Por temor a derrumbe, padres de la Escuela Especial 1 no dejan entrar a sus hijos

Pese a no poder ingresar a las aulas, los docentes anticiparon que cumplirán su horario de trabajo junto a los alumnos y padres que se encuentran en la entrada del establecimiento.

15/05/2019 09:18

Padres de la Escuela Especial 1 impiden desde hoy el ingreso de sus hijos al establecimiento educativo que, según constató días atrás el ingeniero del área de Infraestructura del Consejo General de Educación (CGE), se encuentra en riesgo de derrumbe.

Ubicada en el barrio Kennedy, la Escuela Especial 1 atraviesa una situación conflictiva ya que el anuncio de riesgo de derrumbe atemoriza a los padres, alumnos y docentes de esta institución. Hace varios días solicitan que se traslade a los niños a un establecimiento apto para discapacitados, donde en lo posible no estén obligados a interactuar con alumnos del sistema común. Mientras no obtengan soluciones favorables, los padres anunciaron que no permitirán que sus hijos ingresen a la institución.

“El otro día estuvo el encargado de Educación Especial y nos dijo que no es conveniente que los chicos entren en la escuela. Justamente estamos en desacuerdo entre algunos padres que permitieron que los chicos entren a clases porque es un peligro total ahí dentro, tanto para los alumnos como docentes”, afirmó a PRIMERA EDICIÓN una de las madres reunidas en la escuela, Olimpia Cañete.

“Ahora corre por nuestra responsabilidad el dejar entrar a los alumnos. Yo acabo de llegar con mi nena y ella no va a entrar a clases. Si ellos no me aseguran que van a dar clases fuera de ese lugar yo prefiero llevarla de nuevo”, aseguró Patricia Medina, otra de las madres.

En cuanto a la situación en el establecimiento, otra de las presentes durante la tarde de este martes contó que “hace más de diez años que tenemos este problema. Ahora se está hundiendo el edificio y hay grietas en los cimientos, las paredes y donde está el tanque de agua. Este es el último día que les permitimos a nuestros hijos ingresar a la escuela en estas condiciones”.

Por su parte, Marta Ríos remarcó que “son todos chicos especiales y nos dicen que podríamos trasladarnos a otra escuela pero yo como mamá de un chico especial me opongo porque no pueden ir con chicos comunes para ser expuestos desde la burla a otras situaciones imaginables, ya que requieren otro tipo de atención hasta para ir al baño. Esperamos que el Concejo los lleve a otra escuela especial mientras hacen un nuevo edificio, que entendemos no se hace de la noche a la mañana”.

Rajaduras importantes

Desde la Escuela Especial 1 su vicedirectora, Aidé Morel, señaló a PRIMERA EDICIÓN que “hasta el momento los chicos están teniendo clases y no tenemos oficialmente una respuesta de qué vamos a hacer. Primero vamos a tener una reunión con el personal y luego con todos los padres”.

En cuanto a una posible solución, Morel indicó que “desde la institución estamos haciendo lo posible pero ya agotamos todo a nuestro alcance. Hace poco vinieron autoridades para hacer un relevamiento edilicio pero no es la primera vez que lo hacen. Lo que notaron es que ahora está en peores condiciones, así que la realidad es que sí, se habló de un peligro de derrumbe”.

Sobre los inconvenientes, explicó que “en estos últimos diez años se presentaron estos problemas y algunas cosas se pudieron contener pero de tanto arreglar este deterioro ahora ya no da para más. Las roturas están distribuidas en todos los sectores del edificio, tanto de la parte interna como externa, superior e inferior de las paredes que separan las aulas, donde se pueden ver a simple vista las importantes rajaduras. Además, en los sanitarios de los chicos están saturadas todas las cañerías y las cloacas están en peligro porque no funcionan como deberían y tenemos miedo que el tanque de agua explote por la presión que recibe al estar mal ubicado. Ese tanque pierde permanentemente y tiene algunas grietas por la presión”.