Este año empezó a jugar hockey y ya integra el preseleccionado Sub-16

Leona tiene 14 años y vive en un hogar convivencial. No tiene padres y sueña con ser famosa, ganar dinero y poder ayudar a sus hermanos.

21/04/2019 19:29

Tiene 14 años y como la mayoría de las adolescentes sueña con ser famosa. En su caso, para poder ayudar a su familia con quienes hoy no puede vivir. Pese a que tanto a ella como a todos nos encantaría presentarla con nombre y apellido, la ley no lo permite porque está bajo la tutela del Estado. Pero con ayuda de algunos de los funcionarios que velan por su futuro y con el permiso de “Leona”, el nombre de fantasía que ella eligió, contaremos su historia.

¿Qué la hace realmente distinta a esta adolescente? Seguramente vivir en un hogar convivencial, no tener a sus padres y no poder vivir con sus hermanos apenas mayores que ella son hechos que marcan su propia vida. Pero su presente es mucho más que eso: hoy Leona está en la preselección provincial de hockey Sub-16 representando a Misiones y es una alumna excelente.

También proyecta su futuro, según confió a PRIMERA EDICIÓN la directora de Infancia del Ministerio de Desarrollo Social, Ana María Pereyra, quiere jugar profesionalmente al hockey para poder tener ingresos que le permitan ayudar a sus hermanos y volver a vivir con ellos. Al terminar la secundaria, sueña poder seguir la carrera de abogacía.

Talento innato

Apenas en febrero de este año comenzó a practicar hockey, luego que una de las psicopedagogas del Ministerio de Desarrollo Social y jugadora de hockey, Vanesa Wdoviak, le propusiera hablar con los directivos del Club Tacurú para explicarle su caso, pedirles una beca y acompañarla a las prácticas. Desde entonces, Leona asiste con beca completa y acompañada por Vanesa como su tutora ante el club.

“En el Tacurú, la profesora Bárbara Núñez fue la primera que me alentó a que Leona se sumara a las prácticas de hockey. Y bueno, empezamos a ir y asombró a todos su habilidad como arquera. Después de sólo tres entrenamientos, Leona empezó a tirarse y atajar como si jugara desde siempre”.

“Yo me mantenía siempre al margen, al costado de la cancha, pero escuchaba lo que decían y estaban muy sorprendidos. Leona llamó la atención por su potencial y talento que trascendió su historia personal”, destacó Vanesa a PRIMERA EDICIÓN.

El talento innato de Leona como arquera no pasó desapercibido para los entrenadores de otros clubes y a tan sólo dos meses después de empezar a jugar hockey, la adolescente fue preseleccionada para el equipo provincial Sub-16.

En la actualidad, Leona entrena en el Tacurú y en el preseleccionado donde sigue aprendiendo las técnicas y herramientas que permitirán mejorar su talento, “ella tiene mucha resistencia, en febrero, cuando comenzaba la pretemporada llamó la atención porque ganaba las pruebas de velocidad. En ese momento, todos se preguntaban ¿quién es la nueva?”, recordó Vanesa.

Leona ama el deporte en general y es una alumna de 8 y 9 en la escuela, “es muy independiente, nunca necesitó ayuda desde lo psicopedagógico. Se plantea objetivos y se propone cumplirlos, separa mucho de lo sentimental. En la cancha muestra una gran fortaleza y se adaptó rápidamente al grupo de chicas, ella es una más, no tiene problemas”.

A su talento natural, Leona le suma esfuerzo y dedicación “sale a trotar y la veo muy motivada, a veces se prepara dos horas antes de ir a entrenar. Siempre está lista cuando voy a buscarla. En este momento entrena dos veces por semana, vamos alternando entre el preseleccionado y el club. En ambos lugares e adaptó muy bien. En el Tacurú se encontró con un grupo muy lindo que desde el primer día la aceptaron”, destacó.

Vivir fuera de las redes

Antes que Leona comenzara a practicar en el Tacurú, la psicopedagoga del Ministerio de Desarrollo Social, Vanesa Wdoviak, se reunió con la comisión de padres del Tacurú.

