acciones.

Para iniciar las tareas, se aplicará una tarjeta social nacional (como la que ya existe en Misiones) con el fin de garantizar a las familias de menores o nulos recursos la alimentación básica. La prioridad será llegar a madres con niños menores de 6 años que hoy se estiman en 1,8 millones. No se podrán comprar bebidas alcohólicas ni retirar efectivo de los cajeros con el nuevo plástico.

El monto mensual a entregar todavía no se definió y, a la par, pidieron a comercios y supermercados que acompañen la implementación con descuentos en los 13 productos de la canasta básica.

Alberto Fernández y Arroyo encontramos mucha predisposición de la Iglesia Católica en colaborar con acciones. Se llegó a especular, incluso, con el ofrecimiento a Agustín Salvia (titular del Observatorio de la UCA) de ocupar un lugar en el Gabinete, idea que habría rechazado el mencionado.

 

La economía

Otra prioridad no menor para Fernández será revertir los números de la economía del país. Para ello, pidió a un grupo de colaboradores encabezado por Guillermo Nielsen impulsar medidas que reviertan el severo estancamiento recesivo. En consecuencia, pensando en reactivar la industria cuya capacidad ociosa superó el 42% en septiembre.

Sin embargo, hay temas muy “calientes” que atender sin fórmulas mágicas: inflación y tarifas. Allí se presume que serán actores gubernamentales Cecilia Todesca, Matías Kulfas, Mercedes Marcó del Pont hasta el misionero Sergio Lanziani.

Respecto a la inflación, el último dato conocido esta semana fue el del INDEC: octubre dejó el 3,3% y una suba interanual del 50,5%. Sin embargo, hay consultoras privadas que advirtieron una escalada entre noviembre y diciembre. En ese sentido, el economista jefe de la Fundación de Investigaciones Económicas (FIEL), Juan Luis Bour, pronosticó un 4 y 5% respectivamente, alcanzando el 50% de inflación tan temido en todo 2019.

En este punto, el postergado NEA donde se encuentra Misiones, es el que más viene padeciendo las subas de precios. En todo el año, la región noreste tiene el mayor indicador de inflación acumulada con un 45,3%, seguida por el noroeste con un 44.4%, cuyo con un 43,4% y la región pampeana con un 42,3%. El NEA lidera también el alza de precios acumulada en los últimos doce meses con un 53,3%, seguida de la del noroeste con un 52,5%; Cuyo con un 52,3%; Patagonia con un 51,3%; pampeana con un 50,4% y el Gran Buenos Aires con la más baja, 49,5%.

Con semejantes índices, el “fantasma” de una hiperinflación está siempre presente, algo que los técnicos de Alberto Fernández saben y será su responsabilidad “ahuyentarlo”.

La tarea difícil que se presenta en adelante será des-dolarizar las tarifas de combustibles y electricidad. Especialmente por los contratos y acuerdos que la gestión saliente de Mauricio Macri firmó con los beneficiados. La dolarización vigente, hizo que se sucedieran dos subas más en los combustibles (una previa y otra con el descongelamiento tarifario) y se espera una en diciembre.

Desde el sector privado se quejan que la suba no acompañó la inflación. Sin embargo, mientras millones de argentinos soportan las pérdidas de poder adquisitivo, la mayoría de los grandes grupos que se disputan el mercado energético y de hidrocarburos en la Argentina, acumulan ganancias conjuntas por más de $50.000 en lo que va del año.

En el caso puntual de las energéticas, muchas están ligadas al presidente Macri. Esa cercanía les permitirá, como es el caso del Grupo Pampa Energía, que dirige el empresario Marcos Marcelo Mindlin, recibir más de mil millones de pesos como “compensación por las fluctuaciones del tipo de cambio”. ¿Cómo se les otorgará la cifra? Mediante un decreto de Macri. Con la misma modalidad, el ENARGAS le entregará 24.524 millones a las empresas distribuidoras de gas por las mismas circunstancias.

Desde el Frente de Todos prometen investigar la relación comercial y de decisiones gubernamentales. Así como impulsarán la vinculada al Fondo de Garantía de Sustentabilidad de ANSeS donde ya trabaja un grupo de fiscales judiciales.

Un dato no menor es que llega diciembre y Fernández deberá negociar las tarifas de electricidad, evitando un mayor impacto en el verano, especialmente para zonas como el NEA-NOA.

 

Deuda “eterna”

Como ya se comentó en otras oportunidades, el arreglo con los acreedores externos es una prioridad para el presidente Alberto Fernández. Días pasados, el propio Nielsen explicó que “la determinación de presidente electo es que empiece un camino de resolución lo antes posible, dentro de las limitaciones formidables que presenta hoy la economía argentina”, para “minimizar los daños”.

Los vencimientos de deuda que deberá afrontar la Argentina en los próximos seis meses suman unos $900 mil millones (US$ 15 mil millones al valor actual de la moneda norteamericana). El punto débil es que, según los cálculos de la futura administración, las reservas de libre disponibilidad en el Banco Central rondarán los US$ 10 mil millones al asumir, un nivel bajo de liquidez para hacer frente a los compromisos. Junto a Nielsen, ya trabaja como posible presidente del Banco Central Miguel Ángel Pesce, economista vinculado al radicalismo que fue vicepresidente del Banco Central desde el 24 de septiembre de 2004 hasta el 12 de diciembre de 2015.

En Misiones

El gobernador electo Oscar Herrera Ahuad tiene la mayoría de los ministerios definidos. Junto a la conducción de la renovación se fueron analizando nombres para la nueva gestión, cuya conformación oficial se conocería al inicio de diciembre. “Primero se esperan los nombres de Alberto Fernández y luego se darán los de acá, ya que hay algunos dirigentes que podrían estar en cualquiera de las dos gestiones”, confió un operador que sigue de cerca los movimientos.

Siete ministerios no tendrían cambios en la primera línea (Turismo, Gobierno, Deportes, Hacienda, y se sumaron Industria, Trabajo y Agricultura Familiar esta semana). Aunque todo puede modificarse dentro de los próximos 15 días.

Actualmente, se trabaja en los nombres para subsecretarías y direcciones generales. El único que aparece como ratificado es en Legal y Técnica, Hugo Aguirre.

José Guccione dejaría el EPRAC y se menciona como posibles reemplazos a Daniel Distéfano o Verónica Derna. Ricardo Maciel dejaría el IFAI, donde asumiría el diputado Juan Marcelo Rodríguez. Al frente del IPS suena Lisandro Benmaor.

No habrá reemplazo (por Acuerdo legislativo vigente hasta marzo) al frente del Consejo de Educación. Serían ratificados los titulares del IPLyC, Multimedios y EMSA pero con cambios en algunos directorios. De igual manera con Claudia Gauto en el Parque del Conocimiento. Al Parque de la Salud llegaría Walter Villalba.

Donde habrá nuevos ministros será en Acción Cooperativa, Salud Pública, Coordinación de Gabinete, Desarrollo Social, Agro y Producción. Siguen en danza los nombres de Marta Benitez, Oscar Alarcón, Víctor Kreimer, Benilda Dammer y Sebastián Oriozabala respectivamente. En dudas, están Educación (se define entre la continuidad de Ivonne quino o Miguel Sedoff); Derechos Humanos, y Ecología.

Respecto a las nuevas secretarías de Estado, la de Cultura tiene como candidato a Joselo Schuapp mientras que la de Prevención de Adicciones aun no tiene nominado.

Se supo que Herrera buscará fortalecer la Unidad Ejecutora Provincial donde habría nuevo titular. Mientras que en Vialidad se haría cargo Sebastián Macias.