Salto Cristal, belleza guaraní

Se encuentra a unas tres horas, aproximadamente, de Asunción, Paraguay. Ideal para visitarlo en familia o con amigos. Se puede acampar y realizar innumerables actividades en contacto pleno con la naturaleza.

06/10/2019 14:03

Fotos: @saltocristal

Son alrededor de 160 kilómetros los que hay que recorrer desde Asunción, para llegar a este atractivo ubicado en la compañía Isla Alta, en el distrito de la Colmena. Dicho distrito es la primera colonia de japoneses en el Paraguay.

El Salto Cristal es una caída de agua de 45 metros de altura con una hermosa piscina natural. Cuenta con un sendero guiado para la práctica de trekking en donde se puede admirar en su plenitud el ecosistema del Bosque Atlántico Interior con bellos representantes de especies de flora en vías de extinción como el shashi o helecho arborescente, así como una interesante cantidad de especies de aves representativas de este tipo de ecosistemas, también es posible observar lirios silvestres que seducen al visitante con sus misteriosas y riquísimas fragancias, nacientes de agua que forman cascadas maravillosas y accidentes geológicos, sitios de ensueño.

El lugar es perfecto para los amantes del ecoturismo, del turismo de aventura y quienes realmente disfrutan de un buen camping.

Una de las actividades más practicadas por personas de todas las edades en el lugar es el rápel y aunque la edad no sea un límite, la altura sí lo es, quienes quieran descender por las paredes de la cascada deben tener como mínimo un metro y medio de altura. ¿Por qué? Pues para que no se asusten con la cantidad de agua que se les viene encima durante el descenso.

Además, para ser capaz de lanzarse de 45 metros de altura, en primer lugar es importante no perder la calma; todas las personas sienten miedo a las alturas, pero lo importante es animarse. Más teniendo en cuenta que a quienes se atrevan a intentarlo, se les provee de todos los elementos de seguridad necesarios como el casco y el arnés además de contar con tres cuerdas de seguridad, lo que hace difícil que puedan caer al precipicio.

Pero el rápel no es la única actividad que se practica en este bello destino, el snorkel o buceo superficial también es una alternativa y se realiza en la pileta natural, que tiene aproximadamente 17 metros de profundidad. Los responsables del lugar proveen chalecos salvavidas y visores para observar bajo el agua.

Previamente se realiza una práctica en la pileta para los principiantes, ya que como el ser humano está acostumbrado a respirar por la nariz, cuesta mucho hacerlo por la boca, lo que es algo esencial para este deporte.

Si no le gusta mucho eso de zambullirse, puede recorrer el recorrer el arroyo en compañía de otros visitantes. Este recorrido se realiza aproximadamente por 800 metros en las aguas disfrutando de la naturaleza.

Y no termina ahí, si es de los que disfrutan caminar, hay un sendero de 38 metros de altura, con una inclinación de 30 grados, repleto de grandes piedras y raíces, en el medio del bosque, ideal para escalar. Este deporte se debe realizar para salir de la fosa en donde está la pileta, no hay otra forma de salir del lugar.

Como ve, la riqueza del lugar no radica únicamente en su belleza y cercanía, dado que está en la hermana República del Paraguay, sino en la variedad de actividades que allí se pueden realizar.

Si tiene la oportunidad de visitarlo, no se la pierda. ¡Buen viaje!

Fuente: Medios Digitales