“Los sacamos de los esquemas habituales, por ejemplo, querían saber a quién había que pedir permiso para que Leona jugara o participara de un torneo; por eso me anoté como su tutora ante el club. Los padres me llamaban para preguntarme si tenía que haber algún trato especial, pero les dije que Leona era una adolescente más a la que había que llamar la atención si era necesario o acudir a mí, como su tutora. Nunca tuvimos ningún inconveniente y eso, en cierta forma, sorprendió porque pese a todo había ciertos prejuicios. Leona no reniega de su historia pero no quiere que le tengan lástima o se burlen, quiere que le exijan como al resto de sus compañeras”, reflexionó.

Como adolescente bajo tutela del Estado, Leona tiene que lidiar con muchos límites diferentes a los que tienen sus amigos, uno de ellos es el tema de la exposición y no poder estar en las redes sociales.

“Es todo un tema esto porque es adolescente y sus pares se comunican a través de las redes. Pero ella prácticamente creció en un hogar y sabe lidiar con estos temas, pero trabajé sobre esta cuestión con ella y con su grupo de amigas que no entendían muchas cuestiones, por ejemplo, porqué siempre había alguien que la llevaba y la traía a Leona, nunca estaba sola”, contó la psicopedagoga.

En la actualidad, el 100% de los niños en hogares convivenciales asisten a la escuela. Pero no todos acceden a actividades extracurriculares que incluyen la práctica deportiva, artística o el aprendizaje de otros idiomas.

Pero el camino ya está trazado y la meta marcada, según aseguró el ministro de Desarrollo Social, Lisando Benmaor.

“Es importantísimo que los chicos puedan hacer deportes, actividades recreativas, que puedan vincularse con gente más allá del hogar convivencial”, aseguró. Es un trabajo de hormiga, pero ya está en marcha. Y la sociedad también puede ayudar. “Si una familia o una persona quiere, puede acercarse al Ministerio a consultar para poder apadrinar un chico, que es llevarlo al cine, a tomar un helado, a un club, o para ser familia sustituta en caso de que sean bebés, que en ambos casos se requiere entrevista, autorización y se hace un seguimiento”, precisó el funcionario.

Según indicó, se trabajó mucho en los últimos años en revinculaciones y adopciones, razón por la que se redujo casi a la mitad la cantidad de chicos en hogares convivenciales de la provincia, “lo que implica que esos chicos hoy están viviendo con una familia, que es el principal objetivo en cada caso”, remarcó.

“Una de las principales cuestiones que se trabaja es la autonomía de los chicos cuando egresan de los hogares al ser mayores de edad, es fundamental que estén preparados para integrarse a la sociedad y al mercado laboral; y que estén integrados socialmente desde chicos es un primer paso”, señaló Benmaor.

En este contexto, anunció que el 27 de este mes se lanzará el programa “Llaves para la Autonomía” que la ONG Doncel implementará en Misiones.

“Asume el rol de arquera de la vida”

La directora de Infancia, Ana María Pereyra, describió a Leona como una adolescente muy sociable, estudiosa y con mucha capacidad de liderazgo.

“Es arquera en el hockey pero también asume ese rol en la vida, ella ataja todos los problemas: sueña con destacarse en la práctica deportiva profesional para poder ayudar a su familia, tiene muy presente a sus hermanos”, aseguró.

Los padres de Leona fallecieron y sólo tiene a sus hermanos que tienen unos pocos años más que ella. “El año pasado egresó del hogar con vinculación con su hermana apenas mayor pero después volvió, es muy difícil por la poca diferencia de edad que la hermana pueda cumplir ese rol de adulto”, reflexionó Pereyra.

Según indicó la funcionaria, desde el Ministerio se busca estimular en los chicos de los hogares la práctica deportiva.

“Es igual que en una familia con los hijos, preguntamos a los chicos qué quieren hacer y buscamos dentro del medio qué actividades pueden probar en función de la apertura que encontramos en los distintos lugares, la cuestión de la accesibilidad y los horarios porque tenemos que organizarnos para llevarlos y buscarlos. Tratamos de organizar las necesidades e intereses por grupo etáreo. A veces, los chicos van un tiempo y nos dicen que no les gusta, que quieren probar otra cosa”, describió.

La directora de Infancia destacó además el trabajo que realizan en vinculación y también “en aquellos casos donde no podemos vincularlos con su familia, en prepararlos para un proyecto propio para su futuro”, señaló Ana María Pereyra.