Comenzó tejiendo paños para cruces y 33 años después sigue en exclusiva

Mabel Rivero tenía 20 años cuando se quedó viuda. Limpiaba un almacén para comprar hilos y tejer. Hoy tiene un taller, sigue tejiendo y da trabajo a otras tejedoras. También ayuda a un hogar de niños.

11/09/2018 12:19

Mabel Rivero tiene un emprendimiento de tejidos al que llamó Ángel en honor a su hijo. Es un espacio en el que también participan otras tejedoras y así, en equipo cumplen los deseos de sus clientas.

Realizan todo tipo de prendas de vestir y de ropa blanca, pero también Mabel abastece en exclusiva desde hace 33 años a los puestos ubicados en el Cementerio La Piedad.

Confecciona carpetas, caminos y los que se conocen como paños de cruces, que son tejidos al crochet y se colocan precisamente sobre las cruces de las tumbas como un detalle especial.

En diálogo con PRIMERA EDICIÓN, la emprendedora contó que cuando tenía 20 años quedó viuda con dos hijos y uno en camino. “No dudé en salir a buscar trabajo -recodó-, recorrí las casas de los vecinos hasta que conseguí para la limpieza de un almacén. Mi intención era tener dinero para comprar hilos y tejer porque era lo que aprendí desde chica”.

Así fue que apenas pudo compró el hilo y una amiga le sugirió que confeccione los paños, “pude hacer 10 y fui caminando hasta el Cementerio. Ofrecí y la señora me pidió 30, claro que no le dije que no tenía ni la plata para comprar más hilo, y con lo que me pagó por los diez fui corriendo a tejer más”.

Su tercer hijo nació discapacitado, pero nada la detuvo, ni la muerte de su segundo hijo. Siguió limpiando y tejiendo, soñando con tener el taller que hoy tiene y dar trabajo a más mujeres que necesitan. Ella es feliz ayudando a quienes más lo necesitan y reconoce que la adversidad sólo se supera trabajando y ayudando.

El taller de tejidos El Ángel está ubicado en Félix de Azara y Tucumán. Realizan todo tipo de trabajos. WhatsApp: 3764-637811.