Guardaparque que pateó a mono sigue trabajando

Ocurrió en el Parque Nacional Iguazú, ante los turistas que lo filmaron y le reclamaron la mala actitud. Esperan la decisión de Parque Nacionales.

15/11/2018 07:00

El Intendente del Parque Nacional Iguazú, Sergio Arias Valdecantos, calificó como “triste y lamentable” la situación que protagonizó un guardaparque que le pegó una brutal patada a un mono en la zona del patio de comidas del salto Dos Hermanas el último 4 de noviembre. “Es un error terrible que de ninguna manera avala Parques Nacionales”, señaló el funcionario, que además indicó que ya se han tomado medidas para determinar la sanción que podría corresponderle al guardaparque que pateó al mono, porque en el video se ve claramente lo que pasó.

“El mismo día del episodio el propio guardaparque presentó un informe sobre lo sucedido y dijo que lo que hizo fue con ánimo de ahuyentar a los animales, pero reconoció que se excedió y volvió para pedir disculpas, por las reprimendas que los mismos turistas que estaban allí le hicieron. Ahora hay que aguardar las acciones que se tomen a nivel superior”, señaló Valdecantos.

El jefe del área protegida más visitada de la Argentina, dijo que “lamentamos lo que ha pasado, porque por más buena voluntad que haya puesto el guardaparque para ahuyentar a los animales, ha causado un daño enorme a la institución y a todo el trabajo que se viene haciendo durante años en lo que tiene que ver con el cuidado de la naturaleza”.

Por otra parte, Valdecantos dijo que desde hace aproximadamente un año han aumentado las quejas por casos de agresividad de coatíes y monos. “La gente les da de comer alimentos dulces o salados y eso hace que se pongan excesivamente agresivos. Cuando sienten el papel de los envases de los alimentos se ponen locos y agresivos, se tiran arriba de la gente, muerden y lastiman”, señaló.

Al mismo tiempo, informó que hay un protocolo para ahuyentar a los animales que realizan tanto los guardaparques como los empleados de la empresa concesionaria que se encuentran apostados en ese lugar, que consiste hacer sonar unas botellas de plástico cargadas con piedras. “Lo que indicó este guardaparque es que observó que había gente dándole de comer a los monos y que vio que se venía una manada de ellos hacia un grupo donde había una familia con criaturas y que en la corrida pateó a uno de los monos, lo reconoció y también que se excedió”, explicó.

Indicó que se le inició un sumario y se lo removió de su puesto, pero que seguía trabajando a la espera de la decisión del directorio de Parques Nacionales.

Valdecantos informó que hay un proyecto para “enjaular” el patio de comidas ubicado en el descanso del Salto Dos Hermanas, con una especie de caja de vidrio donde quedaría ubicada la gente para no tomar contacto con los animales. Sería una especie de jaula en plano inclinado de vidrio, de una altura de 1,50 mts para que no haya contacto con los animales.